20 enero 2019

boygenius, "boygenius"

Los supergrupos suelen ser como mucho, curiosidades circunstanciales (ej, la suma de fuerzas para reinterpretar a los Beatles en Backbeat), y generalmente se quedan en colegueo de relumbreras con el jugo de su talento ya exprimido hace mucho tiempo.
boygenius es otra cosa: la reunión de tres nombres de cabecera del nuevo indie folk rock femenino (Lucy Dacus, Julien Baker y Phoebe Bridgers), las tres con un pasado, más o menos breve, que las aleja de nueva promesa pero las cimenta en un potencial y una carrera por delante de muchos años, a priori. Reunión en la cumbre de tres talentos. Mayores.
Y una sensación de, como se dice ahora, sororidad brutal, amistad sin codazos para salir más y mejor en la foto. Han creado juntas un maxi con seis temas, dos por artista, que llevaron al estudio: uno bien cocido y otro en pañales para trabajar como grupo.

El resultado es uno de los discos del año 18, con cumbres emo del calibre de "Me & my Dog"  (una de las canciones del año), con un dominio del "crescendo tranquilo" apabullante, con una sintaxis perfecta que combina minimalismo y detallismo sin que parezca que se esté haciendo nada, y mira qué joya han tallado. Un maxi con un empaste de voces de los que vemos pocos  y que da una vida, relecturas (re-escuchas, vamos) y hondura a estos seis temas que ya quisieran muchos largos.
Las letras, por otro lado, sueltan hachazos de sentimiento crudo e imágenes mentales del calibre de “I wanna be emaciated / I wanna hear one song without thinking of you / I wish I was on a spaceship / just me and my dog and an impossible view. I dream about it and I wake up falling” -en la citada "Me & my Dog".
boygenius, supergrupo de tres grandes unidas en su mejor momento. ¿Veredicto? blanco y en botella de leche.

02 enero 2019

SPIRITS OF THE FOREST

Dice el editor: "Una vez cada cien años, unas curiosas criaturas cruzan el velo que separa su mundo del nuestro. Descienden atraídos por la abundancia de un bosque místico. Allí se dedican a coleccionar pequeños tesoros". 
Bueno. Spirits of the forest, aunque adornado con un argumento y engalanado con un acabado visual curioso, no deja de ser un juego de construcción de mazos. Esto es, como dice la wikipedia, un juego de naipes cuyo sistema de juego se basa en que el jugador debe crear de un conjunto de cartas óptimo para alcanzar las condiciones de victoria.
Se dispone descubierta en la mesa toda la baraja (la componen 48 losetas de cartón rígico) y cada jugador por turnos podrá robar cartas desde dos laterales del rectángulo de cartas desplegados, buscando completar diversos palos (símbolos de esos "pequeños tesoros" que hacen las veces de sotas, palos, reyes o caballos pero que aquí llamamos "telarañas", "rocío" etc. etc.). Cuidando también atesorar otros símbolos secundarios que tienen algunas cartas. Todos ellos darán puntos de victoria que se recuentan cuando todas las cartas hayan sido robadas.
Foto dela Boardgamegeek, como todas (o del editor en España, TGC Factory

La gracia estratégica está en la limitación (solo podemos robar de esas dos lindes, esos dos laterales, que vamos "comiendo" hurto a hurto), pero también y sobre todo a la capacidad de reservar cartas, cualquier carta aún dispuesta sobre la mesa (no obviamente las ya robadas por un jugador). Para ello cada jugador dispone de tres "diamantes" que colocaremos (uno solo) en nuestro turno.
El turno pues tiene dos fases: robar cartas y, si se quiere, reservar otra con uno de tus diamantes. Reserva que puede ser eliminada por otro jugador sacrificando uno de sus propios diamantes.
Hay alguna reglilla más, pero anecdótica, y con esta descripción ya sabes bastante bien en qué consiste este pequeño juego de cartas. Pequeño por portable y que por tanto puedes llevar a las fiestas de guardar para pasar en familia un buen rato. Es, en fin, un juego muy sencillo, bonito en su despliegue, mínimamente estratégico porque debes contar con las manos que tus adversarios van consiguiendo, apra establecer la estrategia de tu propia recolección y así ganar (de eso se trata, ¿no? de ¡¡GANARRRR!!!). Un juego que hasta cuatro jugadores podrán jugar en partidas de poco más o menos quince minutos. La caja advierte que la edad recomendada es 14 años o más, pienso que con doce ya es factible jugar.

01 enero 2019

THISQUIETARMY, The Body And The Earth

Eric Quach lleva una década en el submundo de la vanguadia sonora. Yo lo acabo de descubrir con una conmemoraricón/regrabación de su album de debut, Unconquered, y resulta que también acaba de sacar nuevo disco, este The body and the earth del que vengo a deshacerme en desproporcionados elogios. La gran diferencia con su obra previa es que ha abandonado el aislacionismo personal (Thisquietarmy es, o era un "one solo man proyect") y ha buscado el apoyo sonoro de Charly Buss (bajo, trompeta) y Marc-Olivier Germain (sintetizadores, baterías), en pos de una carnalidad no diré nueva en su discografía (porque la copiosa producción de Quach, más de treinta referencias en diez años de carrera, me es casi desconocida) pero sí más tierra que aire, más fuego que gas. En este sentido las trombas de percusión que capitanean "Cometh", el tema de apertura, no engañan: la música de esta sinfonía de drones, ruido y épica es poderosa, concreta como cemento armado, nos azora como a marineros de una chalana en medio de una tempestad oceánica... para volver, con el siguiente tema ("Sixh Mass") a una falsa calma que preludia nuevas embestidas sónicas. Y así hasta el cierre. Cuatro temas sin tregua.
Thisquietarmy no inventa nada, trabaja los crescendos épicos de Godspeed You! Black Emperor, la psicodelia sin brújula de Acid Mothers Temple y el metal drónico del doom más experimental, todo con una capa de shoegaze fina filipina (o sea, una capa de ruido blanco del copón). Y dentro de la mezcla destaca la impronta expresiva: música lírica, emocionante y emocional que, precisamente desde esa emoción, aporta alma a la experimentación con el drone.
Vamos, que esto no es  un abismo de repeticiones cerebrales digno de Sonic Boom, sino música para sentir euforia, arrebato. Quizá música que te envuelve y se impone por su magnificencia despiadadamente noise. Pero que en todo caso arrebata y es cualquier cosa menos experimentación con gaseosas sonoras. Más Mogwai que aislacionismo, digamos.

29 diciembre 2018

TOPITO, un juego de mesa para niños de siete años

La caja (preciosa tanto su apartado gráfico como su tacto rugoso) ya advierte: este juego es para niños a partir de siete años, se juega en grupos de dos a cuatro y sus partidas duran... 15 minutos.
Así que si se acercan los Reyes Magos o un cumpleaños, puedes tener aquí un magnífico regalo infantil al que como padre jugarás sin la sensación de estar haciendo un aburrido sacrificio.
La idea de Topito es tan básica como la de los castillos de naipes, o los palillos chinos: tenemos un circo de tres pistas (una verde, otra roja y otra amarilla) y en ellas hay que hacer equilibrios con unas fichas de madera de caprichosas formas, evitando que la construcción se desmorone. Lo adereza con unas "misiones" en forma de cartas (por ejemplo, disponer una torre en la que participen el león y el domador y se ubique en la pista roja de las tres que tiene el Circo Topito; o una en que por este orden, participen el payaso, la foca encima y el elefante encima, pero en la pista que sea).
Imagen del blog de El Club Dante

Muchas veces se regala a los niños estúpidos juegos de mesa que apenas son más que una Oca disfrazada y con un gadjet a pilas para encarecer el asunto y engatusar al niño con el mecano a pilas (un esqueleto que chilla, un dragón que mueve la cola...). Topito, por unos 20 euros, ofrece algo más bonito, menos engañabobos y que evidentemente sin llenarnos a los adultos como juego, sí que entretiene con simpatía (¿a quién no le hace gracia que por mal pulso se caiga una torre de fichas, a ver?).
Recomendado.

28 diciembre 2018

La estética visual de... RIVER'S DRAGON


Seguimos repasando estéticas de mis juegos de mesa. River Dragons es de los primeros que he comprado, hace años y cuando mi hijo tenía la edad adecuada. Y tratándose de un juego infantil (por cierto, muy competitivo, y muy recomendable), creo que no podía ser más acertado su apartado gráfico, con unas ilustraciones caricaturescas y muy dinámicas, sugiriendo movimiento y carreras, desde la propia portada de su caja. Pierô es el responsable de todas las ilustraciones del juego.
El estilo de dibujo sería recargado (y cargante) en otro medio o proyecto. Hay muchos cómics, por ejemplo, muy fallidos en este sentido, pero hablamos de otro medio, en el que lo selementos visuales cumplen una función determinada (claridad, inmersión en la partida...) que piden un lenguaje propio. En todo el jugo se ha cuidado mucho el elemento visual, con una paleta de colores donde dominan contrastes entre un tono general de azules (el agua) y tonos vivos (rojos, rosas, verdes) en piezas diversas y en el tablero, grande y vistoso.
Tablero de doble cara
Y si hablamos de piezas, hay que reconocer la excelencia de sus materiales: figuras de "japonesitos", tablones y piedras (que son fichas de madera pintadas de gris), y una mano de cartas ilustradas conformando un apartado de dibujo cohesionado, caricaturesco y de ilustraciones siempre muy cinéticas.
Tablones, "piedras" y fichas de los judgadores

Las fichas de los judagores, "corriendo" sobre tablones para cruzar el río.
La baraja que gestiona las acciones del juego.
El tono del apartado visual está en perfecta consonancia con el espíritu del juego y con su "target" natural, ofreciendo un caramelo para la vista que, a los padres, también les va a entrar por los ojos.

27 diciembre 2018

I Think. ¿Es VOX fascista?

Acabo de leer este artículo de Antonio Caño, a mi juicio muy interersante y que es, creo, muy pertinente tener en cuenta. Es verdad que todos en un momento de calentura pudimos (des)calificar a VOX tildándoles de fascistas, pero ¿lo son?. Veamos los patrones (de manual) del fascismo. Sin volvernos locos con los referentes ya que tampoco me las doy de experto, vamos a acudir a los "seis puntos" del prestigioso historiador Ernst Nolte (Witten, 11 de enero de 1923-Berlín, 18 de agosto de 2016). Nolte establece en La crisis del sistema liberal y el auge del fascismo (Ed. Península, Barcelona,1973, con edición original de 1968) un “mínimo fascista” de seis puntos. Como comenta Stanley George Payne (Denton, Texas, 9 de septiembre de 1934) en El fascismo respecto a estos seis puntos, se trata de "un conjunto de negativas, un aspecto central de organización, una doctrina del caudillaje y un objetivo estructural básico": Esos seis puntos son:
  • Antimarxismo
  • Antiliberalismo
  • Anticonservadurismo
  • El principio del caudillaje
  • Un ejército del partido
  • El objetivo del totalitarismo
El propio Payne en dicho libro desarrolla un corpus de características del fascismo:

DESCRIPCION TIPOLOGICA DEL FASCISMO
A. Las Negaciones Fascistas:
  1. Antiliberalismo
  2. Anticomunismo
  3. Anticonservadurismo (aunque en el entendimiento de que los grupos fascistas estaban dispuestos a concretar alianzas temporales con grupos de cualquier otro sector, por lo general con la derecha).
B. Ideología y Objetivos:
  1. Creación de un nuevo Estado nacionalista autoritario, no basado únicamente en principios ni modelos tradicionales.
  2. Organización de algún tipo nuevo de estructura económica nacional integrada, regulada y pluriclasista, se llamará nacionalcorporativa, nacionalsocialista o nacionalsindicalista.
  3. El objetivo del Imperio o de un cambio radical en la relación de la nación con otras potencias.
  4. Defensa específica de un credo idealista y voluntarista, que normalmente implicaba una tentativa de realizar una nueva forma de cultura secular, moderna y autodeterminada.
C. Estilo y Organización:
  1. Importancia de la estructura estética de los mítines, los símbolos y la coreografía política, con insistencia en los aspectos románticos y místicos.
  2. Tentativa de movilización de las masas, con militarización de las relaciones y el estilo políticos y con el objetivo de una milicia de masas del partido.
  3. Evaluación positiva y uso de la violencia, o disposición al uso de ésta.
  4. Extrema insistencia en el principio masculino y la dominación masculina, al mismo tiempo que se defendía la visión orgánica de la sociedad.
  5. Exaltación de la juventud sobre las otras fases de la vida, con hincapié en el conflicto entre generaciones, por lo menos al efectuar la transformación política inicial.
  6. Tendencia específica a un estilo de mando personal, autoritario y carismático, tanto si al principio el mando es en cierta medida electivo como si no lo es.
Vemos que estos puntos describen el fascismo histórico, y que por tanto, se puede argumentar, su aplicación a un fascismo de siglo XXI puede no ser práctica. Sin embargo yo creo que el fascismo puede mutar, evolucionar y adaptarse, pero NO perder esencias, asíq eu me sirve perfectament eel corpus que ofrece Payne. El fascismo es anti sistema por definición porque quiere derrumbar el sistema democrático. Tanto Hitler como Mussolini (nazismo y fascismo) partieron de las estructuras de la democracia para tomarlas, pervertirlas y derivarlas a  una dictadura. El fascismo, por definición, es imperial y promueve la conquista del espacio aledaño (por lo menos). Y sobre todo, y es algo que no suele tenerse en cuenta y que en España, por influjo del franquismo (dictadura con orígenes fascistas pero que se desarrolla con otros postulados, autoritarismo católico-militar), el fascismo es laico, secular (y a partir de esta premisa desarrolla sus políticas de colaboración con la iglesia católica, pero no crea un lazo directo y "de naturaleza").
Creo que VOX no participa de todo ello, pero sí que, sobre todo, aprovecha los recursos que Payne engloba en "C. Estilo y Organización" para fortalecer su posición de derecha neoconservadora. Recursos propios del fascismo como empleo público de estéticas y coreografía política (esos brindis cantando saludos de los Tercios de Flandes); tendencia a la movilización de las masas (sus actos con aspiraciones multitudinarias); exaltación de la juventud (la nueva España venidera); y el líder carismático (parece que lo van encontrando, mal que nos pese). El uso de la violencia no es específico (no existen milicias de VOX, por ejemplo), pero el discurso anti inmigración, los muros en Ceuta y Melilla, no pueden verse sino como propuestas de violencia de Estado, semillas que están sembrando con eficacia.
Así pues, y como argumenta Caño en su artículo "A vueltas con el fascismo" arriba enlazado,
"No debe preocupar tanto el retorno del fascismo como la repetición de las circunstancias y las decisiones políticas que dieron lugar al fascismo. Es muy improbable la reproducción hoy del modelo de dictadura brutal que conocimos en el pasado. Pero existe un riesgo mucho mayor de que el descalabro de la política actual conduzca a la caída o la crisis de los sistemas democráticos. (...) De ahí surgió el fascismo; eso es lo que tenemos que resolver ahora".
No puedo estar más de acuerdo. VOX no va a suponer un totalitarismo con aires a fascismos históricos europeos. No creo que vaya (ni que quiera) derivar en una suerte de fascismo de entreguerras, en fin. Pero sí en un cociente más para la estadística, ascendente, del auge de las derechas extremas en Europa.
Radiografia de la extrema derecha en Europa/(fuente, El Español)

Y no me gusta, y me parece muy peligroso porque su camino que en principio puede ser injertable en nuestro sistema democrático (porque insisto, igual me equivoco pero VOX no me parece antisistema en el sentido literal de la expresión), supone un ataque a principios básicos de la convivencia de las gentes y los pueblos. Y normaliza esa violentación en el zeigest, y eso cuanto menos allana el camino al fascismo.

24 diciembre 2018

Tregua de Navidad 1914 (Canción ¨Stille Nacht¨ y ¨The Wicked Flee¨)...

Conoces la historia, de donde viene y adónde va. Pero que haya sucedido siempre es motivo para pensar. Pensar que hay fechas que, con todo, son, pueden ser especiales, y que en otro universo paralelo podrían, incluso, cambiar la historia para bien.
En fin, felices fiestas.

Flotando, una playlist en mi podcast

Sin comentarios, una hora (y unos segundos) de música amniótica o volcánica, para levantar los pies un palmo por encima del suelo mientras el cerebro nos arde. Sin identificar a los creadores de este continuum de sonido líquido, auqneu los hay bien reconocibles. Lo dejo como expreriencia psicodélica sin estimulantes químicos, una experiencia abstracta en todos los sentidos, sin pausas, sin créditos. El mejor modo de evitar la chicharra de villancicos navideños (que al menos en mi calle una megafonía del demonio se empecina en meterme en la Trompa de Eustaquio con saña)
El podcast puedes escucharlo AQUÍ

23 diciembre 2018

Feliz Navidad y camaradería

El camarada Vladímir Ilich Uliánov, conocido como 'Papá Lenin', 'Lenin el Olentzero' y 'Lenin o Apaplador', os desea una feliz Noche Buena y dichosa Navidad.

22 diciembre 2018

IDLES, Joy as an act of resistance

Idles hacen post punk.
O sea, si no te gusta la música arisca como mordida de rottweiler rabioso, puedes dejar de leer esto porque Idles hasta cierran su segundo disco con un tema titulado así, "Rottweiler"..


Pero si piensas que vivimos unos tiempos jodidos, una deriva neocon en Europa, un naufragio social exasperante, igual puedes quedarte y seguir leyendo. Porque Idles son la respuesta de la calle, arisca, muy cabreada pero reflexiva, social, progresita y comprometida (dos conceptos que la derecha más rancia se empeña en ridiculizar o estigmatizar... algunos creemos que es el norte y la osa mayor de la vida). Su discurso lírico (lírica de machetazo, de puñetazo en la mesa) incide en el antibrexit, el compormiso con la emigración, un discurso feminista y una agria crítica social. En Idles eso de canturrear sus canciones con el "wacha sahka werilery nau" es más estúpido que nunca: para entender lo que supone su música tienes que buscar sus letras, y traducirlas y saber qué demonios está esputando el carismático Joe Talbot entre guitarrazos de papel de lija de grano grueso y ritmos de búfalos en estampida. Y pese a que el clima irrespirable inspira al disco, y hechos trágicos de la vida de Talbot (el trágico fallecimiento de su hija) marcan la ira desatada (no incontroladoa) de Joy as an act of resistance, el título no engaña, y la banda inyecta luz y celebración de la vida. No es un disco para deprimirse aunqeu nazca huindido en la peor vivencia personal posible, sino para tomar la calle con una gran sonrisa, de mantener el espíritu positivo pese a los reveses.

¿Referentes sonoros?  Black Lips, The Jesus Lizard, Shellac, Sleaford Mods, Metz, Protymartyr, y clásicos del post punk y popes del post core.
Y suma puntos que, aunque comenzar con "Colossus" es como arrancar desde la cumbre del Everest,  todos los temas que le siguen, desde el expresivo "I'm scum" hasta la versión de Solomon Burke "Cry to me" están a la misma altura, visceralidad y pegada (sí, pegada, porque Idles tienen un algo de música de taberna/pub y grupo de borrachos/as que a su manera logra una música enormemente pegadiza y hasta comercial).
Por último, con este su segundo trabajo estos hijos de la Gran Bretaña airados pero con mucho sentido del humor están consiguiendo ser la banda punk que trasciende los estrechos cenáculos del punk, el post punk, el postcore etc. No me extraña, pocas veces se encuentra uno con semejante maridaje de punch casi mainstream y visceralidad violenta core. Y de esa chingada tiene que salir algo que brilla, y el disco rock del año.