14 diciembre 2004


FRANKENSTEIN, THE MAN WHO MADE THE MONSTER Este es el título en ingles de la célebre peli de James Whale, de 1931. La he visto la semana pasada, y pienso que el título es significativo, y advierte sin pretenderlo de los defectos de una peli clásica, pero que a mí no me ha parecido perfecta.
¡Uff, empiezo fuerte!
Pero es que sin duda si algo me ha llamado la atención es que todo el tiempo desde que aparece la criatura, parece que lo único que interesa es enfatizar lo monstruosísima que es. Esta peli es sobre alguien, pero sobre todo sobre alguien que ha hecho un monstruo. Creo que cualquiera convendrá conmigo en que el monstruo aquí carece de personalidad, es un cruce entre oso y armario ropero que ruge y lo machaca todo a su paso. De hecho parece que el director, embelesado por el impresionante trabajo de maquillaje, sólo tiene un interés: mostrarlo. Mostrarlo una y otra vez, con planos generales y primeros planos que muchas veces rompen la narración, como quien inserta postales antes de continuar.
Mas con todo no puedo decir que no me gustó verla. Me quedo con la fotografía, expresionista hasta el tuétano, y sobre todo con esas escenas donde la criatura sí se integra en el relato, irrumpiendo en la realidad para insertarse en ella y a la vez violentarla con su propia, imposible presencia. Por ejemplo, esa escena maravillosa que recoge la foto, la del encuentro con la niña. Terrible poesía.
·····

Posted by Hello

No hay comentarios: