27 diciembre 2004


PLANETARY....................................................................................................................
Vuelve Planetary, del guionista Warren Ellis y el Dibujante Jon Cassaday.
En noviembre se estrenó el número uno del volumen dos, pero que nadie se llame a engaño. Separar esta serie en dos ciclos no obedece a diferenciar dos etapas o dos historias, si no simplemente a la lentitud de un dibujante meticuloso, fotográfico: Planetary debe leerse desde su primer número, con lo que podemos decir tranquilamente que, tras el doce, hemos vivido una sequía hasta ayer, cuando finalmente retomamos la serie.

¿Y qué nos encontramos en Planetary? Pues mucho y muy divertido, porque esto es puro entretenimiento, que nadie se lleve a engaño. Si quieres filosofía busca otro cómic. Y eso que Planetary requiere, para su completo disfrute, de un conocimiento más bien profundo de la cultura de serie B del siglo pasado, lo que no es moco de pavo.

¿Pero de qué va Planetary? Bueno, básicamente se trata de un trío muy especial, superhéroes hasta cierto punto, en tanto que poseen determinadas habilidades superhumanas, pero que no forman un grupo al estilo X.Men, no defienden al mundo de nada, si no que trabajan contratados (y muy bien pagados) para una organización. Su objetivo: cartografiar el lado oscuro de la tierra. Así cada número es una pequeña historia, independiente, con su planteamiento, nudo y desenlace. De este modo se citan en la serie todos los misterios que le imaginación hipertecnológica del hombre contemporáneo ha parido en unos cien años: ciencia ficción clásica y contemporánea, literatura pulp de los treinta, la paranoia (más bien el trauma) atómica nipona, fantasmas, superhéroes (de Superman a los 4Fantásticos, de la línea adulta de los 80-90 a los súper-espías de los setenta…), Sherlock Holmes etc. Uno a uno todos los iconos de una forma de ver el siglo XX son reconstruidos, homenajeados o parodiados (con una mala leche impresionante) por un guionista en estado de gracia, y plasmados con un dibujo donde el impacto de algunas imágenes se te queda dentro.

¿Y por qué no puedo empezar a comprar la serie por cualquier número? Pues porque, además Planetary desarrolla una intriga, donde poderes ocultos mueven hilos que nosotros, como los protagonistas, acaso podemos intuir. De esta idea resulta un viaje magnético, que te arrastra, te torea y te vacila hacia un final que no sabemos donde está. Pero lo importante, una vez más, es el viaje, donde cada parada es en sí misma un tebeo entretenido, macarra, socarrón y culto, pero donde, como en una sinfonía, el todo de su conjunto trasciende cada una de sus partes.
(((((
Posted by Hello

No hay comentarios: