27 enero 2005



DEVENDRA BANHART

Una voz temblorosa, versátil, aguda. Una guitarra. Un acompañante
haciendo una segunda voz y guitarra.Todo acústico, los dos sentados en taburetes, en el escenario de una carpa.
Así fue el concierto en que descubrí a Devendra Banhart, en mayo, dentro del festival en que tocarían Pixies, P J Harvey y Primal Scream. Pero fue ese bardo pirado quien se llevó el gato al agua, y suyo el concierto más vibrante del Primavera Sound (bueno, de los que pude ver, claro...).
Sus dos discos del 2004 (Rejoicing in the hands y Niño rojo) no capturan la vibrante expresividad de su directo, pero sí transmiten ese aire casual, el sentimiento a flor de piel, una voz fabulosa, y esa sensación de encontrarnos ante la música de un hippie algo chalado y poseído por los sonidos más tradicionales de los USA, anteriores al rock de los cincuenta. En esa garganta subyugante anida el sabor a campos de algodón, blues rural y folk tradicional, pero vivos, presente puro y con proyección de futuro.
Si llegáis a escucharlo seguro que os embriagan sus melodías con sabor a añejo, su grabación, rústica pero endulzada y enriquecida con discretos acompañamientos (violines ocasionales, piano...
Además (si bien él es lo más destacado) Devendra no deja de ser la cabeza visible de un pelotón de bandas y solistas agrupados bajo la etiqueta de nuevo folk. De los que yo conozco, todos son magníficos, así que, parece, por una vez se da la coincidencia de que el movimiento de moda reúne lo más interesante que puedes echarte al oído.
UUUUU
Posted by Hello

No hay comentarios: