29 mayo 2005

STAR WARS III:LA VENGANZA SE LOS SITH

Hace unas horas que hemos visto La venganza de los Sith, la tercera de La Guerra de las Galaxias. Un consejo práctico, la sesión matinal es más barata y tranquila. El cine a medio gas. C�modo
Por otro lado y entrando a saco, esta vez sí. Funciona, entretiene e incluso, por momentos, emociona. Algo digno de elogio tras dos películas entre el vacío más absoluto y el aburrimiento digital. Aquí tenemos drama, tensión, advocación al abismo, maldad y oscuridad. Y no por oscura tiene que ser buena, simplemente esa sensación se refuerza, por primera vez, con hondura en los personajes principales. Lo que es decir:
El Emperador (por si no la habéis visto, lo dejamos en ese nombre) es El Mal, pérfido, astuto, una manifestación física y por momentos repugnante de lo que debemos entender por el Lado Oscuro.
Yoda. La sabiduría, el poder de la rectitud, la sensatez prudente. El único anverso posible al Emperador, la expresión más sabia y veterana de la Fuerza
Anakin/Vader, un personaje trájico, pelele de ambos bandos, que cada uno desde sus intereses y sus formas lo usan a su antojo. Su fin, no revelo nada, es peor que la mueret: Es morir para seguir siendo pelele
Y finalmente Kenoby, quizás el verdadero protagonista, el héroe en un sentido clásico.
Lo demás es atrezo(como todas las batallas, obligado alarde de efectos especiales) o mc Guffin (la Princesa, por ejemplo).
En el lado de los fallos, pesa siempre la gratuidad del apabullante despacho de efectos especiales, la pobre dirección de actores, y las escenas románticas.
En el de los aciertos, aparte de que esta vez sí se contabiliza un LadoBueno de la Trilogía (perdón por la broma tonta), su sentido trágico, la necesidad de esta película para completar la saga, o la doble batalla final y su simbólico uso del entorno escénico (una lucha entre Anakin y Kenoby en un mundo de lava, trasunto de los infiernos personales que están en liza, y el enfrentamiento entre el Emperaddor y Yoda, destrozando ambos, muy simbólicamente, la sala del Parlamento Galáctico).
Así que queda recomendada. No es más que un divertimento, pero divierte, no como La Amenaza Fantasma y El Ataque de los Clones.
PD: de nombres mal deletreados y otras cosas no me preguntéis, que no soy tan friki de la saga.
PD 2: de lo escrito hay opiniones ajenas, leídas de plumas más capaces que la mía (Marín). Otras fuentes hablan de lectura política y alegato contra Bush Jr... me parece rizar el rizo, pero cada uno ve la peli como le place.
·····
Posted by Hello

3 comentarios:

Ignacio dijo...

Desde luego es la mejor de las tres películas de esta trilogía, y entretiene. Pero ni de lejos llega al nivel que le apuntas, por escaso que sea. Demasiado humor para niños, como esos torpedos que te fumigan con bichitos desguazadores de naves; demasiado humor pretendidamente clásico sin acierto, como las discusiones entre Anakin y Obi Wan durante el rescate del Canciller; y demasiada síntesis narrativa. La caída de Anakin en el lado oscuro resulta patética por lo simplista de los razonamientos; el exterminio jedi carece de la grandiosidad que merecía al resolverse de un plumazo; la estrategia del emperador la hubiese visto de lejos cualquier soldado raso con un mínimo de experiencia. A Lucas le falla la base. En las dos películas anteriores falla en perfilar adecuadamente la estructura de la República y la posición que ocupan en ella las diferentas facciones políticas: jedis, senado y la cámara de comercio. Algo fundamental para que esta tercera película funcione. En la segunda parte y en esta tercera falla en perfilar el carácter de Anakin. En vez de ser el genio que se insinúa, queda en un simple niño caprichoso. Y digo niño no sólo por la expresión, sino porque mentalmente, Anakin se quedó estancado en los ocho años que muestra en la primera entrega. A Lucas sólo le quedaba por destrozar el último buen recuerdo de la primera trilogía: Darth Vader. Y lo hace a conciencia. Ya no será más la personificación del Mal, que hacía que te cagaras en los pantalones solo de verlo entrar en la habitación. Ahora es un pobre tontolculo presto a creerse cualquier tontería que le diga el primer personaje revestido de autoridad con el que se cruce.

¿Entretenida? Si, bastante. ¿Decepcionante? Mucho más.

Señor Punch dijo...

Bueno, sobre lo del humor, va en gustos. para mí no es molesto. Otros fallos, los atribuyo a la patética dirección de actores (imagínate a Vader en la piel de... yo que se, elige un actor joven y bueno... si es que coño, yoda es quien más matices tiene!) y, eso sin duda, a la escasa base: Sobran muchos minutos vacíos en las dos previas, y en ésta se comprime demasiado (sin duda la caida en el lado oscuro requiere, ella sola, una peli entera...despues de todo si Palpatine se ha hecho con la confianza del jedi, está claro que nos lo hemos perdido, que aquí sólo salen cuatro frases. Pero por commprimir, y aún con lo que de malo tiene eso, uno tiene la sensación de ver ALGO, y algo referente a lo que vendrá (eso dice mucho, o poco, más bien, de los dos episodios previos) Yo la veo, despues de la Guerra (maravillosa) y El Imperio, la mejor, si bien, cierto, muy por debajo de estas dos (pero, no me negarás que hasta supera al retorno de Jedi, que aquello fue un patinazo bien gordo). Entretiene y, quizá porque no se esperaba gran cosa de ella, agrada.
Y Vader no es vader...o como bien dices, no el primer Vader, si no el de El Retormo del Jedi (un moñas, vamos)que le vamos a hacer...

Anónimo dijo...

entretenida