07 octubre 2005



el flash: viejos rockeros y otras hierbas
.........................................................

Pues que me pellizquen que no me lo creo. Vale que el río ya sonaba mucho, pero uno, como el apostol, tiene que hurgar en la yaga, con el dedito, para creérselo del todo. Y menuda sorpresa. Los Rolling Stones sacan un disco. Un discazo, digo, cargadito de rock sin muletas, soul caliente, blues fangoso...una barbaridad maravillosa.
Se dice que es lo mejor que sacan desde Tatoo, del 81. Yo no soy stoniano, sólo tengo tres LPs de sus satánicas majestades. Pero este "A Bigger Band", me ha encantadoUUUUU


Y otras hierbas, pues una delicatessen: visionar un corto de Chaplin, Charlot Dentista (en el origina, "El Gas de la risa"), donde demuestra que Mister Bean no vale un duro.



Y un curioso librito: "El Cine contado con sencillez", estructurando la historia del medio en brevísimos capítulos con título interrogante (cap 1:¿Quién inventó el cine?, y así todos)

.............................................................................................................................

Y, por último, recomendar, obligar, si pudiera, a comprar Palomar, de Beto Hernandez. Un tebeo que se merece mucho más que un pequeño flash.


3 comentarios:

Eduard dijo...

Hola, es un post un poco atrasado, pero bueno, como es la primera vez que te leo, aprovecho y dejo algo (te he leído muchas veces en La Cárcel de papel pero no me había percatado de que tenías un blog).

Pues eso. El disco de los Stones, pues... correcto y ya está. Yo creo que te ha gustado tanto porque, tal como dices, sólo tienes 3 discos. Si no, creo que te sonaría a refrito. Bien hecho, pero refrito. En cualquier caso, yo te recomendaría casi cualquier disco de los Stones desde sus inicios hasta el 72 (hay discos menores entremedias, claro, pero, incluso cuando fallan, en esa primera época lo hacían clase), particularmente Aftermath (66), Beggars banquet (68), Let it bleed (69), Sticky fingers (71) y Exile on Main Street (72); son los discos que tópicamente se consideran los más grandes, pero a veces los tópicos son ciertos. Aparte, destacaría: su álbum de debut, más que interesante; Between the buttons (67), un álbum de pop notable a lo Beatles (período Rubber Soul-Revolver) y Kinks (Face to Face-Something else), aunque tiene el problema de que, a pesar de la calidad de algunos temas, pues los Stones pierden algo de personalidad y no superan los modelos originales; y Their Satanic Majesties Request (67), un ejercicio psicodèlico más influído por Syd Barret que por el Sargento Pimienta, con momentos aburrídisimos pero con un par de joyas.
Del 72 al 81, la decadencia suave, muy suave. Los discos posteriores a Exile (72) son buenos pero se empieza a ver el piloto automático. Some girls (78) suele verse como un retorno a la grandeza pero creo que está por debajo de los grandes discos del período 66-72. Y luego está Tattoo you, que es otro repunte pero algo falso en realidad porque las canciones eran restos de sesión de años anteriores (es decir, el disco es bueno porque recoge cartas que el grupo se había ido guardando para cuando llegaran las vacas flacas, pero no reflejaba el verdadero estado compositivo del momento).

Después, Undercover of the night y Dirty Work son vergonzosos. Y partir de finales de los 80, con Steel Wheels, empiezan el proceso en que se encuentran todavía inmersos: reciclaje y más reciclaje.

La verdad es que yo creo que tenían que haber tenido la dignidad de retirarse en la cumbre o, por lo menos, no estirar el chicle tanto. Los Beatles se separaron demasiado pronto y con malos modos, pero éstos se han pasado por el otro lado.

Saludos.

Señor Punch dijo...

¡Bienvenido Eduard! Y gracias por tu erudicción Stoniana.
Pero...eeeeehhhh, que sí, me ha gustado este disco, pero con tres estrellas, ojo. Vamos, que bien, sin romper el molde. Me parece un disco enérgico,nada desganado,y que mira por encima del hombro a muchos grupos "in" como lo último de los White Stripes, por ejemplo.
Por otro lado, como dije, de los de Jagger y familia sólo tengo tres, pero de los buenos,nada de grandes éxitos: Beggars, Exile y Blachk and Blue, algo menor pero interesante en su negritud disco...

Por cierto, no suelo publicitar mucho este blog, porque nació, en principio, para mantener contacto con amigos y familia desperdigados por todas partes (hasta Chile y NY, así de lejos). No quiero ir de bloguero por ahí, y me da algo de grima que se me cuele según quién (ya sabes:trolls). Digamos que éste es un sitio personal, punch es, pues un disfraz para hablar de tebeos ;)
Pero claro, la gente Normal, de buen rollo, sois siempre bienvenidos.Así, me ha encantado tu comment.

Eduard dijo...

Bueno, pues gracias por tu bienvenida: a ver si me paso de vez en cuando.

Y sí, Black and blue es un buen disco. Cuando hablaba de decadencia a partir de Exile, ya decía que la cuesta abajo era muy suave, que más que un descenso abrupto de calidad, lo que ocurre es desde Goat head soup (73) dejan de marcar tendencia. Los discos son buenos, pero ya no marcan un antes y un después como venían haciendo inmediatamente antes. Black and Blue, de todas formas, es mejor a mi parecer que los dos previos (el mismo Goat Head soup y It's only rock'n'roll), sobre todo por la peculiaridad de ser un disco más improvisado en estudio sobre "grooves" negroides que sobre composiciones: aunque los estilos que tocan siempre han estado más o menos presentes desde años anteriores, es algo atípico en su planteamiento como disco de puro divertimento en estudio. Apenas hay un par de canciones con entidad como composiciones redondas pero la sensación del conjunto es muy agradable. Como se ha dicho muchas veces, Black and Blues son, sencillamente, los Stones pasándoselo bien, sin más pretensiones que juguetear con toda su bagaje (y mientras, hacían tiempo para que llegara el sustituto de Mick Taylor).

Como ves, me enrollo cuando toco los Stones. Y como en algún post hables del resto del Olimpo (Beatles, Kinks, Who), que todavía me gustan más, lo mismo te hago una tesis, jejeje.