28 octubre 2005

LUPUS Volumen 1, de F. peetres
Frederik Peeters me sorprendió el año pasado con "Píldoras Azules", un cómic donde el autor escribe una autobiografía sensible hasta decir basta, hermosa, y a la vez nada afectada. Su dibujo, suelto y espontáneo (esa espontaneidad falsa, fruto de mucho trabajo) y sus deudas a Dupuy y Berberian lo introdujeron, de cabeza, en mi lista de autores a tener en cuenta.
Ahora Astiberri edita por acá el primer album de "Lupus", su nuevo trabajo.
Lupus trata, en clave de ciencia ficción, de la amistad de dos tíos que se van de vacaciones... a otro planeta a pescar saurios gigantes y atiborrarse de drogas.
Y aparece una chica. La historia es vieja, pero aquí el triángulo sólo afecta de un modo sutil, hasta desembocar en una magnífica escena de sinceramiento entre los dos amigos. Que finalmente todo se desvanezca por la aparición de un nuevo factor desencadenante de un final abierto, nos habla de la inteligencia de Peeters, quien sabe acercarse a los tópicos sin caer estrepitosamente en ellos. Así en Lupus Volumen 1 hay escenas sentimentales, aventuras trepidantes (bueno, si pescar puede entenderse así), climax y un continuará que se promete jugoso.
El pero a esta obra, lo que menos me gusta, es el tono, un exceso literario (muy bien empleado, ojo, donde e texto y la imagen interactúan completando el cuadro) que no se ajusta al relato, al que sentaría mejor una narración más vibrante, más gráfica. Si en el tremendo "Píldoraas Azules" el elemento literario combinaba perfectamente con su tono confesional, aquí lastra una narración que, de otro modo, sería concisa, directa, visual. Y la historia lo pide, a mi parecer: potenciar el nervio, disminuir el almibar.
Pero, por otro lado, hay que rendirse finalmente a un dibujante prodigioso (lo repito: prodigioso), a un narrador en imágenes como ya hay pocos. Merece la pena leer este tebeo parándose en cada viñeta, preguntándose por qué Peeters elige ese plano, ese encuadre, e imaginando si, para consguir con esa viñeta lo que el autor pretende, es posible encontrar una solucción visual mejor, y a la vez más sencilla.
Y con un estilo de apariencia desastrada, pero buenísimo (esas expresiones corporales, con todo lo que consiguen expresar, no se ven tan a menudo).
Y un compositor de páginas primoroso (palabra cursi, pero que lo define...cuidadoso, eficaz y estético a la vez).

Lo dicho, ya esperando el Volumen 2.

Por cierto...Lupus no podía parecerse más a J, el cantante de Los Planetas...jojojo...
(((((

No hay comentarios: