09 noviembre 2005

BATMAN BEGINS(2005), de Cristopher Nolan.........................................................

La historia fílmica del hombre murciélago es más antigua de lo que a primera vista pudiera parecer. Su primer trasvase a la pantalla data de un serial, en blanco y negro, de los años 40. Esta es la reseña de The Batman (1943), extractada de DivXClásico:

"En su primera aparición en las pantallas el enmascarado de la Ciudad de Gotham lucha contra el Dr. Daka, cerebro japonés de un grupo de espionaje-sabotaje en estos tiempos de guerra. ¡Daka tiene un rayo de muerte radio-impulsado que pulveriza las paredes, un truco clásico para eliminar a los enemigos, y puede convertir a los hombres en zombis electrónicos que obedecen sus órdenes y transmiten por video al laboratorio de Daka!"

Poco más puedo decir, pues desde luego no lo he catado. Acaso confesar mis sospechas de que se trate de un simpático bodriete de serie Z.
Luego llegó la famosa serie de los 60, con el actor Adam West., mucho más conocida por su recuperación televisiva y en DVD. Paródica, infantil, payasa y descacharrante. Difícilmente aguantable, si no es como curiosidad o para reírse del resultado (así somos los frikis).
Del penúltimo intento, ya como superproducción de la Warner, se responsabilizó primero Tim Burton, excelente y personal en su apropiación del personaje (que hizo uno más de su galería de rarezas), y la degeneración camp de Schumacher (de sus pelis, sólo sufrí una, y suficiente).
Batman Begins la intuía una versión interesante, que podía acercarse más al espíritu del personaje, desde la pureza, que las patochadas sesenteras o la genial personalización del director de Big Fish. Esperaba un producto digno, inteligente, pulcro en la dirección de Cristopher "Memento" Nolan. Pero va a ser que no. O que a medias.
A ver, partiendo de la base de que el diseño de producción es notable, con esa Gotham de claros ecos a Blade Runner, y que la calidad sobresaliente de los actores aguante el film, hay demasiados ecos, préstamos, por ser suaves.
Y si en principio agrada que el grueso del asunto lo calquen del Año Uno, posiblemente uno de los diez mejores tebeos de los 80, comprobar que todo en general remite a cómics varios, me hace torcer el gesto: La preparación del héroe recuerda de nuevo a Miller, pero el de Daredevil (Elektra). La ciudad en el caos, a una saga reciente, Tierra de Nadie, el rollito zombi total de varios pasajes, a un cine que aquí no viene a cuento (eso, de zombis) y a una historia del murciélago (The Cult) francamente olvidable. Los pasillos del psiquiátrico, otra vez, nos llevan a "Arkham Asylum" en su desasosiego. Supongo que podría seguir , pero bueno, por otro lado, veamos el asunto con mirada virginal, cual quien de esos tebeos lo desconoce todo: ¿qué me encuentro?. Pues, de nuevo, un diseño de producción apabullante, un arranque decente, que explica hasta los límites de lo plausible las motivaciones del héroe y la adquisición de sus habilidades, y, otra vez, una de buenos y malos. Más plana de lo que pretende ser (ergo, es pretenciosa), de desarrollo confuso y anticlimático, y con un par de persecuciones cansinas, de esas que tanto deben molar en los U.S.A.
Y secundarios poco desarrollados (no diré Planos, sería pasarse).
Y chica guapa que podría ser la Novia (algo fuera de tono en las historias de un chalado mortificado por una necesidad de hacer la justicia como penitencia redentora de no se muy bien qué)
¿Ofende? No

¿Entretiene? Según el día, supongo, y a ratos.

¿Es la versión definitiva del murciélago? Ni mucho menos. No se, quizá ésta haya que buscarla en los dibujos animados.

Y en los cómics, por supuesto.

·····

5 comentarios:

Jeff Pioquinto,SJ dijo...

i watched that movie too, very nice and nice blog too. gracias

Señor Punch dijo...

esto SÍ que me deja flipao...un desconocido filipino con un blog de fotografía y reflexión espiritual dejándome amable comentario... viva la blogoesfera. Y nada, bienvenido...pero aquí de catequesis nada,aviso.

Eduard dijo...

Después de verla, habría sido más benévolo que tú. Ahora han pasado unos cuantos meses y me ha bajado la estima por la película. En ningún momento la consideré una gran película pero sí una que podía aspirar quizás a un 7, por ejemplo. Reflexionando ahora, la veo más como un 6 a la baja. Y a lo mejor en el futuro todavía la bajo más. Vamos, que me temo que no deja poso. Al principio causa una cierto entusiasmo porque es la que más ha intentado acercarse al cómic y eso reconforta pero, sí, no han sabido ir más allá de la epidermis y han caído en homenajes superficiales a Año Uno y demás. De todas formas, las de Burton tampoco me acaban de convencer (nunca he conseguido ver enteras las de Schumacher) porque no les acabo de ver entidad como películas: pienso en determinadas imágenes o en algunas escenas (el Joker después del accidente con ese "cirujano" en un cuchitril de mala muerte, Catwoman metiéndose un pájaro en la boca y coqueteando con el Pingüino, etc.) pero creo que no consigue ir más allá, que todo se queda en una colección de estampas fascinantes, de momentos brillantes pero que no llegan a buen puerto.

Y ya puestos, a mí es que me parece que el cine de SH no acaba de funcionar con personas reales. El género necesita de un descreimiento, de una suspensión de la realidad que la presencia de seres humanos en pantalla elimina casi de cuajo. De hecho, casi se siempre se tiende a adaptar SH restándoles fantasía y añadiéndoles supuestas dosis de realismo, y yo creo que eso mata el género. Que, ojo, no diga que no se pueda utilizar el realismo en los cómics (al fin y al cabo, ahí está ni más ni menos que Watchmen -por favor, que no la adapten nunca- para atestiguarlo) pero es un realismo que no deja de lado ciertas corrdenadas del género, a menudo un realismo deformado, y en las películas, en cambio, buscan realismo en el sentido más convencional de la palabra, lo intentan explicar todo sin dejar ambigüedades, le dan todo mascado al espectador, olvidan ciertas convenciones inherentes al género... En resumen, que a veces los aficionados no nos damos cuenta de que las películas sobre un personaje de cómic, sea de SH o no, se hacen para que le guste a la gente que no los lee. Nosotros no somos su público. Y, en consecuencia, no debería crearnos tanta expectativa: al fin y al cabo, el 99% de las veces en que un film adapta un cómic, se crea una gran expectación entre los aficionados como si hubiera llegado el maná y a las 2 semanas la película ha quedado a un lado y seguimos haciendo lo de siempre: leyendo como si nada hubiera ocurrido.

Una excepción: la única vez en que una adaptación ha funcioando de todas todas fue Superman I. Y casi todo se debe a Reeve, que, no sé por qué narices, parece ser la única persona en toda la tierra que se ha puesto un pijama y ha parecido un SH de verdad. Y mira que Superman I tiene mucho de camp, de kitsch y de todo lo que quieras (de hecho, creo que esta, aparte del actor, es la otra gran clave de la película: hay una cierta ironía o incluso sorna sutilmente colocada debajo de cada diálogo, sobre todo, por parte del mismo Superman, que la redime de cualquier exceso; no se toma en serio a sí misma y eso con un personaje como Superman funciona), pero no resulta ridículo nunca, ni siquiera en la entrevista tontorrona que le hace Lois en el balcón de su casa.

Y aparte de Superman I, lo mejor, sin ninguna duda, las series de dibujos de Paul Dini y Bruce Timm. Y el Superman de Fleisher, que es una maravilla y que parece mentira que no hayan superado después de tantos años. Una joya.

Señor Punch dijo...

otra vez de acuerdo, Eduard. Superman 1 es fabulosa, por su mirada, que no busca el calco sin ironía (hay mucha) y los Sh no acaban de cuadrar, pese a la tecnología informática.
Porque se diría que no es género para la pantalla...o se reconstruye hasta desposeerlo de parte de su grotesca idiosincrasia (El Protegido) o nunca casa del todo. Puede acercarse más o menos, o alejarse del concepro para ser más "realista", pero...
de hecho, de lo mejor sería Hellboy...¡que es más terror gótico que otra de Sh (ergo, otros códigos)!
Y Spiderman de Raimi tiene más de cartoon, de Tex Avery, que de otra cosa (porque Spiderman, inevitablemente, ese muñeco saltarín, tiene más de dibujo -nos ha jodido mayo con las flores- que de carne...).
En fins...

El Nota dijo...

Es que uno de los aciertos de Superman es tomar más referencias de la ciencia ficción que en los superhéroes. Donner era muy consciente de que, por mucho que lo intentase, nunca podría igualar la credibilidad de los tebeos y tiró por otro lado. Algo similar debió pensar Burton al hacer Batman, aunque él tiró más de su universo personal que de la CF.

En cambio, Graham Nolan parece más interesado en contar el proceso de conversión de Bruce Wayne en Batman que en sus correrías posteriores, que resuelve con más pereza que otra cosa. Así, toda la trama relativa al espantapájaros es casi ridícula, mientras que se disfruta mucho más con la trama de Ra's Al Ghul, el regreso de Bruce a Gotham, la recuperación de su empresa y su enfrentamiento con Falcone.

Y en cuanto a que el cine no sea el medio adecuado para el género de superhéroes... permitirme no compartir vuestra opinión pero tampoco contradeciros. Olvidais películas como Punisher o La Liga de los Hombres Extraordinarios que sí consiguen una credibilidad similar a la del tebeo.

En cuanto a la desnaturalización del género en su trasvase al cine... la veo necesaria como agua de mayo, y no sólo en el cine. No hace poco que cosas como los uniformes y las identidades secretas apenas las aguanto ya en los tebeos. (Son, más bien, parafernalia que soporto porque siempre ha estado ahí y nadie quiere quitar, pero estaría encantado de perder de vista; qué descanso eran los primeros números de Lobezno o la Patrulla de Morrison sin ellos).