14 noviembre 2005


los domingos son así........................................


...sobre todo cuando vienen cargados de inestabilidades atmosféricas y modorra congénita.
Son tontorrones y proclives a hacer de la tarde una oda a la galvana y al encefalograma relajado. El de ayer, sin ir más lejos y con la excusa (verídica) de una severa afonía, transcurrió sin poner un pie en la calle, y con un menú televisivo impagable:
De primero, una cinta ciertamente insufrible, potable sólo a los efectos de prolongar esa pereza física e intelectual. Hablo de Harry Potter y nosequemás...la segunda, para que me entiendan.

Luego me incorporé a Cuatro, que estrenaba teleserie con la siempre rutilante Patricia Arquette, una de videntes, Medium, que se dejó ver bastante bien, si uno olvida la chorrada de "basada en hechos y caracteres reales".
Y por último, el espacio del misterio misterioso, Cuarto Milenio, de Iker Giménez, que investigará con criterio (jaja) y rigor (jajaja) el mundo de lo paranormal.
Yo es ver el careto de idiota de ese chaval y ya disfruto. Por otro lado el tono, serio y tal, me recuerda aquella gloriosa "Puerta del misterio", del malogrado Dr. Gimenez del Oso, un grande de lo catódico.
Pues la verdad que entre magos, mediums y misterios, me ha quedado una tarde temática sin proponérmelo... como la noche de los sábados, vamos... no, si al final uno va a ser intelectualoide hasta sin proponérselo...

2 comentarios:

El Nota dijo...

¿Y has visto en el telediario de ayer el libro de Barry Trotter? Delirante.

Cuenta algo más de Medium, que tenía previsto grabarla pqero salí tan disparado al Cineuropa que me olvidé.

Señor Punch dijo...

de Medium, pos poco más, uno tiene querencia por la Arquette y se lo pasó bien, y la cosa se ve plan teleserie, bien de medios y sin pretensiones (poco rollo atmosférico a lo csi...se agradece el tono, más "rural"). Por lo demás, tópica pero no manida (no como las teleseries españolas, vamos), una chica que ve muertos y localiza cadáveres...entretiene. Se supone que la real asesora, osea que la tía existe. Pos vale.