10 noviembre 2005

SNOOPY Y CARLITOS ...........................................................
Me ha costado lo suyo terminar este tebeo. Sus casi 350 páginas recopilan, en un bonito volumen 1, y cronológicamente, las primerísimas tiras de Charlie Brown y compañía. Ha sido una lectura lenta, no he saltado la introducción ni los apéndices, todos magníficos (incluyen extensa entrevista con Schultz), y me he deleitado en ese dibujo sencillo, escueto, básico y rudimentario, de trazo duro, aún lejos el suave acabado de años posteriores y que es el que, finalmente, todos conoceremos. También he saboreado con tranquilidad la amargura que palpitan esos niños, porque en Carlitos y Snoopy no hay adultos, sólo niños (la voz del subconsciente de los adultos) y un perro (ya saben...). Humor con sabor agrio. Morna y desazón, un retrato desencantado y al tiempo cariñoso. Complejo. Adulto. Y me he parado a contemplar la prodigiosa técnica de Schultz como autor de comics, de tiras diarias para la prensa. Diría que él solito borra de un plumazo lo hecho hasta entonces y crea una nueva manera de hacer. Penauts (título original de la serie, cacahuetes, o mejor en su sentido metafórico, insignificante) se revela un auténtico vademecum de soluciones para hacer tiras cómicas (comedia agria ), y se viene aplicando desde entonces. Porque desde Mafalda hasta Calvin & Hobbes, pasando por tiras menos populares (la simpática Mutts), y hasta el cómic independiente de Seth o no pocos nuevos nombres de la Bande Dessinée franchute, la sombra de este genio abarca más, mucho más, de lo que sospechaba. Impresionado por este descubrimiento (siempre, todos, hemos leído algo de Carlitos, desperdigado, aquí y allá...merece la pena sumergirse en este voluminoso y exquisito tomo... o en los que le sigan, que ya el 2º está a la venta), sólo puedo concluir puntuando.
(((((
Insuperable.

6 comentarios:

Eduard dijo...

A por el segundo volumen, que ya está la venta! La verdad es que yo de Peanuts había leído muy poco y, además, eran cosas posteriores. Nunca me había llamado la atención pero no me sorprendió que fuera tan bueno porque ya había escuchado muchas veces que la verdadera cima de calidad de la serie estaba en los primeros años. Aparentemente, luego se desvirtuó: ¿quizá porque cayó en lo que evitó Bill Watterson con sus Calvin y Hobbes? Yo creo que sí: estiró la tira mucho más alla de lo recomendable (depende cada uno, pero no creo que una tira se deba prolongar más allá de unos pocos años, 10 como mucho) y cayó en las garras del "merchandishing". Que, oye, es lícito si quería ganar montones de dinero pero me temo que la imagen que tiene el público en general (incluídos los aficionados al cómic, no sólo la gente de la calle) de Peanuts está dañada y no veo demasiada posibilidad de que haya una rehabilitación. Para la gente de fuera del mundillo, Peanuts (bueno, Snoopy para el vulgo) es un perrito en una camiseta o unos niños en un anuncio de seguros y poco más; para muchos lectores, un cómic mediocre. Y es triste ver que en sus primeros años Peanuts fue uno de los mejores cómics de la historia.

Señor Punch dijo...

Bueno, Eduard...si entre tú y yo no convencemos a nadie (mi familia, mis colegas, que leen este blog en discreto silencio) para QUE SE COMPREN ESTE CÓMIC, "Entonces nadie lo conseguirá" -cita musical, Los Planetas:)-

yahel dijo...

oido cocina...me acercaré el sábado a, al menos, echarle un vistacillo...lo de compralo, pos ya veremos

vm dijo...

Yo me lo leí de un tirón. Es bastante ameno pero aún le queda mucho para llegar a su época dorada.

Lo mejor: los extras (impagable la entrevista)

Lo peor: semestral. No creo que viva tanto como para verla completada, aparte que se cancelará a partir del tercer o cuarto volumen. Tiempo al tiempo.

DrGonzo dijo...

Esto... vengo a tocar las narices. Testigo musical que le atañe en mi blog :P

sandra dijo...

Bkn po quui+ ++ +
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++ ++++++++++++++++++++++++++++
++ +++++++++++++++++++++++++++