06 diciembre 2005

ANIMAL COLLECTIVE-Feels
A ver, que alguien me diga de qué OVNI han salido estos pirados.
Porque si algo tengo claro es que la música que perpetran no es de este mundo.
Si buscas referencias en internet, o en la prensa escrita, leerás a menudo que Feels es calificado como folk alucinado, pero yo lo dejaría en alucinado. A secas. Y alucinante, sin duda, porque el Colectivo Animal afincado en Nueva York es, ante todo, una probeta de sonidos imposibles, una burbujeante caja de música sumergida en una botella de gaseosa. De fondo, cierto, late un corazón American Roots, folkie, country incluso, así como el poso de todas las drogas que se consumieron en la California de los sesenta, concentradas en cuatro cabecitas que, reitero, son de otro planeta.
Pero no se lleven a engaño: el grupo encabezado por Panda Bear y Avey Tare (menudos nombrecitos) no son ningunos recién llegados, y en su haber cuentan con media docena de LPs certificando que los resultados obtenidos en Feels son fruto de un trabajo constante (y de una personalidad única) que se inició con el interesante "Spirit they gone, spirit they vanished" (2000). No obstante, navegar en su discografía puede ser peligroso (experimental es una palabra que se queda corta a la hora de calificar alguno de sus desvaríos), por lo que recomiendo centrarse en este su último trabajo, donde toda su excentricidad (a la que no renuncian) se perfuma con melodías incontestables, aromas folk, duermevelas psicodélicos y sonidos inéditos.
"Feels" aranca inmejorablemente con Did you see the world, un chispazo que recupera la magia de los primeros Mercury Rev despojada de los muros de ruido (aunque Animal Collective no desprecian la distorsión, muy al contrario), y no baja el listón, entre remansos flotantes (los ocho minutos largos de Banshee beat), cabalgadas rítmicas entre el síncope y la euforia (Turn into something) y caidas histéricas (Grass) que no dan respiro al sentido de la sorpresa (cacofonías, voces superpuestas, guitarras etéreas, pajaritos, sonidos imposibles, inventados...) .
Definitivamente, Feels es un trabajo que nos abre hoy una puerta a un futuro que, como tantas veces ha ocurrido ya, no volverá a ser cruzada más que por unos pocos valientes dentro de mucho tiempo.
UUUUU