27 diciembre 2005

BROKEN SOCIAL SCENE-"Broken Social Scene"..........
B.S.S. son un coletivo canadiense formado el año 99, alrededor de Kevin Drew yBrendan Canning. Hacen rock, indie rock, podríamos decir.
Hasta aquí, todo normal, así que vamos al toro y consigamos en el lector el arqueo de cejas: en éste su último trabajo los Broken son una banda de... ¡17! miembros. Y no se matan. Y no suenan ni a Sinfónica de Viena ni a despropósito imposible ni a hippismo desfasado. Más bien cabría describirlos como la respuesta a la hipótesis: ¿Cómo sonarían Yo La Tengo si en vez de un trío fuesen una banda de diez con vocación expansiva, llegando a admitir cuantos músicos puedan aportar un nuevo matiz a su sonido?. Pues éso puede reflejar la música de los canadienses.
Su album de 2002, You forgot in people, ya parecía una cumbre, un discazo pletórico donde los últimos estilos del mejor rock convivían sin problemas, enriqueciendo un conjundo que transita entre el pop y el post, la fiebre guitarrera del noise, el punk, el rock clásico y la música de cámara. Todo perfumado con acierto melódico. Un disco sobresaliente que quedaría en cualquier discografía de otro grupo como un punto culminante.
Pero el caso de Broken Social Scene es muy otro. Su ética aperturista es un motor de creatividad, aviva su llama y nos depara la sorpresa que es su tercer disco: un más dificil todavía. Y un clarísimo "sí, se puede mejorar". Y lo consiguen con una obra próvida a la hora de regalarnos imaginación, sorpresa, clase, músculo, detallismo, fragor y caricias.
La cosa comienza con una intro de suave brisa, un post- rock que crece impetuoso y desemboca en el primer gran zarpazo del disco:Ibi Dreams of Pavement (a Better Day), ensordecedora, imposible unión de los fluidos sónicos de My Bloody Valentine y la urgente intensidad del emocore. Si ese tema de ruido blanco y gargantas dolidas no te atrapa, no desesperes, hay un montón de sobradas razones para perseverar: la dulzura de Major Label Debut (buen título), el intenso rock de Supperconnected, digno de unos Dinosaur Jr. desperezados, el ligerísimo herbor hip hop de Windsurfing Nation, la melodía perfecta de Swimmers, o los casi diez minutos de It' s All Gonna Break, cerrando el disco tomando la autovía que va del rock al cielo...
Lo meritorio, además, es que esta variedad no acabe en dispersión, sino en riqueza: Finalmente el sonido de Broken Social Scene es un todo orgánico, merced a su riqueza instrumental caleidoscópica, al trabajo férreo de la sección rítmica, y a un muy especial sentido de lo melódico.

No me resisto, por último, a dejar una última foto de una banda capaz de sacar en directo cinco guitarras eléctricas (se cuentan en la postal, lo aseguran los cronistas), combinarlas con sección de cuerdas y vientos, y no morir en el intento.

Sobresalientes.

¿Disco del año? O casi (la respuesta, el 31-XII)
UUUUU

No hay comentarios: