21 diciembre 2005


se acercan las fiestas y hay que sobrellevarlo...
Pues inevitablemente nos hemos echado al monte... digo a la calle, que parece ya una auténtica selva amazónica, por lo intransitable. Son fechas, ya me entienden, para hacer, sobre todo, una cosa.
Y finalmente, cansado de luces y masas sin rostro y tarjetas sin fondo (pero secas) y mensajes cristianos por doquier, me refugio en el precristianismo más puro, gracias a la serie Roma (todos los martes hacia las 22, en Cuatro, y siguiendo esa manía estúpida de calzar dos capítulos seguidos), que cuanto menos se observa un esfuerzo por reflejar correctamente una época. No digo, sólo, sus hechos y personajes, ni siquiera las arquitecturas, la moda... digo el pensamiento, esa historia de lo privado de G. Duby. El balance es positivo, se van perfilando los personajes, hay pasta, se evita el modelo obvio (la recreación teatralizante del "Yo Claudio") y los actores están correctos (poco más).

2 comentarios:

Aura dijo...

:)

Bueno, estas fiestas no son sino otra decadencia de un Imperio.

Que las pase bien, igualmente.

Señor Punch dijo...

mmm... por lo menos decadencia moral, ¿verdad?
una fiesta religiosa convertida en un compraycompra (y conste mi ateismo total, ojo...sólo se siente por el descalabro moral, por este mundo mercantil y burguesito...)
Y bienvenica ;)