31 octubre 2005

dos buenos tebeos a la venta
.................................................


Ambos al excelente precio de 10 €, algo menos, incluso.
Uno, Cromwell Stone, de Andreas.
Un tebeo de claro aliento lovecrafiano, que navega entre influencias europeas y estadounidenses en su excelente grafismo y un siempre impactante diseño de página.
Reedición pues de un clásico de los 80, a un precio muy interesante. He aquí la portada...


Os regalo también una página, para que disfrutéis la vistas.



Y dos: para quitarse prejuicios, Orquídea Negra, un bonito tebeo de superhéroes, sensible e inteligente. ¿Superhéroes "sensibles e inteligentes"?, dirán. Pues sí, así tengo que definir este tebeo primerizo, uno de los primeros trabajos de sus autores, el escritor Neil Gaiman y los pinceles, impactantes, de Dave McKean (vean abajo), no carente de titubeos pero con suficientes atractivos.

28 octubre 2005

LUPUS Volumen 1, de F. peetres
Frederik Peeters me sorprendió el año pasado con "Píldoras Azules", un cómic donde el autor escribe una autobiografía sensible hasta decir basta, hermosa, y a la vez nada afectada. Su dibujo, suelto y espontáneo (esa espontaneidad falsa, fruto de mucho trabajo) y sus deudas a Dupuy y Berberian lo introdujeron, de cabeza, en mi lista de autores a tener en cuenta.
Ahora Astiberri edita por acá el primer album de "Lupus", su nuevo trabajo.
Lupus trata, en clave de ciencia ficción, de la amistad de dos tíos que se van de vacaciones... a otro planeta a pescar saurios gigantes y atiborrarse de drogas.
Y aparece una chica. La historia es vieja, pero aquí el triángulo sólo afecta de un modo sutil, hasta desembocar en una magnífica escena de sinceramiento entre los dos amigos. Que finalmente todo se desvanezca por la aparición de un nuevo factor desencadenante de un final abierto, nos habla de la inteligencia de Peeters, quien sabe acercarse a los tópicos sin caer estrepitosamente en ellos. Así en Lupus Volumen 1 hay escenas sentimentales, aventuras trepidantes (bueno, si pescar puede entenderse así), climax y un continuará que se promete jugoso.
El pero a esta obra, lo que menos me gusta, es el tono, un exceso literario (muy bien empleado, ojo, donde e texto y la imagen interactúan completando el cuadro) que no se ajusta al relato, al que sentaría mejor una narración más vibrante, más gráfica. Si en el tremendo "Píldoraas Azules" el elemento literario combinaba perfectamente con su tono confesional, aquí lastra una narración que, de otro modo, sería concisa, directa, visual. Y la historia lo pide, a mi parecer: potenciar el nervio, disminuir el almibar.
Pero, por otro lado, hay que rendirse finalmente a un dibujante prodigioso (lo repito: prodigioso), a un narrador en imágenes como ya hay pocos. Merece la pena leer este tebeo parándose en cada viñeta, preguntándose por qué Peeters elige ese plano, ese encuadre, e imaginando si, para consguir con esa viñeta lo que el autor pretende, es posible encontrar una solucción visual mejor, y a la vez más sencilla.
Y con un estilo de apariencia desastrada, pero buenísimo (esas expresiones corporales, con todo lo que consiguen expresar, no se ven tan a menudo).
Y un compositor de páginas primoroso (palabra cursi, pero que lo define...cuidadoso, eficaz y estético a la vez).

Lo dicho, ya esperando el Volumen 2.

Por cierto...Lupus no podía parecerse más a J, el cantante de Los Planetas...jojojo...
(((((

26 octubre 2005


dos cosillas de ayer... ................................
......
.....
Una teleserie (bueno, su primer capítulo): Hospital Kingdom es un cruce de Urgencias en plan macabro, lo paranormal y humor negro. Primera incursión de Stephen King en el mundo de la televisión, y con Von Trier (sí, el de Dogville) involucrado en el asunto, uno esperaba más. No es que esté mal, hay atmósferas, y eso, pero... no se...también muchos tópicos, personajes definidos a brochazos...hombre, que igual la cosa mejora pero...
Y un tebeo. De los buenos. De la colección de El País: Rapsodia Húngara, de Giardino. Pese a que el dibujo del italiano ha ido a mejor (aquí ya es excelente, en el futuro alcanzará cotas magistrales), y a un final excesivamente precipitado, se trata de un cómic magnífico, una intriga de espionaje en los años 30, un cómic de esos que se dejan a terceros para demostrar que en los tebeos se pueden tratar todo tipo de temas y géneros más allá de los tópicos (niños, violencia y sexo).
Hanna-barbaridades....


Uno, que tuvo ayer el día tonto, no pudo evitar acordarse al ver las terribles noticias, al respecto de los huracanes.
Olvidemos lo macabro de la asociación de ideas, para recordar, con cariño, un personaje disparatado de aquellos muchos que sacó la entrañable Hanna-Barbera:
¿Se acuerda alguien de Pepepótamo y su grito hipohuracanado? (aviso a navegantes, con Google, buscando ese nombre, símbolo de inocente candor...legarán a una página de porno asiático de lo menos infantil). ¡Oh, los dibujos de la H-B, su extrema y poética sencillez, su magisterio para manejar los resortes que emocionan, divierten al infante! Creo que me voy a buscar alguna antología, tengo hambre de Yogi, Pedro Marmol y Hong-Kong-Fui...y de pepepótamo, claro (si alguien sabe del tema, se aceptan ayudas).

25 octubre 2005


Cine que se repite (con gusto)..................................

He vuelto a ver "La Rosa Púrpura del Cairo". Hará un añito que la había visto (de nuevo), pero ayer, otra vez, comprobé que no se gasta, no pierde, vamos.
Posiblemente sea de las cinco mejores de Woody Allen, y una curiosidad dentro de su filmografía, al abordar temas que trascienden sus vértices más típicos (y tópicos), sin dejar de lado sus clásicos(amor, muerte, sexo...).
Pero esto es un flash, no toca análisis (ni tan siquiera los breves comentarios que os suelo pones por aquí). Sólo quería remarcar lo bien que me lo pasé viéndola (again).

24 octubre 2005

Cedo la palabra a Eduard, pues su comentario al flash OT es, punto por punto, mi filosofía. Y como pensaba meter el dedo en esa llaga...pues yo también EstoDigo lo mismito que él.



La música popular según Eduard (y estodigo):
Una de las cosas que más ha cambiado la industria es el divorcio definitivo de uno y otro concepto, de música comercial y de calidad. A ver, basura ha habido en todas épocas, y al final perdura sólo un pequeño porcentaje, pero en los 60, algo menos en los 70, algo menos en los 80, y definitivamente nada en los 90 y en lo que llevamos de siglo (siempre puede haber honrosas excepciones, claro, pero hablo en términso generales) era posible, no ocurría siempre, pero era posible que los mejores discos del momento llegaran a puestos altos en las listas. Por ejemplo, The Kinks acabaron perdidos en las listas de venta y hoy son más un grupo de culto que otra cosa, pero en su momento tuvieron sus 3 números 1 en single. Dylan tuvo 3 LP's seguidos en el número 1 en Inglaterra entre el 65 y el 66, y luego tres más en EEUU entre el 75 y el 76. En la Inglaterra de los 80, The Smiths tenían buenas ventas. ¿Cosas así son posible ahora? Pet Sounds fue top 10 en su momento en EEUU y fue visto como un fracaso: ¿a qué puesto podría aspirar hoy en día un disco como ése? Algo ha ocurrido cuando, por ejemplo, los Beatles vendían millones y millones de discos y hoy en día su legado (me refiero a la escucha atenta de todo su catalogo, no a aquellas personas que dicen que les gusta el grupo y lo que quieren decir realmente es que tienen Yesterday en una cinta vieja, que le grabó su primo, allá hacia el final de la cara B-y sin exagerarlo, ¿cuanta gente tiene discos DE VERDAD de los Fab Four, no recopilatorios navideños?-) está presente no en los artistas mainstream sino en gente como Teenage Fanclub, Ron Sexsmith o, por ejemplo, en los pianos de (...)A ghost is born de Wilco (puro Lennon por momentos, y muy bien asimilado). Por ponerlo más sencillamente: ¿un grupo con los deseos de evolución y la ambición de los Beatles de la segunda etapa, sobre todo, pasarían hoy en día por superventas o serían parte del entramado indie? ¿O, incluso, podrían crecer siquiera un poco desde el mainstream o deberían salirse? ¿Es viable otra historia de ese tipo? Y cuando digo un grupo como los Beatles, no me refiero al sentido estético sino a paralelismos cuanto a ambiciones, etc.

A todo eso: SÍ SEÑOR. Yo pienso que en esa devaluación de la música en los canales comerciales tuvo mucho que ver el peligro para el establishment que significó ésto:

Desde entonces, hay miedo, se prefiere el aborregamiento, o lo que es lo mismo:


23 octubre 2005


rumoreando: de Mogwai al cielo ..................

Leo, hace unos días, en este sitio que Alan McGee, el que fue capo de Creation, sello "culpable" de Psichocandy (The Jesus and Mary Chain),





Screamadelica (Primal Scream)






................................o Loveless (My Bloody Valentine)...





...que lo futuro de los escoceses Mogwai, en proceso a día de hoy, y a editar en 2006,"es probablemente el mejor disco de art-rock en el que he estado involucrado desde Loveless de My Bloody Valentine. Es posiblemente mejor que Loveless".Tambien es conocida la cháchara de Mc Gee, tanto como su indudable olfato (añadamos a la tríada de clásicos citados, el invento mediático de Oasis).
A ver




Mogwai: el sonido en sus manos
Sr. CHINARRO: El Fuego Amigo (2005)

Antonio Luque ha encontrado en J (el de Los Planetas) al hombre adecuado para abrir ventanas en su habitación, dejar que entre brisa fresca y rocío. A la producción de su último CD, J (que también mete acústicas y discretos coros), cómplice con las intenciones de Antonio Luque, consigue un disco luminoso, sencillo, soleado, chispeante en lo melódico, algo más concreto en las letras. Siguen aquí la voz opaca y el entonado átono (si bien, en algunos temas...¡¡¡canta!!!), siguen las letras abiertas, surrealistas (algo menos que antaño), y a veces se siente la opacidad de obras pretéritas (como en "Paso Yo", que cierra el disco entre cortinas de distorsiones suaves y letanías vocales). Y se reconocen el aire mediterráneo así como los aromas a Sur que jalonan toda la carrera de Chinarro. Pero también florecen melodías como las de "Morado", donde The Smiths (otra reconocible influencia) se bañan en ese sol mediterráneo, acentos de Robert Smith (TheCure) en "El Peor Poema", y vacile flamenquito con acompañante de lujo (Enrique Morente in person) en "Humor Amarillo".
Sí, todas referencias presentes en la obra precedente de Luque, pero que aquí articulan un discurso más pop, dejándose llevar por la batuta de la producción (a veces creemos oír a Los Planetas, en la progresión de los desarrollos de las guitaras, o en el cuidado melódico), buscando quizás traspasar la frontera de lo minoritario.

Y como siempre, Luque sigue siendo un letrista como hay pocos. Surrealista, captor de frases hechas del acervo popular, rescatador de los mecanismos de pensamiento propios de la infancia, hermético en los contenidos, onírico, enorme.
UUUU U

22 octubre 2005

operación triunfo
.................................................
Contestaba yo ayer, metiéndome en conversación ajena, y a la frase "OT,¿pero ves esa mierda?", que a ver qué pasa por ver, más aún, por seguir ese programa. Yo lo he visto (que no seguido). No comparto su estética del éxito ni su concepto de lo musical, pero como un karaoke, y desde la ironía...¿dónde está el problema?. Como si, ante la neurona agotada, me dedico a ver "Donde estas frijolito", o "Amor en tiempos revueltos" (que no me lo pierdo, mira qué mal lo pasaban en la postguerra franquista, cómo llora todo el mundo, hasta el perro). Lo importante, digo, será otorgar a cada cosa su valor real, y su función en tu vida. OT, pues como lo que es, no ofende si lo ves como un concurso de aspirantes a dobladores de las canciones Disney, por ejemplo...otra cosa es el circo del pelotazo que se genera nada más acabar el concurso.
Ala, ya lo he dicho, ya no soy "cool"

21 octubre 2005

HIERRO-3, de Kim Ki-duk.....................................................
La crisis del cine,sí. Hay que reconocer que Hollywood como industria del entretenimiento hace décadas que sólo se contenta con eso. Si acaso. Cine "de palomitas", soufflés proyectados sobre una pantalla, todo naderías cuyo único objetivo es el entretener. Objetivo, todo sea dicho, que pocas veces es alcanzado. Hay que reduscar por otros caminos, desde luego, para encontrar arte. Arte pedante y pedorro, sí. Arte gafapasta, vale, pero el único que realmente te conmociona, te sorprende, te violenta porque se queda dentro, hurgando, obligándote a reflexionar sobre esa nueva experiencia que ha supuesto el contacto con esa obra, con ese autor y su mundo, único, personal.
El cine se mueve rara vez por esas coordenadas, y más raramente lo hace sin renunciar al imperativo del embelesamiento. "El cine europeo es un coñazo" reza la máxima vox- populi. Y podemos añadir que el americano comercial es basura, que el independiente es previsible, que el filón latinoamericano ya huele... pues a la vista de Hierro-3, no todo está perdido. Oriente sigue siendo refugio. Y Hierro-3, una maravilla.
Kim Ki-duk, el cineasta surcoreano que ya suena, gracias sobre todo a "Primavera, verano, otoño, invierno...y primavera", plantea en Hierro-3 una película de admósferas inquietantes, sensuales, hermosas y desasosegantes. Su relato es una reflexión en forma de metáfora sobre esta sociedad peligrosamente aburguesada y donde ser y tener devienen una misma cosa. Nada más lejos de la realidad de ese joven ocupa, cuya única posesión es la voluntad de colarse en las pertenencias ajenas (sus casas, y de paso sus vidas, su memoria...) para mejorarlas (repara los electrodomésticos rotos, limpia, hace la colada).
Ese es el punto de partida de una historia dificilmente explicable en unas líneas (además, sería un error: hay que verla con la mirada virginal) que propone una bellísima historia de amor, de una sensualidad que nos es extraña en un panorama cinematográgico tan vacío como el presente, un canto al poder casi subliminal de la imagen en movimiento, una reflexión última sobre el cine como arte de lo fantástico: Hierro--3, con su inicial apariencia hiperrealista, es cine fantástico, en el fondo como todo el cine en su voluntad de encuadrar, ergo, seleccionar fragmentos de un todo (y con ello falseando). Salvo que ustedes conozcan a alguien que nunca jamás emite una palabra.
Si quieren ver cine de ese que emociona, sorprende, subyuga y desasosiega (esa capacidad de ser lírico, turbio y sensual a un tiempo, por cierto, queda perfectamente reflejada en ese cartel de la película que he encontrado en Google, el mejor amigo del blogger), cine del que pide un espectador activo (no es una película fácil,desde luego, exige atención, su discurso es abierto y flexible, nunca al dictado) dispuesto a enfrentarse a algo nuevo, valiente... Hierro-3 no os va a defraudar.
·····

19 octubre 2005





Watchmen, en una lista
.........................................................

Leo en La Carcel de papel que la revista Time ha incluido un tebeo entre los mejores libros en inglés de los últimos setenta y pico años.
Digo yo que no, que Watchmen es tebeo (y aporto una prueba irrefutable) ...


...pero, bueno, es publicidad, y laudatoria. Pues fenomenal.

16 octubre 2005

Código 46, de Michael Winterbottom.......................
Código 46 avanza con suavidad. Lentamente, Winterbottom nos despliega un futuro tecnológicamente cercano, una sociedad que avanza las posibilidades que plantea nuestro presente, afirmando para el futuro lo que hoy son dudas. Es un futuro frío, gris, donde el placer de la experiencia (el viaje, la huída,el sexo...) está rígidamente controlado, de un modo se diría totalitario. Por eso sus personajes, hundidos en lo que podríamos llamar una nueva Moral Neogenética, viven encerrados en sí mismos, desapasionados.
Es un futuro que no nos es presentado, más bien se va desvelando poco a poco, en las actuaciones de sus protagonistas, en sus movimientos y las causas de éstos. Un mundo retratado con una fotografía donde prima la profundidad de campo y las líneas de perspectiva claramente definidas, como simbolizando ese deseo de huír, de escapar, que generalmente es negado.
Con su dirección fría, su banda sonora ambiental, su magnífica fotografía y sus interpretaciones desapasionadas, Código 46 refleja un futuro a medio camino de Blade Runner, Gattaca, y una pesadilla burocrática, inorgánica, de metacrilato. Y al final recibimos una única moraleja: Sólo desde el amor y la pasión, sólo desde la sinrazón de los sentimientos, volveremos a ser plenos y realmente felices (servido, que conste, no necesariamente desde un Happy End hollywoodiense...a lo mejor -jeje, vamos... que no os quiero destripar nada-). La sociedad del bienestar llevada a sus últimas consecuencias terminará convirtiéndonos en estériles cascarones viviendo fachadas burguesas, como la familia y buena posición de William (Tim Robbins).
No estamos, no obstante, ante cine redondo (de ese que hay poco). El aire premeditadamente trascendente no siempre ayuda (de hecho puede distanciar), y el director parece recrearse en las imágenes, como si supiera que está marcando estilo fílmico. Mejor, como si se lo creyera (entre estar convencido y que así sea, media un trecho). Así hay, junto a imágenes realmente hermosas, escenas planificadas desde la autocomplacencia (como los encuentros sexuales o el baile, en principio sensual, finalmente aburrido, de María en la discoteca). Tampoco se muestra demasiado valiente el director al abordar una idea en principio sujerente: la globalización se manifiesta en este futuro en el empleo de todas las lenguas en muletillas desperdigadas aquí y allá de inglés (imagino que, en el original, castellano), italiano, árabe...¡hasta Agur, se dicen!. Pero el hallazgo queda en adorno floral, pues lo lógico, lo valiente al menos, sería construir una película enteramente políglota y avocada a ser editada con subtítulos. Eso daría un acabado radical y fascinante a ese futuro cercano, derivado directamente de nuestro presente.
Son algunos peros, que por supuesto no empañan las excelencias de Código 46, película que va a quedar como un puntal más que interesante dentro de la historia del género de la Ci-Fi.´
·····
(buenooo lo que he descubierto...¡iconos!...voy a cambiar todas las estrellitas de todas las entradas PERO YA)

15 octubre 2005

el flash:100 años de Little Nemo
.........................................................

Little Nemo de Winsor McCay Es una obra maestra. En sus prodigiosas páginas asistimos al nacimiento del cómic como lenguaje. Hoy, hace 100 años que se publicó en The New York Herald la primera página de este tebeo absolutamente maravilloso.


el flash: anonadado
.............................................................
Enlazo ésto, de La Carcel de Palel, porque no doy crédito a lo que leo.
Vamos, que alucino en colores. Sobre el nuevo Asterix.

14 octubre 2005


el flash: jugando a los errores
....................................................
En el blog de gonzo encuentro esta noticia, o coña, o... no se como llamarla... realmente cachonda, sobre cierta forma de entender esto del rock. Os recomiendo los enlaces.
Yo me la traigo a mi terreno para proponer un juego/adivinanza:encuentren las diferencias entre estas dos formas de entender qué es el rock, y adivinen cuál es mi favorita (y quien gane el juego, se llevará una palmadita en la espalda de incalculable valor). Del misterioso grupo que realmente me gusta de estos dos, prometo hablar con calma, a la que saquen disco. Del otro, una pista: nunca los he escuchado, ni ganas:

13 octubre 2005

el flash: tebeos y nostalgia
..............................................
Hace un par de días encontré en la tienda de unos buenos amigos, un tomito que recoge una historia del Doctor Extraño, maestro de las artes místicas. Ese tebeo lo recuerdo de mi infancia, así que me lo llevé para mi disfrute nostálgico.
El cómic está soberbiamente dibujado por Frank Brunner, buen dibujante, muy setentas, escuela Neal Adams (ergo realismo preciosista -compárense el Batman de Adams con el Dr. Extraño de Brunner-) .
La historia es una de superhéroes místicos en viaje astral psicotrónico total. Poco importa si es bueno o malo (aún no lo he leído), y es una lectura claramente infantil.


Qué puedo decir...este tipo de cosas son análogas a encontrar en el sótano de la casa de tus abuelos una vieja muñeca, una postal de infancia, un retal de algo que ya no es, un tiempo inocente, unos instantes de felicidad de un niño acomodado en el suelo de su cuarto, absorto en las aventuras de un místico con bigote.
Os regalo una página (delirante) del asunto:


12 octubre 2005

LISABÖ-Izkiriaturik aurkitu ditudan gurak ...............................................
El nuevo largo de los vascos Lisabö es otro prudente paso que afianza una carrera que, de perseverar, será la de uno de los grupos post hardcore más importantes del mundo. O mejor, de rock al límite. Porque el sonido Lisabö ya no entiende de etiquetas, sólo de pasión y ferocidad, de sonidos ásperos como lija, de sal en la herida.
Tras un primer LP tremendo y un mini que no le va a la zaga (lo que de él escuché, que no es todo), ahora se presentan reuniendo una serie de canciones, todas ellas en colaboración con otros artistas (Experience, Anari, Xabier Erkizia, Akauzazte, Carlos Desastre, Manta Ray... ), resultado de lo que se conoce como Pil Pil sesions, del sello Metak.
El resultado es un trabajo dificil, a veces poco soportable en su agónica
intensidad, pero que se disfruta desde el primer alarido, desde su brutal sonido (dos baterías). Y además se agradece una diversificación, lógica al tratarse de temas en colaboración con artistas de diferentes pelajes (e idiomas). Así se cuelan en su habitual martillo pilón el misterio de Manta Ray, la sensibilidad de Anari o el fragor intenso de Michel Cloup, de los franceses (e imprescindibles) Experience.
En definitiva, un disco que se tutea, sin complejos, con Shellac, con la cara más arisca de Bob Mould (aquel irrespirable "Beaster" firmado por Sugar), el ruidismo melódico de Sonic Youth o, incluso, por momentos, con el abrasivo metal de Neurosis.
Lo que es decir...
UUUUU

10 octubre 2005



el flash: Mirrormask



Mirrormask es la nueva peli de la productora Jim Henson (la de Barrio Sesamo, Cristal Osccuro...). La cinta la presentan hoy en Sitges. Es una historia fantástica fruto de la colaboración de Dave McKean a la direccción, y Neil Gaiman al guión, conocidos en el mundo del cómic y artistas de claro espíritu renacentista: En las carreras de ambos era cuestión de tiempo que hiciesen una película, y de lógica que se unieran para semejante empresa.
El resultado, ya lo habrán visto unos pocos privilegiados.
Nosotros, contentémonos con asombrarnos ante la impactante plástica de McKean en el cartel de la película...


...y en una foto de la misma.

Lo reconozco: Se me cae la baba.