29 diciembre 2005

UNA VEZ AL AÑO..................................................................................

Otro 31 de Diciembre, y toca señalar mis favoritos de 2005. Ya saben, es lo que es, tres nombres, que uno no da para listas. Son un tebeo, un disco y una peli. No son modelo de nada (y de hecho este año mucho menos...hay esa sensación de que me queda mucho por ver, leer, escuchar...) Ahora bien, de lo catado, de lo conocido, no lo duden: Son mis preferidos, los que mayores alegrías y asombros me han causado.

-Cine: difícil. Y persiste esa sensación de que nada me ha llenado del todo. Pero si tengo que destacar una película, esa es Hierro-3 de Kim Ki-Duk, donde conviven lo sórdido y lo lírico para contar una extraña historia de amor, de comprensión y de bondad. Bellísimo cine oriental. Les ofrezco un cartel alternativo al que colgué en la entrada de la peli. De menor belleza, pienso, que el elegido entonces.



-Música. Buena añada, con mucho donde elegir (y muchas más cosas interesantes que las reflejadas en este blog, la verdad). Pero mi elección es fácil: Sleater Kinney nos han regalado la loncha más adictiva de rock guerrero en "The Woods": aunando tradición y presente, mirando al futuro. Os cuelgo una foto en directo, rock sin trampa ni cartón gritado por tres mujeres.Mujeres guerreras.
-Cómic. Otra elección clara: El Fotógrafo de Guibert, una maravilla llamada a ser un clásico. Sin rubor: en unos años calibraremos su importancia por aspiraciones, osadía y resultados. Ésta es la portada de su segunda parte:

Pd. más información de cada "premiado", en su enlace (autoenlace, digo).

Pd 2: para ver el censo del año pasado, hagan clik aquí (he añadido fotos, que ya sé que es pobre reclamo, pero bueno... por si alguien repite, así se encuantra "algo más").

27 diciembre 2005

BROKEN SOCIAL SCENE-"Broken Social Scene"..........
B.S.S. son un coletivo canadiense formado el año 99, alrededor de Kevin Drew yBrendan Canning. Hacen rock, indie rock, podríamos decir.
Hasta aquí, todo normal, así que vamos al toro y consigamos en el lector el arqueo de cejas: en éste su último trabajo los Broken son una banda de... ¡17! miembros. Y no se matan. Y no suenan ni a Sinfónica de Viena ni a despropósito imposible ni a hippismo desfasado. Más bien cabría describirlos como la respuesta a la hipótesis: ¿Cómo sonarían Yo La Tengo si en vez de un trío fuesen una banda de diez con vocación expansiva, llegando a admitir cuantos músicos puedan aportar un nuevo matiz a su sonido?. Pues éso puede reflejar la música de los canadienses.
Su album de 2002, You forgot in people, ya parecía una cumbre, un discazo pletórico donde los últimos estilos del mejor rock convivían sin problemas, enriqueciendo un conjundo que transita entre el pop y el post, la fiebre guitarrera del noise, el punk, el rock clásico y la música de cámara. Todo perfumado con acierto melódico. Un disco sobresaliente que quedaría en cualquier discografía de otro grupo como un punto culminante.
Pero el caso de Broken Social Scene es muy otro. Su ética aperturista es un motor de creatividad, aviva su llama y nos depara la sorpresa que es su tercer disco: un más dificil todavía. Y un clarísimo "sí, se puede mejorar". Y lo consiguen con una obra próvida a la hora de regalarnos imaginación, sorpresa, clase, músculo, detallismo, fragor y caricias.
La cosa comienza con una intro de suave brisa, un post- rock que crece impetuoso y desemboca en el primer gran zarpazo del disco:Ibi Dreams of Pavement (a Better Day), ensordecedora, imposible unión de los fluidos sónicos de My Bloody Valentine y la urgente intensidad del emocore. Si ese tema de ruido blanco y gargantas dolidas no te atrapa, no desesperes, hay un montón de sobradas razones para perseverar: la dulzura de Major Label Debut (buen título), el intenso rock de Supperconnected, digno de unos Dinosaur Jr. desperezados, el ligerísimo herbor hip hop de Windsurfing Nation, la melodía perfecta de Swimmers, o los casi diez minutos de It' s All Gonna Break, cerrando el disco tomando la autovía que va del rock al cielo...
Lo meritorio, además, es que esta variedad no acabe en dispersión, sino en riqueza: Finalmente el sonido de Broken Social Scene es un todo orgánico, merced a su riqueza instrumental caleidoscópica, al trabajo férreo de la sección rítmica, y a un muy especial sentido de lo melódico.

No me resisto, por último, a dejar una última foto de una banda capaz de sacar en directo cinco guitarras eléctricas (se cuentan en la postal, lo aseguran los cronistas), combinarlas con sección de cuerdas y vientos, y no morir en el intento.

Sobresalientes.

¿Disco del año? O casi (la respuesta, el 31-XII)
UUUUU

25 diciembre 2005


recuperaciones navideñas...........................................
Las comidas navideñas, las reuniones familiares, es lo que tienen.
Recuperar este juguete maravilloso de un cajón polvoriento, en casa de mi tío. Volver a jugar sobre los mismos pliegos, los mismos cartones en que jugaron él y tantos otros niños, y yo mismo, hace años. El adivino Mágico: Elegir la pregunta del disco, reposarla en el eje central y dejar que el imán encuentre la respuesta, señalada por el dedo, la flecha. Magia de cuando nuestros padres eran críos que yo he reencontrado ayer.
El juguete existe en reediciones de coleccionista, magníficamente reproducidas. Creedme si os digo que no es lo mismo, que el original pesa años y años, niños y niños, momentos incontables.

Por cierto, asombra que en internet puedas encontrarlo todo, hasta una foto de este fabuloso juguete de los años veinte.

23 diciembre 2005

Un flash navideño:.
.................................................

Sintamos la fecha, empapémonos del buen espíritu navideño, leamos A Dickens... y tengamos todos (es un deseo)...
Felices fiestas

22 diciembre 2005


espíritu navideño...............................
Ya está en la calle, o a punto de llegar a sus librerías (sólo lo he visto anunciado como novedad en la red), lo que es, sin duda, el mejor cómic de la historia. Así de bruto lo digo, porque lo pienso.
The Spirit, a partir de este libro número 12 que enlaza con el momento en que su autor vuelve de la Gran Contienda Mundial, es una continua caja de sorpresas en el empleo de los recursos de la narrativa en imagen, compendio y perfección de todo lo hecho hasta entonces y laboratorio de pruebas de nuevas ideas (laboratorio del que todo lo obtenido fueron éxitos y hallazgos gozosos).
Lectura apropiada para infantes, para adolescentes y para todo adulto que sepa leer entre líneas, las de Spirit son pequeñas historias que esconden tras un marco genérico, a medio camino del noir y los superhéroes, un retrato social y humano tan poético como descarnado.
Divertido, emocionante, tierno, trepidante, reflexivo...The Spirit es el Everest del Noveno Arte.


Más sobre Eisner aquí.

21 diciembre 2005


se acercan las fiestas y hay que sobrellevarlo...
Pues inevitablemente nos hemos echado al monte... digo a la calle, que parece ya una auténtica selva amazónica, por lo intransitable. Son fechas, ya me entienden, para hacer, sobre todo, una cosa.
Y finalmente, cansado de luces y masas sin rostro y tarjetas sin fondo (pero secas) y mensajes cristianos por doquier, me refugio en el precristianismo más puro, gracias a la serie Roma (todos los martes hacia las 22, en Cuatro, y siguiendo esa manía estúpida de calzar dos capítulos seguidos), que cuanto menos se observa un esfuerzo por reflejar correctamente una época. No digo, sólo, sus hechos y personajes, ni siquiera las arquitecturas, la moda... digo el pensamiento, esa historia de lo privado de G. Duby. El balance es positivo, se van perfilando los personajes, hay pasta, se evita el modelo obvio (la recreación teatralizante del "Yo Claudio") y los actores están correctos (poco más).

19 diciembre 2005

EL FOTÓGRAFO 1, de Guibert, Lemercier y Lefèvre (Ed. Glenat)
En 1986 el fotógrafo francés Didier Lefèvre parte de París y se une a a un grupo de Médicos Sin Fronteras que presta sus servicios en el conflicto afgano / soviético. Fué así, y el fotógrafo se convirtió en testigo y documentalista de unos hechos que a nosotros, en nuestros palacios de cristal, nos mueven al respeto y a la reverencia: Médicos Sin Fronteras, el nombre, suscita por sí sólo sentimientos de admiración e interés, por lo que significa su labor, por la luz que aporta para entender un mundo en el que unos cuantos somos los privilegiados. Los señoritos.
Guibert es un historietista a quien diría le es afín trabajar sobre experiencias ajenas (ya lo hizo en La Guerra de Alan, obra que, todo sea dicho, no he leído), y en El Fotógrafo (2003), en estrecha colaboración con Lefèvre, lleva a las viñetas las vivencias afganas del fotógrafo francés, convirtiéndose en cronista de unos hechos verídicos y fascinantes.
Vale, eso ya es un motivo para comprar este tebeo, su tema es actual, y atractivo.
El otro, es la impactante combinación que propone al incluir las instantáneas entremezcladas con las viñetas. El efecto inmediato resulta impactante merced no solamente al hipnótico contraste (haced la prueba, acercaros a la librería y hojeadlo sin más), también por el fabuloso diseño de cada página, el cuidado en el montaje del material fotográfico y cómo combina con las viñetas y los bloques de texto.
Pero definitivamente lo que me mueve a recomendar este tebeo sin reservas es su calidad como historieta, su resolución a la hora de aportar nuevas vías (no abunda el Tebeo Documental) y soluciones atrevidas. Porque resulta fascinante el contraste entre la imagen captada (la fotografía) y la imagen narrativa (la narración de los hechos -hechos que contemplamos en las fotos- en sucesión de viñetas...en historieta, pues) y ese juego de espejos dialoga con la sustancia del noveno arte, y con la esencia del octavo, con una hondura encomiable.
Resulta fascinante comprobar cómo la fotografia es efectivamente testimonio, pero en su quieta presencia reclama de la ayuda de esas viñetas de trazos sencillos, donde el dibujo, realista en su base, se lleva a extremos de sencillez, de esencia, realmente sorprendentes. Y son las viñetas las que definitivamente nos transportan a la realidad de lo narrado. Porque ese es el gobierno de la historieta, la narrativa, la evocación de una historia a través de imágenes. Los colores, las numeosas escenas desprovistas de fondos (y siempre en contraste con la misma escena en fotografía...insisto en la fascinación del juego de espejos), los textos de apoyo que se convierten en un tercer vértice (foto, cómic, y literatura)... al final te das cuanta de que El Fotógrafo, además de contar una historia verídica e impactante, es un diálogo con el lector donde se pone en liza la esencia de las artes, lo que de diferentes tienen y cómo pueden resultar complementarias si se comprenden sus diversas particularidades y esencias.
Ya hay dos tomos en la calle de un total, creo, de tres. El segundo me espera impaciente para ser devorado. seguro que no me defrauda.
(((((

18 diciembre 2005



Soy el que menos sabe de televisión .....
Mañana de paseos y senderos, gracias al buen tiempo. Entre subidas y reposos hablamos de todo un poco y quiero hacerles partícipes de uno de los asuntos, por si opinan.
De lo mucho o poco que he visto en la cadena Cuatro, hay una sección del concurso "Soy el que más sabe de televisión del mundo" que cuanto menos me repugna.


En el mismo, es el público el que opina de esta tele que tenemos: un público variado, en el que se nos cuelan un par de individuos curiosos. Piensen en un veinteañero, vístanlo y péinenlo total fashion, por favor, y por último agréguenle expersión adusta y tono trascendente, mientras suelta con alegría alguna lindeza del calibre:
-Aquí hay tomate es la verdadera revolución catódica de nuestro tiempo. Ellos, (por el mariquita resabido y la neumática, y no se me ofenda nadie, por favor) representan la revolución del neoperiodismo visceral...
Y otras gilipolleces para engalanar de falsa trascendencia lo que es simplemente una caca que contamina, aborrega, anestesia modales y modos de conducta y deriva la atención hacia unos individuos y asuntos (que si las folclóricas son bolleras, que mire usted lo que me importa, y, supongo, más chorradas de esas, que confieso no ser seguidor del programa) que ni deberían importarnos ni deberían sacar el (obvio) beneficio económico de ese circo de lo mediocre.

Así vamos, habla de la caca, di que es un manjar, pero hazlo con pedantería y ya cuela. OK, pues que la mierda se la coman en su casa y que les aproveche, pero me irrita que, si hasta ahora la tele llegaba como mucho a reirse de la cultura, de lo bueno que es ser inquieto, leer, ver, conocer y aprender...ahora, al revés, nos defienden lo indefendible desde usos y formas forzadamente "cultas" y "entendidas", desde frases conspicuas y palabrería altisonante.Táctica, estarán con menda, mucho más venenosa, que no sutil.

Pues vale, yo a lo mío, a mis tebeos, que son cosas de niños, a mi cine mudo, que es muy aburrido y en blanco y negro, o a mi música, que es muy rara y a veces, fíjate, no cantan, cómo puede ser eso, y a mis lecturas varias. Que sí, que yo contento.

Prefiero ser quien menos sepa de esta tele de mierda.

15 diciembre 2005

se abre la veda (villancico irónico)..............
Estodigo inaugura el período navideño 2005/2006. Tiempo de paz, amor, regalos, y muchas felicitaciones. Pasear desde ya por los máximos centros comerciales de sus Metropolis se convierte, por real decreto, en un placer festivo, un acto de amor, una relajación para las gentes de bien. Observen la estampa, tan navideña, que les ofrezco ¿no están deseando que lleguen este sábado y, más aún, este domingo (ese domingo especial del año en que todas las sus tiendas favoritas abren, deleite del consumo nativideño) para pasear relajadamente por esas calles tranquilas y engalanadas como mandan las fechas?
LA GUERRA DE LOS MUNDOS, de Steven Spielberg.
Spielberg, cada vez más, me parece un caso único en la historia del cine. En su figura se unen varios modelos de directores, confluyen con naturalidad el populismo de Capra, el espectáculo de George Lucas, y el aura autoral de Coppola. Todo, casi siempre, bañado con la luz del éxito seguro, ya no solo merced al poderoso aparato promocional, sino a la significancia de su firma.
El Midas de Hollywood navega entre una faceta de autor trascendente y otra de demiurgo de aparatosos divertimentos; combina la intrascendencia de Parque Jurásico con el tono moral de Salvar al soldado Ryan, mueve los resortes de la imaginación preadolescente (E.T.) con igual habilidad que encandila la conciencia colectiva (La lista de Schlinder, simplona y esquemática, pero que arrasó entre los mass media).
En la última década nos ha regalado desde divertimentos con clase (Atrápame si puedes) hasta relatos morales futuristas (I.A.) que compendian lo mejor de su carrera, siempre entre superproducciones de papel cuché de trascendentes alegatos, y el cine basura entendido como género (la saga dinosáurica).
Y ahora nos trae a los extraterrestres, otra vez, a la tierra.
Desconozco la novela original, lo que nos evita el engorroso (y siempre innecesario, nos debemos a la autonomía de las artes) elemento comparativo y nos centra en la endemoniada habilidad de Spielberg para dirigir, su auténtico As en la manga.
Porque al final éso es lo que encandila, esa capacidad para mover los hilos como un prestidigitador, la facilidad para, dominando el tempo narrativo, manejar al espectador, siempre por los caminos que él elige, sean el terror (ese "terror para todos" que domina como nadie desde Tiburón), el humor (poco de eso hay en La Guerra de los Mundos, y quizá en este caso sean las escenas más flojas, innecesarias) o la sensiblería más descarada (un final de lagrimita inevitable a la vez que breve, gracias al cielo).
La primera hora de esta cinta es una apabullante lección de cine, síntesis de presentación de personajes y precendentes (justas pinceladas que delimitan sin sobreescribir...aquí el elemento humano pierde la partida ante un catastrofismo de proporciones bíblicas, telúrico) y una demostración de clase, de cómo mostrar lo que ya tantas veces ha sido contado en imágenes, de un modo no diré nuevo, pero sí electrizante. Así, impresiona esa escapada en coche inicial, histérica, rodada desde el exterior del vehículo, a golpes de cámara acorralantes, o la manifestación casi elíptica del enemigo marciano, durante bastante tiempo sólo visto a través de reflejos en espejos y cristales.
Puede ser, cierto, que algunos pasajes sobren, que Tom Cruise en determinados momentos sobreactúe o que la historia en sí no nos interese (¿que no nos interese una de marcianos? nooo, a mí me chifla), pero lo innegable es que Spielberg es, a día de hoy, un maestro en su oficio, uno de los pocos líderes del Hollywood contemporáneo que antepone la gramática cinematográfica a los efectos especiales (por otro lado impresionantes, claro) y que, hasta en sus proyectos más fallidos es capaz de destilar solucciones de buen cine.
Poco fallo hay aquí: En La Guerra de los Mundos, película que pasa en un suspiro, amén de no estirarse en su metraje más allá de lo justo (poco más de 100 minutos), ese buen cine se lo encuentra uno a sacos.
·····

14 diciembre 2005


Discos ocultos:350 obras maestras de la música contemporánea por descubrir , por Juan Vitoria



Comentaba el otro día Eduard aquí de este libro como alternativa a los 1001. Respondía yo que aún no lo había catado. Bien, ayer me volví a pasar por la librería y ya está visto. ¿Y?.
Hombre, es una selección menos discutible, por no decir llanamente acertada. Pero ésto es otra cosa. En primer lugar el juego aquí es de uno, no de una encuesta entre muchos. Y, como sospechaba, es un libro más elitista (lo cual, pozí, implica que es una selección mucho mejor que la ofrecida por 1001 discos, donde se mezclan churras con merinas de un modo insultante). Pero es recomendación, yo diría, para los gourmets de la música, para los que de esto ya saben.
Lo es en tanto que desatiende a toda referencia obvia (Beatles o Bowie, para entendernos) y se centra en tesoros ocultos (Spacemen 3, los Nirvana de los 60...)que pueden ir de lo verdaderamente imprescindible a notas al margen que vienen a completar panoramas. En este sentido es ilógico conocer de los mentados Nirvana y no saber ni por asomo de, por ejemplo, el primer disco de Pink Floyd, un inevitable punto de fuga para la psicodelia (mmm...suponiendo que no se mente este disco, claro...bueno, es un ejemplo, con él ya me entienden).
Por eso, y siempre desde la cautela del mero vistazo (más o menos atento), recomiendo Discos olvidados por su osadía y acierto, por el buen gusto y el enciclopedismo (hay ahí dentro nombres, no pocos, que me sonaron a chino mandarín), pero siempre y cuando ya te resulten familiares bandas y discos como T Rex,Surrealistic Pillow, Hüsker Dü, Screamadelica, Television, Evol o Tortoise. De lo contrario, estás empezando la casa por el tejado.
Eso sí, gran portada, que no se de qué me suena :)

13 diciembre 2005

el flash de ayer.......................................
Pues qué le vamos a hacer...me planto ayer mismito ante la caja catódica por el asunto ese de los 4400, a ver qué cuecen, y...como que no, que se ve muy teleserie, muy sábado y domingo por la tarde.
Sobre un argumento tópico que da, a lo sumo, para un doble capítulo de Expediente X, con actores normalitos y un diseño de producción más bien soso, nos han vendido la moto. La verdad, llegé tarde, y no lo lamenté.Y me fui a la cama antes de su final (lógico, dado que nos colaron unos seis mil capítulos en una sola tanda, que no entiendo yo esas tácticas, pero...). Tampoco hoy creo que la siga viendo. A ver Roma, la de Cuatro.

Y algo de música, viejas glorias.

Ando yo de escuchas añejas, de cuando el noise lo perpetraban tipos chungos, no niños bonitos. Si sólo con ver las fotos de esos angelitos ya da rollito. No lo digo por ninguna parafernalia a lo Heavy, lo pienso por esas miradas cansinas, esa pose perezosa, ese desdén... El rock debería ser coto de malas compañías, ¿no creen?.
Santos varones (y damas)

11 diciembre 2005

Pequeñas novedades alrededor. .................................................................
Matices, un nuevo nombre (más popular en los bloggers...), un improbable retrato (abajo, en "About me")...

10 diciembre 2005

M.I.A.-"Arular" .............................................................................................
Tengo que reconocer que lo mío no es el Hip-Hop. Salvo sobre papel no conozco mucho más que lo inevitable (Public Enemy allá, Mala Rodriguez aquí) y poco más. Además cuando lo intento desde mi mejor predisposición, pues no suelo acabar demasiado convencido, supongo que son las cosas del hermetismo de ciertos códigos propios al género. Vamos, como los superhéroes, que como ya saben, sí que disfruto, pero entiendo que no son accesibles a todo el personal... que hay que conocer algunas cosas y romper algunos prejuicios para disfrutar su juego
Últimamente se habla mucho (bueno, en Esa revista...) de valores frescos en eso del rapeo, que si Common, que si Kayne West...pero a mí quien me ha atrapado es una chavala que ha conseguido que disfrute como un loco con el género.
Maya Arulprasagam, 27 años años, sangre hindú, M.I.A. (Missing In Action) para los foros musiqueros, firma un debut que es un bombazo. Desata su verbo afilado y comprometido, rapea de un modo fascinante y juguetón, borda himnos con facilidad pasmosa, samplea con imaginación (bueno, eso su novio Diplo), y nos brinda ese disco de Hip Hop que va a gustar a quien no guste del Hip Hop.
Porque "Arular" viene para triunfar; Es música victoriosa, ritmos incansables, sonido chispeante inteligentemente producido (imaginación, gusto), es una voz que no naufraga en el flow ni en el uso de sonidos propios de folklores orientales, es una llamada vitalista a bailar sin dejar de pensar (pensar en la explotación machista, en la guerra, en el turismo sexual, en...), y lo hace en inglés, en tamil, y en cockney y slang neoyorkino sin inmutarse, sabedora de que tiene la mano ganadora: más singles imbatibles por minuto que ningun otro LP del año. Y es rap, sí, pero también pop, y música étnica, y sampladelia, y...


Sólo escuchen Galang, el (falso) cierre de Arular; es suficiente para caer fascinado. Y sí, hay más como ésa en este disco que, abajo los prejuicios, merece ser tenido en cuenta aunque seas fan del rock más auténtico y ultrapose del universo. Porque es una granada de colores que te estalla en los morros.


Por cierto, el collage de la portada es obra de la propia Maya, que también se defiende en esto de las artes plásticas (ha expuesto su obra, la chica)
UUUUU

09 diciembre 2005



carta a los Reyes Magos........................


Queridas amigas, este año no hay duda. El regalo es claro.
La revista francesa (francesísima, intuyo) para mujeres urbanitas y liberales Jalouse regala con su número de Diciembre de 2005 un práctico vibrador para que nunca os sintáis solas o aburridas.
Además la portada, oigan, es un divertimento pícaro sin par, un rasca (y pica) de lo más sujerente para vosotras.
O vosotros, claro. Va con gustos.
En fin, unas risas...

08 diciembre 2005



Listitas.......................................................................

Como se acerca Navidad, Estodigo Obra Social pone a su disposición dos posibilidades de regalo bonito, noble adorno bibliográfico de estantería y a la par de tamaño discreto. Bien es cierto que si no eres defensor de las listas pues este flash no es para tí.
El otro día estuve ojeando dos libros, de 21x16 cm, tapa dura con sobrecubiertas y casi mil páginas profusamente ilustradas, que responden a los ridículos nombres de Los 1001 discos/películas que hay que escuchar/ver antes de morir(Ed Grijalbo). Repasos cronológicos y hasta ayer mismo (sin exagerar, se comentan el disco de M.I.A., pronto en sus pantallas en Estodigo, y Million Dollar Baby)

Vale, pues ya se puede hacer uno una idea. A menda le divierten estos listados, son fuente de nuevos descubrimientos y azuzan la curiosidad o el recuerdo, sobre todo si las listas responden a un criterio defendible.
¿Y cuál es aquí el criterio?.¿es defendible? Pues resumiendo, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Vamos, que vale que se comenten indiscutibles del calibre de Beatles,Billie Wilder, Miles Davis, Coppola, Dylan, Griffith o Bowie. También agrada que se sepa de Spiritualized, Jim Jarmus, Wilco, Yimou o Happy Mondays, que han dado obras importantes lejos del circuito del salchicherío comercialoide. Pero también se destacan esos Grandes Clásicos Mediocres ("jebi" marulo y rancio, blockbuster made in Hollywood de la peor ralea,progresivos infumbles...), obras menores como Get Behind me Satan de los White Stripes o Gladiator (dentro de la propia obra de sus autores) y bazofia impensable para aparecer en ningún listado de "Lo Mejor" como Britney Spears o Top Gun. Todo acompañado de ausencias lamentables (destacar a Sigur Ros y olvidarse de Mogwai, por ejemplo, es un agravio comparativo de primer orden, como lo es ni mentar Olvidate de mí pero reseñar El club de los cinco).
Así, digamos que son éstas dos listas donde lo comercial y lo artístico no se anulan. Digamos, mejor, que si uno está tan loco como para agenciarse esos 2002 trabajos, pues obviamente tendrá una idea muy fundamentada de lo que el cine y la música del siglo XX han dado de sí. Lo bueno y lo malo.
De todos modos,funcionan como regalo y fuente de muchas lecturas, dos simpáticos y atractivos objetos al módico precio de... 35 €.

07 diciembre 2005


un adiós ....................................................
Ayer se podía leer en El Pais: Qué grande es el cine, de Jose Luis Garci, deja de emitirse tras diez años de regalarnos buenas películas. Y es una pena, porque vale que sus Obras Maestras no siempre lo eran tanto, o que el tono de su tertulia se puede atragantar a según quién. Tampoco hay que obviar la realidad de que esos tertulianos de pipa y pose muchas veces divagaban y el espectador acababa con la sensación de que esos señores, muy entendidos y tal, no le habían contado nada del estilo fílmico, de las soluciones narrativas o las ideas estéticas puestas en juego por el director en la peli...
...pero la verdad es que Que Grande... era un gran programa de cine. De los que nunca hay suficientes.
Una pena, pero, en fin, esperemos que el formato sea recogido en una nueva propuesta similar.
Por ahora, sepan que el último programa grabado (desconozco fechas de emisión) nos invita a ver Fresas Salvajes de Bergman.

06 diciembre 2005

ANIMAL COLLECTIVE-Feels
A ver, que alguien me diga de qué OVNI han salido estos pirados.
Porque si algo tengo claro es que la música que perpetran no es de este mundo.
Si buscas referencias en internet, o en la prensa escrita, leerás a menudo que Feels es calificado como folk alucinado, pero yo lo dejaría en alucinado. A secas. Y alucinante, sin duda, porque el Colectivo Animal afincado en Nueva York es, ante todo, una probeta de sonidos imposibles, una burbujeante caja de música sumergida en una botella de gaseosa. De fondo, cierto, late un corazón American Roots, folkie, country incluso, así como el poso de todas las drogas que se consumieron en la California de los sesenta, concentradas en cuatro cabecitas que, reitero, son de otro planeta.
Pero no se lleven a engaño: el grupo encabezado por Panda Bear y Avey Tare (menudos nombrecitos) no son ningunos recién llegados, y en su haber cuentan con media docena de LPs certificando que los resultados obtenidos en Feels son fruto de un trabajo constante (y de una personalidad única) que se inició con el interesante "Spirit they gone, spirit they vanished" (2000). No obstante, navegar en su discografía puede ser peligroso (experimental es una palabra que se queda corta a la hora de calificar alguno de sus desvaríos), por lo que recomiendo centrarse en este su último trabajo, donde toda su excentricidad (a la que no renuncian) se perfuma con melodías incontestables, aromas folk, duermevelas psicodélicos y sonidos inéditos.
"Feels" aranca inmejorablemente con Did you see the world, un chispazo que recupera la magia de los primeros Mercury Rev despojada de los muros de ruido (aunque Animal Collective no desprecian la distorsión, muy al contrario), y no baja el listón, entre remansos flotantes (los ocho minutos largos de Banshee beat), cabalgadas rítmicas entre el síncope y la euforia (Turn into something) y caidas histéricas (Grass) que no dan respiro al sentido de la sorpresa (cacofonías, voces superpuestas, guitarras etéreas, pajaritos, sonidos imposibles, inventados...) .
Definitivamente, Feels es un trabajo que nos abre hoy una puerta a un futuro que, como tantas veces ha ocurrido ya, no volverá a ser cruzada más que por unos pocos valientes dentro de mucho tiempo.
UUUUU

02 diciembre 2005

LA TORRE BLANCA, Auladell

Pablo Auladell es uno de nuestros autores presentes que está consiguiendo, con Durán o Valenzuela, hacer de la escena tebeística patria un panorama sólido y esperanzador. Sin llegar a la rotunda confirmación de los otros dos citados (autores, cada uno en su estilo, que recomiendo, si bien apenas los he picoteado, si comparo lo leído con su ingente producción), sus trabajos van abriéndose entre claras influencias hacia un espacio de lirismo personal.
La Torre Blanca es un canto a lo sensual, una aproximación, mediante colores, trazos, y narrativa reposada, a un mundo de vivencias, aromas, calores juveniles y recuerdos difusos, un tapiz sobre el que se desgrana una historia sencilla, breve y muy común, un retorno a un momento y un lugar por parte de un adulto que busca reencontrar esa felicidad, ese unicornio, símbolo de lo que se busca, de lo que se desea y nunca se puede aprehender...pues a la postre es una quimera, un imposible que se fue, se perdió entre los pliegues de la vida.
Hay que detenerse en las viñetas y en los detalles de este tebeo para sentirlo como propio, y no es dificil impregnar los sentidos de lo que sus tintas y acuarelas (supongo que son acuarleas, diría, vamos) nos ofrecen, como un frutero repleto y cercano, que inunda suavemente de color y aromas.
Así, mágicas, son las páginas de La torre blanca, y sólo por eso se perdona al autor el tono, acaso pedante, quizá simplemente intelectual, así como las clarísimas referencias a la plástica de Castells o Dave McKean o a los tonos de la narrativa de Neil Gaiman. No obstante, y vista su anterior El camino del titiritero, esas influencias son cada vez mejor asumidas... Auladell crece, es autor en formación, y por ello puede darnos obras aún mayores. Por personalidad (aún en pulido) y hondura (evitando el peligro del amaneramiento, que a veces asoma).
((((((