07 enero 2006

GREGORY, de Mark Hempel.
Gregory es un niño encerrado en un manicomio, viviendo en su celda acolchada, preso en una camisa de fuerza. Loco. Autista.
Lo demás, en Gregory, hay que ponerlo en duda. No nos deja del todo claro Hempel si la compañía, la negra rata Herrman Vermin, locuaz y vitriólica, es producto de su imaginación; si todo lo que rodea a Gregory no es producto de su locura o si estamos ante una fábula, una suerte de anti-parábola en que realmente un roedor muere y resucita continuamente. O si no debemos plantearnos nada, sólo dejarnos llevar por la narración, por esos relatos breves, crueles, disparatados y tiernos a la vez, que ponen en solfá la bondad humana, la sensatez de los adultos, la eficacia de la sanidad en Estados Unidos, el valor de la auténtica libertad personal, y otros asuntos de similar enjundia. Siempre,eso sí, todo deformado por ese humor disparatado digno de un Groucho Marx desatado, atiborrado de anfetas y psicotrópicos, delirante.
Gregory, la reciente edición de Planeta, recopila los varios tomos editados en Estados Unidos desde los últimos ochenta, y testimonia que, dentro de esa industria del ´comic-boock de ética y valores artísticos tan parecidos a los de Hollywood (creatividad escasa+beneficios económicos rápidos) existen francotiradores con ganas de contar cosas, desde su óptica, que será opaca o irritante, para según quien, pero, indudablemente, es personal y única.
Si además resulta que Hempel es un monstruo del dibujo (sencillo, escueto, pero de máxima expresividad) y un portentoso diseñador de páginas donde hay que destacar su puesta en escena, sus angulaciones violentas, los numerosos hallazgos en la construcción de viñetas que va de lo clásico a la clara voluntad rupturista... pues nos encontramos, finalmente, ante un tebeo inmejorable (bueno, no: es mejor Tug & Buster, o casi, otra obra de...Marc Hempel).
(((((

2 comentarios:

fnaranjo dijo...

¿Tug y buster?

No... Gregory, sin duda. Lo mejor de Hempel.

Gregory...

Ah... todavía me acuerdo de la impresión, cuando lo leí por vez primera... Un puñetazo, una patada en el vientre...

Gregory mola. Sin discusión.

Señor Punch dijo...

Si en el fondo, y es lo bueno, son dos trabajos distintos, o que persiguen fines distintos. Tug es más descacharrante, cínico y salvaje, quizás (bueno, salvaje lo son ambos), Gregory deja un poso distinto, una amargura...
en fin, un autor de los que vale la pena reivindicar en su movimiento, su búsqueda. Es Personalísimo pero no estancado.
No entiendo, por cierto, qué pinta en Sandman, que vale, no me desagrada el tebeo, pero no es ésto, no...