18 enero 2006



(a veces) sí que es grande, sí...

Los actores, un plantel de los que ya no quedan.
Los personajes, estilizados, clásicos.
La situación, la claustrofobia, la tensión, el calor húmedo e insoportable.
Y un hombre en lucha con sus fantasmas y, a la vez, dominando la situación.
Qué peliculón que me he visto (en dos sesiones, cosas de la vida moderna, que diría, efectivamente, que los hombres grises de Momo nos roban el tiempo), señor, qué peliculón.

No hay comentarios: