23 febrero 2006

LIGHTNING BOLT-“Hypermagic mountain”

Madre mía: ¿De dónde han salido estos animales? ¿Conocen las autoridades sanitarias USA de tamaño artefacto? Seguro que no, porque ésto, en según qué volúmenes y circunstancias, debe ser cualquier cosa menos inocuo.
Para empezar, hay que preguntarse si lo que leo es posible: ¿tódo este pollo lo arman dos tipos, sólo dos, con una batería y un bajo?. Claro, hombre, es lo que tienen los cócteles Molotov, son tan destructivos como básicos.
Y en segundo lugar, dejemos algo claro: aquí ni vale la pena hablar de las canciones (jaja), matices (jajaja) o cualquier otro asidero. Déjalo en que te la meten gorda o a toda leche, pero siempre afilada y oxidada, que es más doloroso.
Hypermagic Mountain es una barrabasada que se merienda el metal y el hardcore más salvajes y regurgita un monstruo veloz, extremo, free, donde se suceden los hostiazos sonoros, las repeticiones frenopáticas, las voces distorsionadas, el ruido y toda la furia a la que no han sabido llegar ni Slayer ni los primeros Hüsker Dü. Vamos, que lo de Lightning Bolt no es plato para todos los paladares, hasta me atrevería a decir que para escuchar Hypermagic Mountain se requiere de su momento y que no siempre van a entrar (de hecho, puede que muy pocas veces lo haga).
Pero si encuentras el puntito extremo en tu vida, vas a disfrutarlo más que una montaña rusa dentro de un volcán.
Qué castañazo.
UUUUU

1 comentario:

Little Nemo's Kat dijo...

Asombroso, amigo Punch, se nos cruzan las referencias hasta lo paranormal. ¡Da gusto compartir afinidades cómico-musicales con usted (aunque a mí éstos me dan miedo, ¡es usted un punkarra :)

PS. Claro, y la portada de Chippendale.