26 marzo 2006

grapas curiosas

Bondad graciosa. Las editoriales de tebeos superheróicos buscan el prestigio fuera del gremio: cineastas como Kevin Smith (Clerks, Persiguiendo a Amy...), autores televisivos como Wheddon o Strazsinsky, novelistas domo Rucka (especializado en novela negra)...
Pues la última cusiosidad se incorpora a esta versión Ultimate (remozada, vamos, para los XXI Century Boys)del clásico Hombre de Hierro que guioniza (o destroza, no lo he leído, ni francamente voy a hacerlo), Orson Scott Card, afamado escritor de ciencia ficción (buscar en Google es perderse en miles de entradas).
Les informo, por la cuiosidad, de que el asunto ya está en los quioscos y librerías especializadas. Si algún lector tiene a bien comentar los resultados, bienvenido sea. Yo, ni idea (y ni ganas, repito).

4 comentarios:

Lobo dijo...

Te puedo asegurar que el mormón, sí, el muy cabrón es mormón xD, es muy bueno. Seguro que lo hace bien aunque, por desgracia, no creo que "guionista" sea el término adecucado. Seguro que solo le dejan "adaptar" los dialogos de una historia dada de antemano de la mejor manera posible.

Señor Punch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
fnaranjo dijo...

Fui adicto a este señor durante un tiempo. Me cansó, en su momento: se dejó llevar por su tendencia a estirarlo todo más de lo prudente.

Este tebeo (que no sé cómo habrá escrito, aunque el argumento sí huele a cosa propia, como los diálogos) padece de su peor vicio: perderse en minucias que no conducen a nada. Lo leí en inglés y... qué quieren, me dejó igual que al principio. Frío, frío...

(Y, para colmo, no acaba. Así, como lo oyen: queda todo en un continuará de los de folletín viejo... que se resolverá, o eso dicen, en otra serie, no sé si regular o no...)

Señor Punch dijo...

Recompongo mi comment, sólo para congratularme de ambas opiniones. Gracias por los comentarios, y quien os lee que decida si le puede interesar o no este tebeo.
Yo, en mis trece, que cada vez soy más perezoso con los superhéroes, no tengo intención de catarlo.