24 marzo 2006

sin bombas

Carpe diem. Por ahora.
Ya más adelante se verá si la cosa fue una trampa, si sale bien o sale mal, y por qué.
Ya, si todo se tuerce o todo es falso, saldrán contentos los aprendices de agorero, con sus "yo ya...".
Por ahora, pues oye, comienza un tiempo sin bombas. Y eso es bueno.

No hay comentarios: