23 mayo 2006

THE SANDMAN, de Neil Gaiman y varios ilustradores.

Planeta estrena en el Saló de Barcelona la serie The Sandman, del guionista Neil Gaiman y varios dubujantes, en entregas mensuales a razón de dos números americanos en cada ejemplar. Buen precio (menos de 4 €) y una inmejorable oportunidad para acercarse al mundo de las viñetas seriadas.
The Sandman, como Batman o X-men, nació como serie regular, pero su autor insiste desde el principio que su historia culmina y finaliza. Así fue, y la historia concluye en el número 75 americano. Calculemos pues, para España, que la colección se alargará durante unos tres años, mes a mes. El neófito no se debe asustar: pronto se sentirá enganchado por la trama y feliz de su continuidad, pues a diferencia de un tebeo cualquiera de superhéroes, se advierte (con fascinación) que la obra es un todo orgánico, como una voluminosa novela seriada en entregas a la manera de un Dumas.
The Sandman es una ficción que navega entre géneros, si bien podemos definirla como fantástica (de un modo muy sui géneris, ciertamente). Es la historia de Morfeo, el señor de los sueños, Sueño mismo, y la de sus hermanos y hermanas, una familia de dioses disfuncional.
Sí, así opera el británico, juntando con habilidad contrapuestos como un retrato de la divinidad desde una óptica posmoderna: los dioses padecen desarreglos emocionales y lo mitológico convive cómodamente con lo urbanita y lo mundano; por The Sandman desfilarán hombres y ángeles, dioses y asesinos, gatos y califas, duendes y escritores, personajes históricos e inventados, una red de criaturas recuperadas de folklores diversos (Gaiman recicla con habilidad) que viven bajo la presencia inevitable de Los Eternos: Sueño, Muerte, Destino, Deseo, Desespero y Delirio (y antes también Destrucción, pero eso fue hace mucho tiempo).
Todo lo dicho lo narra el británico con prosa de marcado acento literario, engalanada y florida, con diálogos habilmente efectistas y con un ritmo pausado y lírico, que no moroso. Gaiman se detiene en los detalles, en la caracterización de sus personajes, en un desarrollo global, en una historia-río que avanza tranquila, primero planteando la situación, presentando los actores del drama, después desencadenando los acontecimientos que, finalmente, desembocan en el cierre de la serie. Por el camino desperdiga pistas que serán claves, secundarios que serán protagonistas, y reencuentros que serán punto de inflexión en el devenir de la historia de Morfeo de los Eternos.
La historia la ilustran una variedead de dibujantes, mayormente funcionales, en no pocos casos bastante pobres, lo que no resta unidad a Sandman: Éste es un cómic de guionista, por encima de todo.
En todo caso, hay que hablar por último del fenómeno mediático que supuso este tebeo: La historia del Arenero se convirtió en un éxito de ventas que atrajo a un lector adulto a los cómics americanos, y en especial destacó por ser leído por mujeres que no leen cómics, y todo ello gracias a su estética “fashion” y posmoderna, y por su desapego de los estigmas autorreferenciales propios de los tebeos USA en beneficio de un astuto reciclaje de fuentes ajenas al medio (literarias, mitológicas, de la cultura mass-media…).
Así pronto se empezó a idolatrar a la figura de Gaiman ("Gaiman es Dios", me llegaron a decir). Y no es eso, creo. Sobre todo porque el elogio desmedido generalizado desubica, extrema posturas y al final, si buscas referentes teóricos sobre el escritor de Porchester, encuentras elogios desmedidos o ataques radicales.
No: Gaiman acierta en su enfoque, en su idea de lo que debería ser un cómic seriado para adultos. Sabe arrastrar y sabe trufar su historia de un laberinto de referencias cultas que no entorpecen la lectura (acaso, la enriquecen). Dialoga y escribe de un modo basculante (o lo borda o se pasa tres pueblos y resulta efectista y poco funcional), y es al tiempo imaginativo y poco inventivo (clara característica del reciclaje postmodernista que tan bien ejemplifica Sandman). Entretiene, a veces con resultados notables, otras con amaneramientos acaso vacuos. Pero la calidad media de Sandman es alta. Muy alta, pese a los peros enumerados, y creo que el viaje, para el lector que desconozca esta serie, será grato.

Por animar y hacer un poco, y humildemente, de lazarillo, he decidido montar Sobre Sandman, para ir comentando y anotando (nada exhaustivo, y simplemente con la intención de animaros a seguir o comenzar la lectura de Sandman y planteéis, si acaso, vuestras impresiones en los Comentarios) cada nuevo número, desde el primero y mes a mes.
Éste es el sitio.
Dulces sueños.


Cuando sueñas, a veces recuerdas. Cuando despiertas, siempre olvidas

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tengo la edición de Norma en cartoné, y a excepción del 3 (pendiente de recoger en mi librero) y el 10 (pendiente de leer) para mí Sandman ha supuesto una experiencia muy hermosa.
Es cierto que hay muchos comics mejores que Sandman, pero esta y Corto Maltés son las dos series que me han producido una sensación de “volar y sentirme libre”.
Reconozco que me ha marcado, y eso que la empezé con Zinco y no me entraba…y ahora con 30 y pico, ya ves.
El problema de la edición de Planeta es que vamos a tener que esperar unos meses para ver la gran evolución de la serie.
Creo “Preludios y Nocturnos” va tambaleándose pero a partir del capítulo “El son de sus alas” esta serie explota.

Señor Punch dijo...

...pues te espero, anónimo, en "sobre sandman", y espero lo disfrutes :)

luisdeluis dijo...

Amigo Punch, gran blog y enorme idea la de Sandman.
Con su permiso me pasaré a darle la tabarra

Señor Punch dijo...

Luisdeluis, será un placer leer su opinión, que a veces otros comparten ;)
mmm eso sí, es un blog para pacientes, una actualización por mes...creo que voy a escribir un post para recalcarlo.

Germán Gilio dijo...

Amigo, estoy enteramente agradecido por tu gran aporte al universo del comic.
Hace unos meses leí el primer arco argumental de esta serie y a pesar de entretenerme de momentos, muchas cosas se escaparon a mi memoria y no pude seguir con el segundo.
Esta mañana me levanté con ganas de leer "La casa de muñecas" pero ya no entendía nada, así que busqué en internet algún salvador que me recordase (Y por qué no ayudase a entender) "Preludios y nocturnos" y los demás...
Gracias desde Rosario, Argentina

Octavio B. (señor punch) dijo...

Uy ger4mán, muchas gracias pero no me ruborices... "gran aporte al universo del comic"...mi madre, no, sólo un granito, y la ilusión de encontrar eco, servir para alguien como, veo, ha sido el caso.
La verdad, "Sobre Sandman" lo cerré porque se vinculaba directamente a la última edición española del tebeo de Gaiman, que cerró hace años dejando inconclusa una serie que sólo cobra sentido cuando llegas al número final.
Pero para este salón del cómic de Barcelona Planeta edtorial vuelve a relanzar la colección, así que te diría (sin prometer nada... simplemente lo estoy barajando) que no pierdas de vista mis blogs... igual algo hibernado vuelve a despertar ;)