12 julio 2006

Superman no es de cine.

Supongo que todo el mundo lo sabe ya: Superman vuela de nuevo en los cines de toda España, y lo hace bajo la garantía de un director solvente (Singer), así que habrá que verla (ya les comentaré por aquí). Pero como pasa siempre, algunos (todos) se olvidan de que el mito nació en los tebeos, y es en ellos donde debemos buscar el verdadero héroe. Despues de todo Superman creó un género, el único nacido al amparo de los cómics (los superhéroes como género nacen con el de la S, antes que en las novelas, el cine o los seriales de radio).
Por eso, Estodigo les ofrece un abanico de posibilidades amplio, avisando, eso sí, que no es personaje que nunca me haya atraido lo suficiente como para decirme experto.
Comencemos diciendo que Planeta (editorial que tiene los derechos del personaje aquí) ha comenzado la serie regular del supergranjero, y lo hizo con un número uno introductorio y de acertada portada. No obstante temo que esta colección es bastante pobre, convencional y muy a la moda de lo que hoy se estila en estos tebeos de pijamas y poderes (argumentos estirados y mucha confusión). Insisto, es un temor, no una aseveración, porque no sigo la colección. Prueben, si tal, y luego ya me cuentan en los comentarios.
También se anuncia la edición de un coleccionable semanal, que aprovechando el tirón de la película, recuperará la remodelación que del héroe llevó a cabo John Byrne en los ochenta. Byrne garantiza un tebeo de superhéroes que sin dejar de ser paradigma del género refresca lo de siempre con ideas sujerentes, revitalizando desde dentro la tradición. No es un rompedor, pero sí da en la diana, entretiene y marca un canon. Para muchos, éste ES Superman, el que refunde los muchos habidos desde los treinta y los engalana para el presente (presente que son los ochenta, por tanto ya pasado y casi clásico). Aunque lo leí hace muchísimo, y no entero, es un momento a destacar por la importancia mediática de su autor, por sentar la nueva esencia de Superman adecuandola a los nuevos tiempos y, sobre todo, remodelando su amplio elenco de secundarios, que,estos sí, necesitaban un urgente lifting)
Y si piensan en regalarle Superman a un chiquillo (hijo, sobrino) y de paso pasárselo pipa ustedes, gente seria y mayor como yo(vamos, como cuando llevaron al crío a ver Los Increibles o Toy Story), la elección es ésta:
Con guiones del (en otras ocasiones) mordaz y provocador Millar y magníficos dibujos (puro caroon/dibujo animado) de Amancio y Austin (sus tintas son vitales en el acabado de esta serie), Superman Aventuras, en pequeños libros que reunen cinco aventuras, normalmente autoconclusivas, recoje el espíritu naif de la teleserie de animación en breves historias, aventuras trepidantes, sencillas, amables. Verdadero tebeo de superhéroes donde destacan el dinamismo, la acción, la aventura sin complicaciones. Un tebeo de Superman puro y nada duro, una fantasía de buenos y malos, deliciosa, y con el aliciente de introducirnos perfectamente en el mundo de Clark Kent, siendo perfecto para descubrir por vez primera al kriptoniano y toda su iconografía (asentada en los más de sesenta años de vida que lo preceden) como si fuera ésta la primera vez que vuela por las viñetas.
Pocos tebeos de superhéroes se publican hoy que no sean aburridos o pomposos. Éste, por ejemplo, se salva de la quema con toda justicia.
Creo que estos son los tres pilares para elegir un Superman adecuado a lo que cada cual busque, pero no me resisto a lamentar que, pese al tirón que va a ser la cinta de Singer, Planeta no quema todos los cartuchos y no saca aún el que podría ser el mejor Superman del siglo XXI: Superman All Star, por el magnífico guionista Grant Morrison (autor de Los Invisibles, lean aquí) y el que es, hoy por hoy, mejor dibujante de superhéroes (por salirse del molde, atreverse a ser diferente sin renunciar a la espectacularidad), Frank Quitely. Inédito, pero apuesto que en manos del guionista británico la trillada historia del hombre de acero va a adquirir nuevos matices, traerá nuevas ideas, grandes diálogos y mejores caracterizaciones (o al menos lo espero).
Del dibujo poco diré, salvo que lo que circula en la red me parece fantástico.
Les dejo al respecto unas imágenes para que se unan a mi protesta: ¡quiero ver este tebeo en castellano!


5 comentarios:

El Nota dijo...

¡Yo también quiero el S All Star! Malvados los de Planeta... Además, no creo que puedan argumentar lo de la carencia de números, pues deben llevar ya bastantes. Una docena al menos.

El super de Byrne lo recuerdo como bastante bueno (dentro del campo de los sh), aunque en aquella época ya estaba bastante saturado del canadiense y me cansé de ella a los pocos números. El coleccionable será una buena ocasión para revisarla.

Superman Adventures me apetecía bastante (sobre todo por el grato recuerdo que tengo de su hermana mayor sobre Batman), pero su precio siempre me pareció altísimo para lo que ofrecía.

En cambio, la serie regular me interesa bastante poco. Pero es normal. Ahora, las series regulares, sin final a la vista casi no me interesan y nunca he sido un gran fan de DC. Cosas que pasan.

vm dijo...

¡Ay!, que no... que Superman ya no es heroe del cómic, salvo para unos pocos.

Superman es, para el común de los mortales, mito cinematográfico.

Y será imperdonable que Planeta no incluya, en el susodicho coleccionable, aquello de "¿Qué fue del hombre del mañana?" (o algo así): una encantadora obra menor del barbudo.

Un saludo, señor Punch.

vm dijo...

Que, por cierto, servidor, entró en contacto con el mito Supermán, con el musical de Broadway (versión TVE, en una tarde lejana, de cuando la tele era en blanco y negro). Después continuó con los films, y no leyó un tebeo del mismo hasta después de cumplir el cuarto de siglo.

Señor Punch dijo...

el nota: superman aventuras está a 5'50, por cinco aventuras, con lo que no sale mal (tampoco ganga). Vale, el tamaño es pequeño (enano) pero en este estilo cartoon la verdad no perjudica mucho al tebeo.
Por otro lado, claro, lo leído del Byrne es lo que tú tenías, en aquellos tiempos...

vm, eso sí que es jevy. Ni idea de ese musical, pero qué bueno... y sí, hoy los tebeos se minimizan, en vez de reflotar con estas oprotunidades peliculeras... bueno, contra eso, yo pongo mi blog y este articulito.
Una ayuda enorme, por supuesto :)

vm dijo...

Parece marciano pero es verídico, lo juro. La primera vez no se olvida ;-)

El musical se llamó, como no, "It's a Bird, It's a Plane, It's Superman" y tuvo una breve vida en Broadway, a mediados de los 60. Si mal no recuerdo, por ahí andaban ya Robert Benton y David Newman, que pasarían, años después, a los créditos de "Superman, the movie".

Lo que vi en la TVE de la época, estaba interpretado por niños y no estoy seguro de si se trataba de un Sketch o una versión completa del musical.

Doy por hecho que se trataba de una versión hispano del de Broadway, aunque no lo puedo asegurar. Si que es seguro que cantaban y que se me quedó grabada la frase dichosa de "es un pájaro…".

Años después llegué a oir la versión en inglés. No me pareció muy allá.