24 septiembre 2006

BUILT TO SPILL-You in reverse

Cuando, a mediados de los novente el indie patentado por Pavement y extendido por todo el mundo comenzaba a mostrar signos de fatiga, un trío de Idaho capitaneado por un barbudo algo calvo supo mantener su llama viva y fulgurante.
Buit To Spill son uno de los secretos mejor guardados de la escena alternativa yanqui, una banda siempre a la sombra de nombres más inconsistentes que, sin duda, va mereciendo su justa reivindicación. Y para ello nada mejor que argumentar con You in reverse, nuevo trabajo de Doug March y amigos tras cinco años de silencio (y algunos discos anteriores calificados por quein los ha escuchado de tibios).
Goin’ against your mind es el primer tema, y marca el camino de todo el album con su rock robusto, sus melodías pegadizas, magníficas, y su voluntad investigadora que lanza la canción a la búsqueda de caminos angulosos, paisajes mansos y turbulencias sonoras en un sorpresivo crucero de nueve minutos que se hacen cortos.
Luego, nueve temas más que siguen buscando la melodía perfecta, la experimentación sin concesiones a base de increíbles cambios dentro de la misma canción, el elogio a la guitarra como núcleo y razón de ser en el rock (con aires hard muy setenteros y ambientes robados a un sueño del mejor Hendrix), esencias de los Pixies más melódicos y efluvios del post-rock de mediados de los noventa.
Se puede decir que estamos ante el sucesor de su Perfect from now on (1997), del que conserva la voluntad de experimentar, pero si entonces se reforzaba un cierto aire orgánico en todo el disco, aquí estamos claramente ante un Lp de canciones (abruptas, extensas y desdibujadas, pero canciones) donde se une a tres bandas, la voluntad de ir más allá del rock convencional (requiere un esfuerzo hacerse con canciones como la angulosa Wherever you gone), de restituir el trono del guitar hero eliminando todas las connotaciones ridículas que le acompañan desde los setenta (más cerca por tanto de Television que de los peores Led Zeppelin) y de esconder bajo todo ello algunas de las melodías más bellas del año (Conventional wisdom o Liar simplemente embriagan).
Hay un pero, una Mess with time donde la osadía naufraga al buscar la inspiración donde no la podían encontrar (en un cruce malogrado de aires hispanos de lo más “olémachotoreador” con ska… pero bueno, habrá quien vea aquí una válvula de escape, una posibilidad de futuro… va en gustos, supongo).
Un pero frente a nueve aciertos (con dos o tres cumbres de esas que pocos pueden alcanzar) no es mal saldo, ¿verdad?
UUUUU

No hay comentarios: