22 septiembre 2006

damas y caballeros: Seth

Si alguien me pregunta por mi autor de cómics favorito, posiblemente rehuya la cuestión hablando del tiempo, o algo así. Pero si insiste, podría dar cientos de nombres atendiendo a muchos aspectos. Si pienso en autores que trabajen sin ataduras genéricas, que pergreñan cómics de alto y profundo contenido, para un lector plenamente adulto, culto y que prefiere que la ficción le aporte algo más que un mero entretenimiento, que le plantee un posicionamiento vital personal, una filosofía autoral de la vida y el arte (que es un modo de ver la vida, en cierto sentido), entonces uno de esos nombres es Seth.
Seth es uno de los muy grandes, y en sus palabras se ensancha la visión que un lector puede tener de los tebeos y sus capacidades artísticas.
Damas y caballeros, Seth al habla:

-Muchos poemas son casi cómics en palabras. A menudo los cómics se relacionan con el cine y la prosa –en ninguno de los dos casos me parece apropiado. La conexión con la poesía es más apropiada, tanto por la condensación de las palabras como por el énfasis en el ritmo.
-(en el cómic) hay un ritmo inherente creado por cómo dispones las viñetas. Viñeta estrecha, viñeta estrecha, viñeta ancha: este ritmo lo siente el lector, especialmente cuando pones las palabras dentro de las viñetas. Cuando estoy escribiendo un cómic, estoy muy atento a como estructuro las frases: cuántas palabras; una frase en esta viñeta; dos en esta; una viñeta muda; una única palabra...
-La condensación de la experiencia de la vida real en una página de cómic es la auténtica esencia de lo que significa hacer cómics. Las decisiones tomadas sobre cómo condensas esa información y cómo la organizas para contar una historia es la esencia de lo que es en sí ser artista de cómic. Si quieres contar una historia acerca de cómo te has levantado esta mañana y has ido a trabajar, hay un gran número de elecciones que podrías tomar para contarlo en forma de cómic
-Las “palabras y dibujos” que conforman el lenguaje de los cómics a menudo son descritas como prosa e ilustración combinadas. Una mala metáfora: poesía y diseño gráfico parece más apropiado. Poesía por el ritmo y la condensación; diseño gráfico porque la historieta es más sobre mover con las formas –diseño- que sobre dibujar.
-cuando el observador “lee” una historieta, está ingiriendo la información de la misma manera que cuando está leyendo un texto. Toma las palabras y los dibujos icónicos condensados y procesa esa información para dar vida a la historia, muy parecido a lo que hace cuando lee las letras impresas de una novela (...) Tú no miras un cómic –lo lees. Incluso si no hay palabras en la historia, estas leyendo esas viñetas: son todo pequeños bloques de información.
-La historia de la historieta es en su mayor parte una historia de mediocridad. Ha habido unos pocos artistas de gran talento que sufrieron vidas de deseo frustrado tratando de aplicar sus aspiraciones a un medio forzosamente comercial, un medio en perpetua adolescencia. Pero sobre todo ha sido un campo dominado por una enorme cantidad de gacetilleros de pequeña mente agitando resmas y resmas de material de segunda fila (novena fila, en realidad).Como el cine y la fotografía, que finalmente se libraron de los prejuicios del mundo del arte, recientemente los cómics han empezado a salir a la luz.

La entrevista, entera y con maravillosos ejemplos visuales, aquí, en Entrecomics.
Por favor, no os la perdáis...será una lectura de diez, quince minutos...y saldréis más sabios (incluso importándoos un pito los tebeos; aprenderéis de arte).

No hay comentarios: