11 noviembre 2006

CARICATURA, de Danien Clowes

Clowes es uno de los grandes, su visión de lo que son los comics ha transformado la forma de ver el medio: Por ambición, por resultados, por repercusión en el propio medio y finalmente por éxito masivo más allá del mundo de las viñetas (sí, en un tebeo suyo se basa la película Mundo Fantasma).
Caricatura es un magnífico portal al mundo frío y amargo de Clowes, una obra de madurez que bebe del cómic underground y de la literatura americana contemporánea para plasmar en nueve relatos breves (pero densos) una sociedad descompuesta, formada por gentes que son células aisladas, mezquinas, vacías.
Desde la mujer auto consciente de su belleza hasta el adolescente que insiste en perpetuar el ritual de Halloween pidiendo caramelos disfrazado, desde ese superhéroe triste hasta el caricaturista cuya historia da nombre al libro, los seres que Clowes retrata son anodinos, vacíos símbolos de la otra cara de la sociedad del bienestar. Hundidos en ambientes urbanos en los que es imposible triunfar como ente significativo, Clowes parece querer decirnos que todos esos personajes que esconden bajo máscaras (apariencias, autoengaños) su propia mediocridad, son uno sólo… y somos todos. Debajo de estos cuentos rugosos anida una desesperanza feroz, una mirada al mundo tal cual lo hemos recreado (cementado, deshumanizado) totalmente desangelada. Ni siquiera angustiada, postura que demostraría cierta rebeldía… tan solo resignada. Ahí radica, a mi entender, la ferocidad del autor norteamericano.
Este absorbente retrato coral se refleja, como no podía ser de otro modo, con el dibujo feísta marca de la casa, limpio, gélido, y con una técnica que gusta de la fuerte carga literaturizante (hay mucho que leer en estos relatos pausados, literatura siempre connivente con las viñetas en que se apoya). Lo que hace grande a Clowes es su capacidad para trasmitirnos todas esas sensaciones con recursos gráficos, no sólo con la reiteración literaria y el subrayado. Le basta una cuidadísima planificación de la viñeta (sus encuadres gélidos) para transmitir un caudal de contenidos que ya quisieran otros poder expresar en cien páginas con esta exactitud.
En definitiva, acercarse a Clowes es tarea ardua (no son los suyos comics “fáciles”, ni su mensaje “luminoso”), pero como recompensa, se quedan dentro, como toda verdadera obra de arte, y de algún modo sutil, te transforman.
(((((

Pd: ya hay más Clowes nueveito a la venta, un Ice Haven editado por Mondadori (lo que causa extraños revuelos en el mundillo por el hecho de ser una editorial no de tebeos, de libros, mira que cosas...) del que se habla y bien. Veremos.

2 comentarios:

Little Nemo's Kat dijo...

Vaya, dos o tres días de despiste y me encuentro con que nos pisamos unos a otros los temas, je, je... Bueno, seguiremos llevándonos bien, pese a todo, ¿verdad?
Buen post ;)

Señor Punch dijo...

pues sí, es casualidad, y no lo sabes, cuanta...la imagen de la playa con que ilustras el post...era mi alternativa :)
Al final opté por la página completa...mejor, que esto se parecería a Pili y Mili :)