27 junio 2006

un verano harmónicamente soportable

Claro que sí, que ya ha pasado San Juan, que ya es verano.
Claro que sí, y por eso se sufre eso del opá, y aquello de Laura y eso otro que aún vendrá.
Pero este verano nos brinda, aleluya, una canción del ídem que no sólo se deja oír, si no que es bien bonita, valsera, chicana y de simpática letra irónica.
Me voy, de la Venegas, es aire fresco. Vuela a altura sobre el páramo estival y el valle radioformulero. Escúchenla sin complejos (y si son muy auténticos, les soplo para que lo lleven mejor, que la mejicana cita a Tom Waits y Caléxico en una entrevista, en esa prensa gratuíta musical que abunda en los bares y tiendas).
Quien sabe, igual hasta el largo es digno de escuchar.

25 junio 2006

LOS COMBATES COTIDIANOS,de Manu Larcenet


Manu Larcenet era uno de esos autores que, tarde o temprano, debía caer en mis manos y engrosar mi librería. Francés protagonista, o al menos integrante, de esa Nouvelle Bd que, ya saben, tanto me suele gustar, hace ya unos años que se publica en España.
Este Los combates cotidianos inauguraba una serie de corte intimista, o directamente biográfica o semibiográfica, que puede (debería) ser conocida y disfrutada más allá del reducido círculo de lectores de tebeos: en su tema, introspectivo, existencial y afable, están escondidas sus armas de seducción, en una cotidianidad amable y a la vez angustiada, la de ese fotógrafo de guerra que decide dejar de trabajar y retirarse al campo, suerte de joven Woody Allen rural que tendrá que lidiar con sus padres, con su nuevo y rústico vecindario y, no podía ser menos, con el amor encontrado y su plena asunción.
Sorprende la calidad del dibujo, que diría impresionista a la hora de reflejar la atmósfera campestre, plácida, orgánica, pero sin usar técnicas pictóricas si no un trazo sencillo y un colorido infográfico acertadísimo (una delicia, la distribución de tonalidades en cada página).
Si a ello sumamos una buena caracterización de sus personajes, su habilidad como dialoguista, y le restamos como leve "pero" un cierto exceso en el uso del silencio, del “angel que pasa” con intenciones expresivas (abusa, reconozcámoslo), tenemos un muy buen tebeo, de los que no defrauda, de los que emociona.
(((((

21 junio 2006

Europa Europa (yerappa!!)

HOY
ES


EL
DÍA


EUROPEO
DE
LA



MÚSICA

(Un consejo: escúchenla, la música, y olvídense de las hoy insistentes proclamas de la SGAE y su envenenamiento de lo que, al menos en éste su día, debe entenderse antes como cultura que como negocio)

20 junio 2006

LA NOVIA CADÁVER,de Tim Burton


No me voy a entretener en lo evidente, así que dejemos señalado que La Novia Cadaver es un trabajo técnicamente asombroso, que gana a su hermana mayor(Pesadilla antes de Navidad) en sutileza: si la locura navideña asombraba como una radiante y espectacular bengala, La Novia lo hace desde la discreción: Llega un momento en que ni te das cuenta de que esos movimientos naturales, como los velos al viento o las manos tocando un piano, son de plastilina.
También hay que aplaudir las numerosas buenas ideas, como el contraste entre el mundo de los vivos y el colorido universo de ultratumba (donde brilla el humor macabro de Burton).
Sin embargo, y sin desmerecer en sus virtudes (Burton me sigue pareciendo un gran director, con solucciones imaginativas y deslumbrantes que lo ponen muy por encima de la media en el cine comercial) tengo que reconocer que hay algo que no me agrada en La Novia Cadáver: Parece que en cierto modo Burton claudica en aras de la comercialidad, en el sentido de que si Pesadilla era la perversión del legado Disney (la corrupción de conceptos cándidos como todo el artificio navideño), La Novia, al contrario, parece suavizar lo sórdido, al partir de un relato tradicional y gótico abierto a posibilidades realmente macabras (y a un discurso feroz sobre los convencionalismos sociales) para finalmente entregar un relato que lleva a estándares convencionales (moralina incluída, falta de mordiente…) que no me gustó demasiado. Pena, pues de ser Burton un poco más valiente y mostrar su vena sórdida y vitriólica estaríamos no ante una buena película, si no ante una de las cintas a considerar como una de las cumbres de la carrera del director, muy cerquita de Eduardo Manostijeras o Ed Wood.
Ah, y la música, ciertamente flojita.


·····

14 junio 2006

THE AUTHIRITY, de Ellis y Hitch


¿Podemos imaginarnos un mundo con superhéroes, titanes poseedores de milagrosas habilidades? Alan Moore ya nos lo hizo plausible con su Miracleman en los ochenta, por la vía del apriorismo de la ciencia ficción, del contacto con civilizaciones extraterrestres superiores desde la perspectiva de que, si bien no ha ocurrido, nadie puede demostrarme que no podría suceder. Moore, explicada una posibilidad, se dedicó a (lo más interesante) abordar cuestiones morales y filosóficas. Los Dioses entre nosotros. Nosotros los Dioses.


Casi veinte años más tarde, Warren Ellis tomó estas premisas para dar un paso adelante y unos cuantos saltos hacia atrás. Su The Authority (toma nombre: La Autoridad) es un Supergrupo que vive, física y metafóricamente, sobre nuestras cabezas, por encima, y baja a deshacer entuertos desde la legalidad de su propia voluntad. Divina, por supuesto, pues los miembros de Authority son verdaderos dioses del siglo XX, son el Sol, la Noche y la Electricidad, el Futuro (uno de ellos es de acero líquido) y el Pasado (la magia, lo arcano y telúrico), son el Espíritu de las Ciudades y cómo no, de los Cielos (hay en el grupo un superhéroe cuyo don único es que vuela, faltaría).
De cómo el hombre llega a ser Dios y sus implicaciones, el guionista pasa ampliamente, pues eso, en el fondo, es un tema innato en toda ficción hercúlea (y eso son los supers, nuevos Hércules) que se entiende que el lector adulto ya interpreta por sí mismo, libre de lázaros. Aquí Ellis va más allá que Moore (el paso adelante, que os decía), quien sí planteaba, muy serio (y acertado) sus tesis. En cambio Ellis te deja el paquete, ala, todo tuyo, y se dedica a otra cosa (su paso atrás): quitar hierro a base de humor cafre, dotando a esos dioses de atributos-polvorín (mujeres líder machorras, bátmanes homosexuales, magos yonquis...) y sobre todo recrear el verdadero espíritu de las ficciones de héroes en pijama. Ir a la esencia.
Efectivamente nadie debe esperar encontrar certeros retratos de personalidades (todo a brochazos, más bien), grandes secundarios, temática social o política (algunos la ven, yo, en la etapa de Ellis y Hitch, muy muy poquito) ni vainas coloradas. Los superhéroes son acción, acción más grande que todo. Acción y espectáculo. Así la serie empieza con la destrucción de una ciudad entera, más adelante se atacará a los malos lanzándoles un país y por último Dios Creador de la Tierra se medirá con los Nuevos Dioses en Licra Sexy. Y el guionista nos deja otra vez libertad para darle al coco, pensar qué es ésto que trepida y salta en tus manos con mínimos argumentos. ¿Una tontería para niños (como si hacer algo para niños le otorga automáticamente el don de lo tonto, por cierto, que no, que no) o un discurso sobre un género? . Ellis se contenta con desarrollar una bola de nieve de pura acción, humor macarra, diálogos afiladísimos (Tarantino debe envidiar a este hombre) y tres sagas a cual más grandiosa y desproporcionada. él, claro, tiene sus propias respuestas, pero no le interesa ofrecerlas al lector.



Por su parte, Brian Hitch lo dibuja todo con un típico y clásico estilo de Superhéroes, al que aporta toneladas de grandiosidad, tremendas escenas de acción, espectaculares dobles páginas y un dominio de la narrativa y del dibujo que no pocas veces olvidan estas fantasías americanas.

Norma acaba de editar la serie en un único tomo (pena que no optara por un tamaño de álbum europeo en vez del formato cómic-book… la grandiosidad se agradece en panorámico) y no puedo menos que insistir: si te gustan las mayas, no lo dudes, te gustará The Authority. Y esperemos que en breve editen la segunda época, a cargo de Millar en su mejor trabajo con diferencia, y un Quitely que a los lápices se sale. Es un gran tebeo, distinto, po supuesto, pero igual de recomendable.
Ea, estrellitas para Ellis/Hitch:
(((((

13 junio 2006

Adios a Ligeti


Ha muerto Ligeti. No es que yo lo conozca, ni su música, en exceso, pero sí que son célebres los temas del austro-húngaro que Kubrick usó en su película más famosa.


Se va por tanto uno de los pocos compositores del XX que han gozado de reconocimiento popular, todo lo popular que puede ser en estos tiempos de consumismo rápido un compositor de Contemporánea, claro.

09 junio 2006

Ya ha salido el número uno de Sandman, y ya he colgado su respectivo comentario en "Sobre Sandman". Para acceder, hagan clik (o cliok, como quieran) en el oscuro retrato de Morfeo.

08 junio 2006

mis flores y mis animales

¡Pero mira que hizo calor, cojones!
Parece que ya el Sol nos da un respiro, al menos al noroeste, que ya vale, ya...
Ea, ésto fue un desquite, ya me quedé a gusto.
Por cierto,el enigmático título de este post es un homenaje a Flora y Fauna, blog de contenido diverso, lectura muy recomendable, que tiene como signo identificativo (irónico y bienhumorado, diría yo) que no pocas veces nos regala impagables comentarios meteorológicos (elogio al arte de conversar en ascensores y similares).

06 junio 2006

Fiesta Flaming

Este viernes actuó en España uno de esos grupos cuyo directo no me canso de recomendar a quien no los conozca. Porque el live de The Flaming Lips es uno de esos argumentos que pueden usarse para asegurar que aún hay sorpresa, excitación y magia en el mundo de la música, aún un directo puede ser algo (mucho) más que unos divos-rock haciendo karaoke con su propio repertotio.
Como su actuación fue en Barcelona, lo que para mí es decir demasiado lejos, nos contentaremos con ir de pesca por google y regalarles unas cuantas instantáneas de sus directos únicos.


Magia.

Claro, igual este año fueron repetitivos y obvios...los Lips llevan más de un lustro explotando su fanfarria fantástica en shows cada vez más coloridos...pero insisto, si nunca han sabido de ellos, hagan lo que hagan van a alucinarles, seguro.

01 junio 2006

de teles y moscas

Con todo el asunto de La Señora (descanse en paz, que no le tengo yo ninguna aversión... ni mayores simpatías, vamos...que no es ella el objeto de este asunto, en el fondo)me doy cuenta de cómo la caja-no-tan-tonta ha sufrido una terrible mutación:

De los viejos, lejanos tiempos, cuando ¿se acuerdan? una mosca, La Mosca de la Tele, se cruzaba por aquí y por allá, simpática, en un concurso sano donde había que localizar en qué momento o corte publicitario nos saludaba cordial y bailarina (y algún premio se ganaba en ello, pero no recuerdo)...
hemos pasado, mutado, a una auténtica Telemosca, sucia, carroñera, capaz de revolotear impúdica alrededor del presunto finado, para hacer su espectáculo pasándose por el forro principios básicos como el derecho a la intimidad o a la dignidad.
Sí, La Telemosca, años dándole caña a La Señora, husmea desvergonzada y ruidosa, y relame sus patitas velludas y negras al olor de La Parca, sabedora de que es caudal de audiencias mezquinas.
Qué asco, la telemosca... es un bicho sucio, mejor no se acerquen o les manchará.