29 julio 2006

LAS COLINAS TIENEN OJOS, de A. Aja

Se pueden leer, por la red de redes, numerosos comentarios despectivos contra la recreación que Aja hace de la cinta de Craven (que no he visto, conste): Que si tópica, que si personajes planos, que si…No desenfoquemos, por favor: Las Colinas Tienen Ojos es lo que es, una de horror sin contemplaciones donde una familia que viaja por el desierto en caravana es asediada por otra, caníbal y monstruosa. Quiere ser una experiencia brutal y emplea todos los recursos del arte cinematográfico para este fin. No importa al director francés ni los matices ni la caracterización de nadie, sólo una visceralidad que realmente consigue gracias a su puesta en escena (fabuloso ese amenazante pueblo poblado por maniquís quemados y polvorientos, o el fabuloso empleo del plano general)
La cinta es un viaje a un infierno en la Tierra (después de todo los desiertos son lo más cercano que tenemos al imaginario de lo infernal, ¿no?), una pesadilla ilógica que desata los temores de la familia media americana, esa que se sabe parte de la nación más poderosa, pero que, lógicamente, puede sucumbir si se la perturba con eficacia. Y eso es lo que ocurre tras una primera media hora de tensión creciente (lograda con una fotografía asfixiante, por ejemplo, pese a no abundar en primeros planos sino en panorámicas de alucinantes paisajes más marcianos que terrestres), cuando la violencia estalla de modo extremo entre crucifixiones y llamas, gritos, vejaciones y terrores de todo pelaje (hay ambientes de espaguetti western, hay misterio contenido,hay atmósferas malsanas, y por supuesto hay gore por un tubo, pero un tubo bien gordo).
Al final del horror sólo se saldrá (si es que se sale) asumiendo el infierno y adoptando sus modos, esto es, desarmándose uno de su pátina civilizada, asumiendo la visceralidad de la sangre.
Y de fondo, más: una disección de la clase media típicamente USA en un juego de espejos entre los asediados y los agresores acertadísimo, y un alegato antimilitarista y anti nuclear que no por fácil u obvio es menos enriquecedor.
Mas no nos descentremos, y volvamos al principio: con sus capas y lecturas paralelas, que ahí están, esto es, principalmente, lo que pretende en primera instancia: Una salvajada que acojona primero, repugna después y, como espectadores, nos libera, como a sus protagonistas, en el goce (intelectual, se entiende, nadie me salga corriendo a por un hacha, por favor) de la violencia extrema, pura.Para buscar otras cuestiones, no busquen en Aja, porque ni el propio cineasta quiere encontrar otra cosa. Ahora, mal, chungo, se pasa un rato (un buen rato, claro… bueno, ya me entienden).
·····

28 julio 2006

reactivando el blog de Sandman


Pinchando en el retrato, como siempre,acceden. Poca cosa, algunas consideraciones sobre las portadas de la serie, pero con el espectacular toque de gracia que mi prosa sin igual le imprime a lo que toca.

27 julio 2006

tebeos apostólicos

No, no, que nadie piense cosas raras, devotas, opusinas o derivados. Simplemente, y dado que el día de Santiago de Compostela, EL Apostol, el pasado 25, está caliente, se me ocurrió darle mi pequeño homenaje. Si no lo conocen les recomiendo acercarse, y no es por ser oriundo de la maravillosa ciudad de piedra y lluvia, es porque incontestablemente es una de las ciudades más bellas del mundo (no la única, no se me sulivianten). Y como tal, también ha sido homenajeada en tebeos de pelajes diversos y tan sorprendentes como los X-Men (por el dibujante Deodato Jr.(y, lo siento, perdí la referencia de dónde encontré esta curiosidad, sé que era un blog)


y, sobre todo, por ese monstruo del tablero, Mignola, dibujante elegante como pocos, en su serie Hellboy. Aquí, el demonio conoce El Pórtico de la Gloria (¿se dará un croque?)¿Cantará aquello de...

santo adalid, patrón de las
espaaaaañaaas

24 julio 2006

ISAAC EL PIRATA, de Blain

La lectura (¡¡por fin!!) del cuarto volumen de las aventuras de Isaac, pintor del siglo XVII metido a marino, pirata y aventurero, es un excelente motivo para haceros una llamada de atención a todo el que no conozca esta serie (con cuatro álbumes ya editados en España).
Isaac el pirata es un cómic que , integrante de la nueva ola francesa, no desdeña la tradición gala que dominó en los ochenta, la del tebeo de género, y en primera instancia nos entrega una historia de aventuras, de piratas y descubridores ultramar, de corte histórico, con personajes bien definidos, entornos escrupulosamente estudiados (arquitecturas, vestuario…), que atrapa por esa aventura prodigiosa, dura, a veces inhumana, otras pincelada con amable sentido del humor.
Pero claro, Blain es autor de su tiempo, y, otra vez (empiezo a ser monotemático, en lo de las viñetas…) activo integrante de la Nouvelle Bd. Ésto quiere decir que nadie debe esperar en sus páginas academicismo, sino expresividad y espontaneidad.
Siendo Blain un excelente dibujante (y cada nuevo album mejora, el muy bandido) nos sorprende con un estilo suelto, se diría más cercano a las reglas del boceto que a las del acabado relamido. Su pluma es espontánea y veloz, su dibujo expresivo, sus panorámicas más atmosféricas que descriptivas. Al menos esa es la apariencia, la primera impresión, pues realmente Blain combina en su dibujo estilos opuestos, contrarios, que hermana prodigiosamente el realismo y la caricatura, abarcando del impresionismo a la pintura más clásica, el paisajismo atmosférico de la escuela inglesa e incluso el retrato costumbrista barroco.
Pero sobre todo, Blain es un gigante donde debe serlo: en la planificación, en el dificil, intangible arte de narrar en secuencia de imágenes, en el encuadre interno de la viñeta y el diálogo entre éstas, y hace también diana en unos diálogos maravillosos, vivos. Hay, sí, mucha vida en esta historia, donde además en un profundo fondo hay un poso, un deseo autobiográfico (Blain e Isaac, ambos artistas amantes del mar y sus misterios) que da un sesgo contemporáneo al cómic.
Si a un novato en principio ese grafismo deslabazado puede chocarle, le recomiendo que se deje empapar de su atmósfera, y pronto podrá oler la sal, sentir el frío polar, el fragor de la batalla y la chispa del amor o del deseo que se desprende de sus prodigisas páginas. Caerán rendidos, comprarán el primer tomo (ojo, es éste un cómic de continuidad y hay que empezar por el nº 1) y seguro que acabarán completando la serie, una de las mejores que se editan hoy en día (o la mejor, no sé…según el día en que me pillen).
(((((

21 julio 2006

una de piratas

¿A quién no le gustan las de piratas?.
Bucaneros, nobles galanes, pérfidos corsarios, galeones con cien cañones, damas indefensas, tabernas porteñas, islas ignotas... todo formando un mundo de evasión, maravillas y aventura con un aliento romántico que no esquiva ni las aproximaciones más realistas ni las más dispersas y ensoñadoras.

¿A quién no le gusta soñar?
Bueno, pues estos días ando yo muy pillado por esta temática, reverdecida mi fascinación por cierto Estudio sobre el cine de aventuras marinas que acabo de leer, así como por la lectura, hace un mes o así, de ciertos tebeos, así que, en fin, de mojados, al río, y ya estamos gozando en casa con cine de mástil y abordajes, y leyendo La Novela del género.
Por cierto, qué bien escrita, milimétrica y perfecta.
La Isla del Tesoro, de Stevenson, es de esos libros donde cada frase, cada párrafo, está perfectamente construido con el fin de llevar al siguiente (como buena obra seriada que se precie), atrapa en sus sombras, enamora (imagínense que me ha convencido para abandonar la lectura de James... quizá no era su momento, o simplemente no me estaba gustando).

Y si vuelven por este blog, por favor háganlo bien armados... malandrines y lobos de mar van a invadir esta bitácora, y son peligrosos.
Quince hombres van en el cofre del muerto...

Ah, el cuadro que abre el post, es de Howard Pyle, de quien se dan pistas aquí.

20 julio 2006

SUPERMAN RETURNS

Antes de empezar, una apreciación: en el cine tenía delante dos señores, una pareja, madura, que adoptaban pose pseudointelectual y condescendiente. Pues pongamos puntos a las íes: Superman es un icono de la cultura popular del siglo XX de diseño incontestable, una efigie, un icono que ha vencido modas y modos. Y Superman representa, dentro de una fantasía infantil, algo tan básico como el anhelo de todo hombre y mujer de superarse. En toda superación se entiende que hay una meta, un modelo. Bien, ningún símbolo del último siglo ha sido tan acertado como este Dios que es Hombre (tiene debilidades, es mortal) para representar ese afán innato y moral.

Otra cosa es que un icono tan puro pueda generar una continuidad de relatos pulp. Porque no puede, porque dar una historia a un tótem le quita su razón de ser: Superman es un signo, y como tal le gana la partida a cualquier superhéroe. Pero como inicio de un género narrativo, generador de líneas de argumento, se revela débil. Por esto el género de los superhéroes ha crecido desde los treinta partiendo del modelo primigenio, porque como personaje era claramente superable (mismamente por Batman, menos símbolo pero mejor criatura de ficción).


No se rían del Superhombre. Somos mayorcitos, ¿no? Entonces demuéstrenlo, desentráñenlo.

Y ahora, al tajo: Superman Returns.

Cosas buenas de la peli:

-No caer en la estética posmoderna y fashion (Daredevil) ni en lo kitch (4F),
respetando y con ello reconociendo los méritos de la estética Donner.
-Entender a Superman como icono (fabulosa su reaparición multitudinaria, en, ojo al nada casual Locus, un campo de baseball).
-Por cierto, y sé que estoy en ésto bastante solo, ese Superman casi informático me
gusta, porque se deshumaniza, es un Apolo, una figura marmórea… no así Clark
(ver “cosas malas de la peli”).
-Muchísimas soluciones de buen cine de Singer (desde el travelling cósmico que abre el film hasta ese tren chu chu de juguete premonitorio, o el impecable rescate del avión, y muchas que ya he olvidado).
-Una ocurrencia mientras veía la peli… si en X Men 3 la traca final se da la mano con tornados, aquí el elemento telúrico se multiplica (islas nacientes, maremotos, fallas que se abren…). Singer parece dirigir su carrera mainstream de cine de acción por la vía del clásico “Colossal” adaptado a las capacidades del cine infográfico (hay algo de plaga bíblica, de Vesuvio en llamas, en cada catástrofe que debe enfrentar el héroe). También, claro, hay mucho de cine de catástrofes, pero simbólico y telúrico, no como simple espectáculo infográfico. ¿Estamos ante un autor en crecimiento? ¿Va a seguir explorando esta vía, que tanto potencial cinematográfico (de cine puro) puede dar y que por ahora demuestra dominar como nadie hoy en Hollywood?.
-Los efectos especiales (ya vale de frases hechas tipo “eso se presupone”: a manos llenas podemos contar películas de altísimo presupuesto donde los FX son mero exhibicionismo hueco). Un poco vuelvo al “Colossal” reasumido como estilo.

Y cosas malas de la peli.

-Un poco de humor vendría bien, como en el Superman de Donner.
-Cero interpretativo para Brandon Routh, buen Supermaniquí, merced al maquillaje y los ordenadores, nulo Kent.
-Mal casting general… comparar con la clásica lo evidencia más aún.
-Aburrida historia, poco original (remedo de muchas ideas de la primera de la saga, pero a lo grande…que no grandioso), poco aprovechada en sus variaciones.
-Kevin Spacey no lo consigue, no ves a Luthor en sus ojos, gestos, palabras.
-Qué larga, qué aburida.

·····

18 julio 2006

el criticar de Prisa

En el bonito cartel se pregunta en inglés, "¿Dónde se ha ido".

Yo se lo contesto, que lo escuché en La Ser: se las piró. Sí, el crítico de la muy mediática cadena de radio despachó Superman Returns sin ningún reparo y confesando ¡con orgullo! que a la hora de proyección se marchó porque tenía cosas más provechosas que hacer que ver una de Superman. No puedo ser literal, pero fue algo así. También puso a caldo esa cinta (de más de dos horas, por cierto) en su plataforma, el programa de las mañanas.
Bien, yo no soy tan mediático como el vehículo de Prisa para colarnos su filosofía progre pero tramposa (otro día hablamos de su pretenciosa aura de adalid de la calidad cuando en realidad es puro vehículo propagandístico de quien paga, en lo que se refiere a difusión cultural), pero les recomiendo que me lean en el futuro más o menos cercano, pues hablaré de esa cinta, que por cierto he visto entera. Creo que es motivo para confiar más en mi criterio que en la de ese crítico al que pagan (digo yo que bien) para ver cine y contarnoslo... o no verlo y contárnoslo también, pues le pagan igualmente, parece, por no hacer su trabajo: él (no sé quien era, ni quiero...es un común de Prisa, llevar venda y venderlo como guía) es un faro per sé, sin más justificaciones.Y Superman es una tontería, da igual si se ha visto o no.

Ah, después de tal perla de crítica cinematográfica pasaron a chupársela sin disimulo al gran director español Guillén Cuervo, que tras su celebrado Año Mariano vuelve con otra obra, no me acuerdo ahora del título, así que no la voy a criticar... aunque como no la he visto, ni una hora eni media , dbo estar en mi derecho de hacerlo, según el código deontológico de La Ser... si me pagan, hablo bién, digo lo que haga falta, hombre por Dios, claro que sí.

17 julio 2006

YO LA TENGO Is Murdering the Classics

Éste seguramente no sea tu disco, y te lo desaconsejo. Salvo, y entonces hablamos el mismo idioma, que seas un fan de los de Hoboken.
Vamos por partes, primero la banda: Yo La Tengo es un trío en activo desde el 85 y que, paso a paso, sobre todo desde los noventa, ha cimentado una trayectoria sin mácula, perfecta, envidiable, partiendo de la Velvet Underground para crear una música propia, cercana, sencilla, que bascula de las caricias de terciopelo al arañazo más incómodo, siempre con un pie en la psicodelia y el resto del cuerpo en el indie rock (que ellos han casi moldeado, por cierto: cuántas bandas les deben todo a Ira y compañía).
Luego, el detalle. Yo La tengo llevan diez años pasándose un día por una emisora neoyorkina, para una acción benéfica: a cambio de un dinerillo por parte del oyente, ellos se prestan, en vivo y en directo, a cantar la versión de cualquier (cualquier, repito) tema que esos oyentes les propongan. Sin trampa ni cartón, llama si quieres.

¿Los resultados de tal disparate? Pues eso lo podéis comprobar en Yo La Tengo Is Murdering the classics, explícito título (y genial portada de Adrian Tomine) para un cd genial, no por resultados (patateros muchas veces) sino por todo lo que lo rodea. Hay, claro, versiones decentes, esas que tocan a LouReed, The Stooges y otras vacas sagradas afines al grupo.

Pero… ¿qué se puede hacer cuando te piden el himno de los Niks, el equipo de baseball de Nueva York? ¿O un tema de los…Eurythmics, o cualquier otra cosa totalmente opuesta a la filosofía de Yo La Tengo? Pues divertirte, tomarlo a chirigota y salir del paso como puedes, aguantando la risa (o no aguantándola, a veces) y yendo rapidito.Y lo mejor, ese Route 66 que les canta una niña, se diría chuleta en mano, a toda leche, sin ton ni son, lo que hace imposible llevar un ritmo lógico (ya de la melodía ni hablamos). Un desastre ante el que sólo cabe quitarse el sombrero.

UUUUU

En fin, es éste un recopilatorio divertidísimo…pero eso sí, sólo apto para fans (sonido pobre, instrumentación precaria, voces desafinadas no pocas veces…). Si no conocen al grupo, les remito, mejor, a su discografía oficial, por ejemplo el I can hear the heart beating as one, o esperar al próximo Septiembre, cuando salga su nuevo trabajo (de previsible título, “I’m not afraid of ou and I will beat your ass". Pero si quieren éste y sólo éste, sepan que no se vende en tiendas, se vende aquí.

Y como este es un disco de versiones en directo, aquí, Yo LA Tengo, en directo, versionean a sus satánicas majestades:


13 julio 2006

ese finstro

Culpable y perdedor nos brinda esta maravilla.
Un dibujante español se gana las habas en el mercado USA, donde a los autores de tebeos les pagan bien.
No es el único... pero estoy seguro de que nadie más ha tenido la brillante idea de retratar al pecador de la pradera en un tebeo de superhéroes.
¿Te das cuen?

12 julio 2006

Superman no es de cine.

Supongo que todo el mundo lo sabe ya: Superman vuela de nuevo en los cines de toda España, y lo hace bajo la garantía de un director solvente (Singer), así que habrá que verla (ya les comentaré por aquí). Pero como pasa siempre, algunos (todos) se olvidan de que el mito nació en los tebeos, y es en ellos donde debemos buscar el verdadero héroe. Despues de todo Superman creó un género, el único nacido al amparo de los cómics (los superhéroes como género nacen con el de la S, antes que en las novelas, el cine o los seriales de radio).
Por eso, Estodigo les ofrece un abanico de posibilidades amplio, avisando, eso sí, que no es personaje que nunca me haya atraido lo suficiente como para decirme experto.
Comencemos diciendo que Planeta (editorial que tiene los derechos del personaje aquí) ha comenzado la serie regular del supergranjero, y lo hizo con un número uno introductorio y de acertada portada. No obstante temo que esta colección es bastante pobre, convencional y muy a la moda de lo que hoy se estila en estos tebeos de pijamas y poderes (argumentos estirados y mucha confusión). Insisto, es un temor, no una aseveración, porque no sigo la colección. Prueben, si tal, y luego ya me cuentan en los comentarios.
También se anuncia la edición de un coleccionable semanal, que aprovechando el tirón de la película, recuperará la remodelación que del héroe llevó a cabo John Byrne en los ochenta. Byrne garantiza un tebeo de superhéroes que sin dejar de ser paradigma del género refresca lo de siempre con ideas sujerentes, revitalizando desde dentro la tradición. No es un rompedor, pero sí da en la diana, entretiene y marca un canon. Para muchos, éste ES Superman, el que refunde los muchos habidos desde los treinta y los engalana para el presente (presente que son los ochenta, por tanto ya pasado y casi clásico). Aunque lo leí hace muchísimo, y no entero, es un momento a destacar por la importancia mediática de su autor, por sentar la nueva esencia de Superman adecuandola a los nuevos tiempos y, sobre todo, remodelando su amplio elenco de secundarios, que,estos sí, necesitaban un urgente lifting)
Y si piensan en regalarle Superman a un chiquillo (hijo, sobrino) y de paso pasárselo pipa ustedes, gente seria y mayor como yo(vamos, como cuando llevaron al crío a ver Los Increibles o Toy Story), la elección es ésta:
Con guiones del (en otras ocasiones) mordaz y provocador Millar y magníficos dibujos (puro caroon/dibujo animado) de Amancio y Austin (sus tintas son vitales en el acabado de esta serie), Superman Aventuras, en pequeños libros que reunen cinco aventuras, normalmente autoconclusivas, recoje el espíritu naif de la teleserie de animación en breves historias, aventuras trepidantes, sencillas, amables. Verdadero tebeo de superhéroes donde destacan el dinamismo, la acción, la aventura sin complicaciones. Un tebeo de Superman puro y nada duro, una fantasía de buenos y malos, deliciosa, y con el aliciente de introducirnos perfectamente en el mundo de Clark Kent, siendo perfecto para descubrir por vez primera al kriptoniano y toda su iconografía (asentada en los más de sesenta años de vida que lo preceden) como si fuera ésta la primera vez que vuela por las viñetas.
Pocos tebeos de superhéroes se publican hoy que no sean aburridos o pomposos. Éste, por ejemplo, se salva de la quema con toda justicia.
Creo que estos son los tres pilares para elegir un Superman adecuado a lo que cada cual busque, pero no me resisto a lamentar que, pese al tirón que va a ser la cinta de Singer, Planeta no quema todos los cartuchos y no saca aún el que podría ser el mejor Superman del siglo XXI: Superman All Star, por el magnífico guionista Grant Morrison (autor de Los Invisibles, lean aquí) y el que es, hoy por hoy, mejor dibujante de superhéroes (por salirse del molde, atreverse a ser diferente sin renunciar a la espectacularidad), Frank Quitely. Inédito, pero apuesto que en manos del guionista británico la trillada historia del hombre de acero va a adquirir nuevos matices, traerá nuevas ideas, grandes diálogos y mejores caracterizaciones (o al menos lo espero).
Del dibujo poco diré, salvo que lo que circula en la red me parece fantástico.
Les dejo al respecto unas imágenes para que se unan a mi protesta: ¡quiero ver este tebeo en castellano!


11 julio 2006

PROSOPOPUS, de Nicolás de Crecy

Curiosa lectura, este tebeo sin palabras.
Nicolas de Crécy es un dibujante virtuoso, cruce imposoble del atmosférico Miguelanxo Prado y la locura barroca de Bouq. Y afortunadamente también es un excelente narrador en imágenes, a la postre lo importante... y hay que ver cómo lo hace el francés, cómo interactúan las viñetas entre sí en una narración dinámica y vertiginosa… y claro, si es cierto que en historieta narrar y saber hacerlo es lo importante, siempre es bienvenida esa sensación de asombro que provoca el virtuosismo.
De Crécy, con esas armas, nos brinda un relato donde, de la sangre de hombres muertos, humo de tabaco y esperma derramado, se conjuga una especie de disparatado Barbapapá con vocación de Pepito Grillo que seguirá a un asesino a sueldo, a quien ama y defiende muy a su pesar.
A la espera de que se edite alguna obra definitiva del francés (intuyo que lo poco editado del galo no es lo mejor en su haber), éste es un tebeo extraño, surreal, por momentos salvaje, que de fondo reflexiona sobre el poder del subconsciente sobre la moralidad de nuestros actos. Todo ésto en una lectura poco más que entretenida. No es poco, pero insuficiente cuando te cosquillea esa intuición de que otros trabajos inéditos pueden asombrar.
Eso sí, un prodigio gráfico y narrativo (¿ya lo había dicho?, bueno, pues lo repito y os dejo dos páginas de muestra).
(((((

10 julio 2006

SARABAND, de Igmar Bergman


Secuela (disparatado concepto aquí, pero lo digo para simplificar y ser entendido) de “Secretos de un Matrimonio” (1973), Saraband reencuentra, tras años de separación, a la pareja de aquella cinta para exponer las flaquezas de la vida. Marianne (inmensa Liv Ullmann, impresionante interpretación), movida por un impulso indeterminado, decide visitar a su antiguo marido. La estancia en la casa de éste convierte a aquella en testigo de una familia, padre hijo y nieta (hijo de otro matrimonio y nieta con una madre fallecida pero de palpable presencia todo el film), que revelan una vez más el corpus doctrinal, desesperanzado y amargo, de su director: Infelicidad, disfunciones, dolor, crisis de fe… los temas del maestro sueco florecen aquí en una experiencia de cine realmente necesario.
Bergman se había retirado (falso, era hiperactivo y renacentista, pero esas eran sus palabras) del cine, así que esta vuelta a la gran pantalla (otro falso, fue pensada para televisión) se ve como un recoger lo sembrado y reflexionar. O simplemente constatar que la lucidez de un ya octogenario Bergman lo pone por encima de todo y de todos los cineastas que nos hacen perder las horas en las salas de cine.
Porque, si bien no soy un experto ni un completista de Bergman, sí acierto a ver cómo su cine vive fuera del tiempo, de modas, de códigos asumidos. Bergman parece salir de la nada con su sabiduría como arma natural para construir su propio lenguaje cinematográfico, puro, austero, místico, único. Y al poco, cuando te acostumbras a sus modos, te das cuenta de que eso que nace de su talento encierra el verdadero sentido de lo cinematográfico, entendido como una experiencia.
Es así, no es verdad (afortunadamente hay muchos cines posibles), pero al acabar Saraband esa sensación queda dentro, imborrable, y te aleja de las pantallas y las videotecas, porque en cierto sentido te ha purgado de manierismos y maniqueismos.
No hay problema: Bergman te ha enriquecido, puedes seguir viendo más cine, otro cine, y al final también querrás volver al arte único, fuera del tiempo, que practican Bergman y otros poquísimos grandes. Esa es la grandeza que esconde la lenta cadencia de Saraband, película que muchos tacharán de “coñazo aburrido”. Pues qué le vamos a hacer, yo le voy a dar algunas estrellitas rojas:
·····

07 julio 2006

LA VIDA FUTURA, de Menzies


Habemus clásico de la Ci Fi, una cinta de los treinta (muy anterior por tanto al boom paranóico comunista y nuclear) que bajo la atenta mirada de H.G. Wells traslada a la pantalla uno de sus relatos.
La peli, vayamos al grano, tiene dificil aguante, dado su aire de continuo discurso, sus actores de cartón piedra y su planicie (profundidad cero).
Pero, bueno, seamos generosos, entendamos que se trata de una obra precursora, y por tanto osada, que nos regala un mensaje pacifista bienintencionado y algunas imágenes de moderado impacto (aunque para su tiempo sin duda alucinantes) y efectos especiales vistosos.

·····

06 julio 2006

primeros pasos

Por ese limbo que es internet un grupo de aventureros de las viñetas ha acordado plantear sin vergüenza, con orgullo, cual es su particular big bang, ese o esos tebeos que, en su caso, lo empezaron todo, iniciando una maravillosa aficción: ser un enamorado de las historietas.
En mi caso, y pese a la presencia más o menos constante de tebeos (Los Pitufos, Disney...las obvias colecciones enteras, y que deben estar en todas las casas, de un galo irreductible y de un periodista con tupé...) desde siempre, hay que entenderlos como restos de pretéritos naufragios, objetos que siempre estuvieron en casa.
Pero hay un tebeo que tengo grabado en la retina, una indeleble impresión, un mazazo absoluto. Su poderosa mecánica interna (ahora, mayorcito, lo veo claro) era imposible de resistir. El drama, la acción, el costumbrismo, los poderes, y ese dibujo de poso realista (pero retocado, aunque a aquellas edades, ¿a quién le importan esas veleidades?) para una historia sobre un héroe de fantasía, siguen pareciéndome hoy una cumbre del género: teníamos al héroe-araña, teníamos sus embriagadores poderes, sí, pero también sus impagables chascarrillos, y su ambiente realista, universitario, y cómo no, teníamos El Villano, que, para retorcer el drama y llevar la emoción ad infinitum, embelesa con sus maneras amables (ah, pérfido, traidor, ladino) a la anciana y buena tía del superhéroe (anciana que, claro, teme al disfrazado héroe más que al villano).
Ayer, simplemente fue una magia que me hipnotizó, y de la que, albricias, aún no he despertado.

05 julio 2006

The Sandman 2

Colgado ayer el comentario al número dos de Sandman, en el apasionante y apasionado blog que dedico a esa serie.
Ya saben: Clik en el retrato del caballero

04 julio 2006

sin palabras

Era un día para colgar tan sólo una levedad, un chiste privado, un guiño a un amigo... pero no pudo ser.Tarde, por imponderables, pero no quiero dejarlo pasar.
Mal día.
Las fotos, la noticia, las tienen en cualquier periódico digital. Selecciono de las muchas, dolorosas instantáneas, ésta del reposo angustiado y angustiante de quien se enfrenta, en su deber, con el horror.

La terrible noticia, cuarenta y un almas ya (o, peor, de momento) que se pierden en un absurdo, terrible accidente en el metro de Valencia.

bromas privadas (estodigo sección deportes)


Un amigo me comentaba ayer por correo personal,y no sin razón, de las carencias de este blog respecto a la mas rabiosa actualidad futbolística-mundialera.
Como de esféricos y pantaloncitos cortos me intereso poco o nada, les cuelgo al respecto la letra de la canción de Los Planetas "El artista madridista",de temática afín... o algo así.

Me explicó con detalle la situación, acento argentino, oro en el reloj.

"En cuanto llegues al área te vas a dejar caer", que controlo el hemisferio norte,
ya lo ves.

Me llevó de la mano a su habitación, viaje iniciático en el ascensor.Confié en sus palabras, le entregué mi corazón, y todo lo que tenía se lo llevó.

Porque ya está aquí el artista madridista, que los árbitros le pitan
casi siempre a favor. Cazadores blancos con corazones negros,deberías apostar por
el caballo ganador.

Volví al lugar donde me criésólo para darme cuenta de que no hay nada que pueda curar el daño que me hiciste y mira que he tomado medicinas.

Porque ya está aquí el artista madridista,los centrales del infierno
sí que dan de verdad.Cazadores blancos con corazones negros,si te cruzas con el
bueno más te vale rezar.

Porque ya está aquí el artista madridista,que los
árbitros le pitan casi siempre a favor.Cazadores blancos con corazones
negros,entran ganas de apostar por el caballo ganador.

03 julio 2006

DOMINIQUE A- “L’Horizon”

Otro disco del francés que deslumbra.
Buen titular, y una verdad como un templo. ¿Cuántos años lleva el de Nantes en esto de las lonchas con surcos? ¿Diez?. No, más. La mayoría de artistas en tan larga singladura ya han dado lo mejor de su carrera (pongamos cinco años antes) y como mucho dan la talla con nuevos trabajos que vienen a compararse con esa pieza maestra o definitoria de su sonido, ese disco que ya no podrán igualar pero que les situó en determinado podio. Desde entonces, cada nueva obra viene a defender lo logrado allí.
Pero quien entienda L’Horizon en estos términos está muy equivocado, pues otra vez (y parecía que Auguri quedaba ya como esa obra maestra de referencia) monsieur Ané lo ha logrado: Se ha superado, recogiendo todo lo sembrado y redondeándolo.
Aquí hay chanson escuela Brel, hay tecnología casera, ocasionales arranques de electricidad noise, sonidos acústicos, lirismo a puntapala (bueno, o eso dicen, que servidor de francés..), letras poéticas que buscan la inspiración en el autor de manga Jiro Taniguchi (recomendado desde aquí, por cierto) o en la poesía de Kavvadias ,según declara A. … y todo para vestir su, sin duda, mejor cancionero. Sin referentes, sin comparar con obras pretéritas, Dominique A nos entrega melodías perfectas como nunca antes hizo (y mira que el suyo es uno de los libros de canciones más cautivadores de la década).
Que por último tengamos que sobreponernos ante lo maravillosamente arreglado que está todo (multitud de instrumentos, detalles, aromas y timbres que se imbrican en el sentido final de cada tema, que van mucho más allá del mero hornato y pompa) es algo que ya descoloca, hace temblar el rodillamen y terminamos, inevitablemente, hincando el suelo y a sus pies.
Un gigante.
Un monstruo.
Un maestro.
UUUUU