31 diciembre 2007

el mejor tebeos de la historia

Hace unos días en Con C de arte se montó un juego: ofrecer una lista personal de los treinta mejores tebeos de la historia, los preferidos de cada cual. Al juego se apuntaron muchos, y servidor ha tenido la paciencia de contabilizar votos para ofrecer una lista "definitiva".
Aquí pueden ver la primera parte, la batería de listas personales...
...y aquí, la lista de los cincuenta mejores cómics de la historia, resultante de mi recuento. Es una chorrada, pero en fin... al menos da una biblioteca interesante.
Ah, el número uno, éste (y si pinchan en la imagen leerán algo sobre él, en La cárcel de papel)

(por cierto, si has identificado el libro ganador sin más pista que la imagen, ya sabes asgo de historieta, y si no, la solucción en un clik sobre el sonriente monigote).
Y sí, mis treinta les serán ofrecidos en este blog, en una nueva serie, en un breve futuro.

28 diciembre 2007

ARKHAM ASYLUM, de Morrison y McKean

publicado en Mazingervigo.net


A mediados de los ochenta Watchmen (Alan Moore y Dave Gibbons) y Batman: el regreso del señor de la noche (Frank Miller) revolucionaron los tebeos de superhéroes al aportar una mirada adulta y poliédrica a los justicieros disfrazados. El impacto fue inmediato, surgiendo un puñado de cómics que siguieron su estela: héroes oscuros y violentos, relatos de estéticas novedosas, complejidad narrativa... y todos contentos. Por fin podíamos leer supercachas y no avergonzarnos secretamente, pues aquello "tenía chicha".
En 1989 Grant Morrisson, guionista puntero dentro de la llamada "invasión británica" que había propiciado el éxito de Alan Moore, y el ilustrador Dave McKean, discípulo de los delirios pictóricos de Bill Sienkievicz, unieron talentos para hacer Arkham Asylum: un lugar sensato en un mundo sensato. Sin duda, de todo lo que vino al rebufo de las obras (seminales, de lectura más que recomendable) de Moore y Miller, este tomo de lujosa presentación fué el que más ríos de tinta provocó, y de los más exitosos.
La novela gráfica reunía todos los tópicos de la época: tono adulto, experimentación gráfica, poso literario, desmitificación de iconos pop, exploración de nuevos formatos (nada de grapas, aquí teníamos una señora tapa dura con sobrecubiertas)... y todas las páginas que se necesitaran para desarrollar la historia.
¿Y la hisotoria? Pues Arkham Asylum nos narra cómo en la prisión donde acaban los psicóticos enemigos del hombre murciélago éstos se amotinan y secuestran al personal, amenazando con una masacre humana si el oscuro superhéroe no entra al lugar (y ndemostrar así que el héroe no está tan lejos de los trastornados delincuentes). Al tiempo, se indaga en el pasado del edificio y de su creador, el doctor Arkham, que lo fundó como manicomio. Un pretexto, en fin, para ahondar en la psique del héroe y los villanos, y en la locura de un modo general, entendida desde una óptica malsana, claustrofóbica.
Sin duda el grafismo de McKean es lo más destacable, su impacto plástico, su ocurrente inventiva (ese Batman, apenas una sombra vaporosa, desdibujada), sus asfixiantes collages... es fácil asombrarse ante su talento expresionista, lástima que en el camino la narrativa se vuelva, en demasiadas ocasiones, confusa. El guión de Morrison, por su parte, lleva al límite al género, pero donde mejor brilla es en el oscuro retrato victoriano del doctor Arkham, antes que en la efectista (y algo vacua) mirada sobre unos iconos (Batman, el Joker, Dos Caras...) demasiado fáciles de deconsturir.
Planeta de Agostini edita en formato gigante, de lujo (ya saben: extras, bocetos... alforjas para el viaje), este cómic sin duda tan irregular como representativo de una época, y del que, al menos, aseguramos un paseo visual que no olvidarán.

21 diciembre 2007

VIC CHESTNUTT North Star Desert

Vic Chesnutt es un cantautor de vocación clásica, entre el folk singer al uso, el aire más inquieto de unos Lambchop, y un gran talento interpretativo. El cantautor parapléjico fue conocido en sus inicios (hace más de diez años) por el apadrinamiento de Michael Stipe (R.E.M.). No había seguido su carrera en exceso, la verdad.
Constellation es el sello desde el que editan sus discos una camada de músicos experimentales, encabezados por el multiforme combo Godspeed You! Black Emperor. De Constellation sí que he seguido algunas cosas.
Una unión de tales opuestos era, a priori, curiosa, y el resultado es más, mucho más. Si nos ponemos breves, diríamos que el talento y la sensibilidad del trovador se encuentran en estado de gracia, y los músicos de bandas diversas del sello canadiense (Silver Mountain, Godspeed You! Black Emperor, Esperine…), sumada a la presencia y guitarra del Fugazi Guy Picciotto, acolchan con su sonido de enjambre los versos de Chesnutt. La mezcla resultante es de las que hacen época (más, y mejor, que el experimento similar del año pasado, que aunó a los de Constellation con Carla Bozulich). Aquí la sensación es la de que el cantante asombra a la banda con su cancionero, y esta, rendida al talento del “jefe”, musica sus estrofas sin renunciar a su recetario, el cual se demuestra versátil, siempre evocador, misterioso, apelando a los sentidos desde sonidos ahora trémulos, ahora tempestuosos, ahora mudos dejando casi a solas la voz y la acústica del maestro del folk contemporáneo. Y Chesnutt, viendo cómo crece el bosque encantado del post rock a su alrededor, parece crecerse. Un pez que se muerde la cola en una retroalimentación hacia la perfección que roza el concepto de obra maestra. Porque en sus canciones se palpa la cumbre, y porque se siente la vibración de un grupo de artistas que están sintiendo que tienen entre manos algo destinado a ser grande. Escuchando temazos como Glossolandia, Splendid, You Are Never Alone o la brutal Debriefing, a mí no me cabe duda. Grande, mucho.

12 diciembre 2007

THE QUEEN, Stephen Frears


No habia visto la famosa recreación de los días post Lady Dy, así que cuando ayer la puso la Primera, la oportunidad fua aprovechada.
Es indudable que esta película propone diversas reflexiones de candente actualidad. Por un lado tenemos la mirada interior de un cineasta británico hacia su reina, y también de cómo el pueblo siente la naturaleza de lo monárquico, cómo la prensa teledirige ese sentimiento, y cómo la casa real se ve a sí misma (sefún Frears). También sobre el verdadero poder presidencial, su dependencia (mutua) con la sangre azul. Y no se olvida a la persona tras el cargo, la mujer que además es reina. Su mundo, sus anacronismos, su sentido de la responsabilidad. Su estupidez, también.
Dificilmente de todo ello no obtenemos algo interesante, así que si hay cierto tacto y gusto en la dirección, y los actores responden, tenemos lo que finalmente hemos tenido: una notable cinta, donde es la dirección la que crea el discurso, sobreponiéndose a los dos principales peligros. El formato plano de un telefilm es felizmente esquivado, y aunque juega con las armas del semi documental, no estamos ante una radiografía de unos hechos, sino ante una reflexión subjetiva. Un ejemplo: cuando Frears filma a Helen Mirren (sobresaliente, por cierto, en un reparto notable) paseando por sus tierras reales, la centra en planos generales, para advertirnos que todo aquello (montes, campos, ríos, caminos, caseríos, palacios...), todo, le pertenece. Esto se repite varias veces, es parte del discurso (no subrrayado con diálogos, sino sugerido cinematográficamente) y cuando la cinta cierra, lo hace con una movimiento de cámara (de grúa) que va de la Reina y Tony Blair hasta otro plano general con ellos en el centro. Porque aquellas tierras... les pertenecen. Y el espectador que trabaje, que saque sus conclusiones de lo que el cine (no los diálogos enfáticos, insisto) nos propone (¿final feliz, con el encuentro de los dos poderes?¿crítica al sistema?).

En fin, no sequimos diseccionando y lo dejamos en sentencia: magnífica película, que, de paso e involuntariamente, nos hace pensar en nuestra propia monarquía y cómo la vemos. Y en qué pasaría si, por ejemplo, se rodaran en formato ficcio-documental, las últimas y polémicas semanas de la relación sentimental entre Felipe de Borbón y Eva Sannum. No, estamos, para según que cosas, muy por debajo de Gran Bretaña.
Ah, y claro, con La Reina he sufrido también numerosos anuncios, de esos que nos hacen amar, cada vez más, las televisiones generalistas.

11 diciembre 2007

HIJOS DE LOS HOMBRES, de Alfonso Cuarón

Hijos de los Hombres, la verdad, me ha arrastrado. Es una película con un planteamiento interesante (un futuro cercano donde la raza humana ha perdido su fertilidad, avocada por tanto a la extinción) que desarrolla un previsible MacGuffin (se descubre, e intentará proteger, a una muchacha embarazada) en un entorno obvio (por apocalíptico, totalitario, belicista, fascista y decadente). Y la situación y la acción son capitaneados por personajes estereotipos, tanto el protagonista Clive “sufro mucho” Owen como los inconsistentes secundarios (destacando un magnífico Michael Caine, por cierto).
Y con todo, como dije, me ha atrapado, entretenido y mantenido alerta hasta sus (bellas) escenas finales. La culpa, sin duda, la tiene una escenografía acertada, que retrata ese mundo en descomposición desde un punto medio (lejos de los hijos de Mad Max y similares, también ajeno al esteticismo cuché de V de Vendetta, la peli), y la habilidad del director, el mejicano Cuarón, que filma con brío (como en las escenas bélicas, aunqe resulten pelín alargadas).
Ahora bien, terminemos con un mensaje para las mecas del cine, por si nos leen: la próxima de ciencia ficción, por favor, que busque nuevos caminos, que el ciberpunk, el futuro decadente al alcance de la mano o , por otro lado, la space opera clásica, ya están demasiado trillados.


07 diciembre 2007

más listo que el tebeo 11: parecidos razonables

¿en qué se parecen estos dos dibujos?

Pues en que ambos son del mismo autor, Robert Crumb.
O, y abundando en lo ya dicho, que un artista de cómic busca un determinado estilo, aunque este sea lejano al academicismo o al esteticismo, y ese estilo se sostiene en las necesidades expresivas de su obra, no en bellezas formales prerrafaelistas... aunque su talento le permita, en su casa y en horas libres, hacer perfectos dibujos realistas (y preciosos, vive Dos).
El estudio femenino lo robo de con C de Arte, donde hay otras muestras de crumb realmente magníficas

(y por cierto, un día de estos acabo esta serie que va y viene de modo herrático... me resta hablarles de la página como conjuncto, por lo menos)

03 diciembre 2007

THE MAGIK MARKERS, "Boss"

Puede que Sonic Youth ahonden en su camino hacia la madurez bien entendida alejándose de lo abrupto (ahí está su último y excelente disco, casi ajeno a la distorsión), pero su compromiso musical sigue vinculado al inconformismo: desde su carrera personal, que parece “ofender” a quienes identifican independencia y radicalidad con ruido per se, y desde su ojo de buenos padrinos.
Thurson Moore, principal frontman de la Juventud, capitanea el sello Ecstatic Peace, donde edita a Magik Markers. Y Boss, el nuevo disco del dúo (fueron trío, como quien dice hasta ayer), lo produce Lee Ranaldo, la otra guitarra de Sonic Youth (que aporta en tres cortes, por cierto).


Y Magik Markers son una mirada desde el siglo XXI a lo que supuso la experimentación de discos como Evol en los mediados ochenta. También absorben conceptos transgresores de la no-wave e incluso ecos de la primera y batallante Patti Smith. Pero más allá de influjos evidentes persiste la poderosa personalidad de una vocalista sensual, misteriosa y oscura, así como ese logrado tono general de sonido crudo y variadísimas formas: la feroz embestida de unas guitarras encendidas, los pianos frágiles, el humo psicodélico de sus latidos melódicos y la consistencia de un trabajo que sabe moverse entre el muro impenetrable de la inicial Axis Mundi (intro inmisericorde, casi un minuto de feedback informe antes de arrancar como canción narcótica y abrasiva), la dulzura flotante (Bad dream/Hartford’s Beat Suite), el rock dislocado (Body Rot), la psicodelia noise (Taste) o el avant rock más artie (Last of the Lemach Line).
Notable, y ciertamente difícil si tu concepto de vanguardia no va más allá de White Stripes.






30 noviembre 2007

ave maría purísima (pero con mácula)

¿No les pasa a ustedes? La antena colectiva no sólo trae a sus televisores las públicas y las privadas, pues desfigurados por nieblas impenetrables y sonido precoz, se cuelan titubeantes joyas de cartomancia, localias desajustadas, canales itlianos y cosas a las que no sabemos poner nombre.
Ayer, sería por la momentánea pureza del aire, digo yo, uno de esos canales, sito en el nueve de mi caja boba, se veía con moderada nitidez (aunque con bastante niebla). Bastante molesto, la verdad, pero la curiosidad me hizo persistir hasta saber qué coño era ese canal que entrevitaba a Luis Aguilé y Alfredo Amestoy.





¿Popular TV?

Hostias

Con la iglesia he topado (afortunadamente, ya se vuelve a ver mal, como psicoimágenes volátiles y sin sonido). Menudo susto más grandísimo...

29 noviembre 2007

un brindis

Este año, los de Freixenet se han sacado un mago de la manga. O un genio.
Diez minutos, una pequeña película, un gran nombre: Martin Scorsese (en el enlace a Freixenet disponen el corto en versión original o doblada, yo les ofrezco la doblada).



Lo cuentan aquí

28 noviembre 2007

BARDÍN EL SUPERREALISTA, de Max

artículo publicado en Mazinger, que lo sepas
Bardín es un personaje creado por Max hace más de diez años. Su superrealismo peregrinó por diversas publicaciones en breves miniaturas de perfección tebeística con espíritu libre e inquieto y el año pasado La Cúpula recopiló sus andanzas y duermevelas, y añadió material nuevo o inédito en un libro exquisito y magistral.

Max lo da todo en su Bardín el superrealista: da su amor a una idea que le es atractiva, da su genio como creador, su compromiso como ciudadano (también como artista), su vitriolo, su humor irreverente, poético, único.

Max es un genio, domina el medio como nadie, lo reinventa a cada viñeta, lo hace asombroso (no sólo lo contado, sino el cómo), divertido, irreverente, bello. Su dibujo es virtuoso, cuidado, pluscuamperfecto pero lleno de vida, ajeno a la frialdad del matemático. Vibra, vive.Por esto, y sin duda por mucho más (como, por ejemplo, su categoría de histórico del tebeo español) acaba de recibir el primer Premio Nacional de Cómic. Noticia que nos alegra y aprovechamos para recomendar la adquisición de Bardín... o cualquier otro trabajo de Max

26 noviembre 2007

buena salud

"El cómic goza de buena salud y empieza a abrirse a nuevos públicos. Ya no se siente como una lectura inferior. El problema es que muchas veces no le damos una oportunidad".


Paco Roca firma la frase aquí (recomiendo la lectura del artículo, de paso). Es autor de Arrugas, una novedad de Astiberri donde aborda el alzheimer. Se dice, ya, que con maestría, sensibilidad y humor delicado.
Apetece.

23 noviembre 2007

300 de Zack Snyder

Frank Miller es uno de los artistas de discurso más radical de los últimos años, también de los más incomprendidos: basta repasar los comentarios que se hacen generalmente sobre sus adaptaciones cinematográficas para ver cómo se toma literalmente lo que no deja de ser parábola. Esto es así, quizá, porque las obras del autor estadounidense no amparan su mensaje tras zorrillos, cuervos o panales de rica miel, sino tras ideas oscuras, personajes límite y ámbitos de cruda violencia. Pero de fondo, sea en su recreación de Batman o en 300 y sus espartanos, lo que se busca es ensalzar lo heroico, y toda obra milleriana circunda esa idea y sus muchos ángulos.
Particularmente me hace gracia que se critique la falta de rigor histórico de 300 a raíz del film, que viene a ser como criticar a Esopo por dotar de propiedades antropomórficas a toda clase de animales. Son imágenes, metáforas. Miller parte de un capítulo verídico, pero le interesa, una vez más, el trasfondo del mismo, un ideal de justicia subjetiva enfrentada a un contexto réprobo pero dominante. Le interesa cómo ese punto de partida forja al héroe y lo lleva al límite del sacrificio. Eso, no otra cosa, nos narra 300. También la película de Zack Snyder, con meticuloso empeño por respetar las apuestas estéticas de la novela gráfica. Son dos obras, la de papel y la proyectada, fallidas pero también con logros. En principio la cinta entraría en esta nueva tendencia de aprovechar los avances tecnológicos no sólo para crear fuegos de artificio, sino como modelador plástico (en 300, a imagen de la estilización gráfica del cómic, al que rememora en todos y cada uno de sus fotogramas).


La película mueve al asombro por su propuesta visual, como lo hacía Sin City (otra adaptación milleriana).

También destaca al saber trasladar la eficacia narrativa de las escenas de acción (pocos autores como Miller logran la captación del ambiente de una lucha o una pelea cuerpo a cuerpo). En las numerosas batallas los ralentís cobran un significado concreto, congelan el vértigo, nos obligan a pararnos en medio del fragor, lo justo para conmocionarnos al volver a éste. Aquí, pues, el cine sustituye a los ardides del cómic para conseguir el mismo éxtasis de la carne y metal, la furia, la muerte y la sangre de la batalla.
Por otro lado, hay que reconocer que la cinta pierde donde el cómic se hacía fuerte: el ritmo es fallido y moroso en demasiadas escenas, y el engalanar lo básico del relato con historias laterales (como la de la reina espartana) restan poder simbólico (un símbolo funciona mejor cuanto más sencillo y básico), y aciertos narrativos como la voz coral del narrador espartano se pierden inevitablemente en el cine, obligado a verbalizar ese logro literario (es tremendo el efecto de la primera persona del plural en las viñetas, pero trasladarlo a un orador en off elimina toda su fuerza… una vez más vemos que lo mítico se diluye en manos de Snyder)
En fin, una peli fallida y con momentos e ideas defendibles. Las hay mejores. Y peores.

22 noviembre 2007

ha muerto fernando Fernan Gómez

Uno pretendía publicar hoy una reseña cinematográfica, pero la actualidad nos lleva hasta aquí. ¿Cómo hablar hoy de cine y no hacerlo de él?

Nos ha dejado el mejor actor español de todos los tiempos, para quien estodice.

20 noviembre 2007

primer Premio Nacional del Cómic

Cuando hace cosa de un año y pico la hoy ministra Pilar Chacón defendía en el Congreso a la historieta como arte, y unánimemente (sí, por todos) se aprobaba la concesión de un Premio Nacional del Cómic, todos los que amamos el medio tuvimos un motivo para alegrarnos.
Hoy (y desde ayer, de hecho) ya tenemos el primer premiado, y no es otro que Max. Merecidísimo.
Sobre Bardín, la obra que, editada en 2006, propicia este merecidísimo premio, les enlazo este excelente artículo de Álvaro Pons (pinchen, no me sean vagos).

19 noviembre 2007

Página 2


Ayer vi por primera vez un breve programa que se estrenó hace nada. Habla de libros (también del cómic Persépolis, por cierto, con respeto por el medio historieta, lo que se agradece aunqur intuyo ocasional), habla de lecturas, habla con autores (en el caso de ayer, me temo que malo, muy malo, pero bueno... otro día será bueno), busca agilidad, originalidad. No es sesudo, se empecina en animar a la lectura, salió a la calle, entró en el Prado, preguntó a un famoso deportista y sonaron Bowie, y Chesnutt. Y visualmente es elaborado, bonito.

Me gustó, pues creo que logra lo que pretende.

Página 2 tiene web, donde pueden ver desde algunos de los reportajes hasta el programa entero.

14 noviembre 2007

¿My Bloody Valentine 2007?

Pues parece que sí. Uno ya se ha bajado de esa burra, de los dime y diretes respecto a una continuación de Loveless, pero cuando se lee la noticia en papel (ayer, en Público), habrá que darle crédito.

Es imposible, totalmente imposible, igualar Loveless (seguramente el disco más influyente de los últimos veinte años pese a ser de culto, y no creo exagerar: el noise, el indie rock, el post rock, incluso la música electrónica, todos deben algo a este largo). Pero no es menos cierto que las remezclas de Shields (a Mogwai, Yo La Tengo...) y su genio a la sombre en Exterminator, sin duda de lo mejor de Primal Scream (también estaba en su continuación, el notable pero irregular Evil Heat), así como su toque en la BSO de Lost in Traslation... son datos que nos hacen apostar por un retorno que tenga mucho de bueno.


Si otras resurrecciones me dan más miedo, la de My Bloody, la verdad, la espero con ganas (y, aún, excepticismo, no creo del todo que sea cierta). Por las pistas buenas, claro. Pero también por algo más.


Tengo sed de Shields, sí.

13 noviembre 2007

S. de Gipi

Reseña publicada en Mazinger

La memoria es el último recurso para la permanencia. Uno no se va del todo si, en algún modo, sobrevive su recuerdo, su legado, su "haber pasado".Y el tiempo es relativo, no una línea tal como la percibimos nosotros: si se ha vivido, de algún modo se vive para siempre.
Ésto puede ser un consuelo o una verdad que sustenta el dolor ante la pérdida del ser querido, nos da igual. En todo caso, ha servido para que el italiano Gipi vierta en una novela gráfica los recuerdos (propios y ajenos) sobre su padre, de reciente fallecimiento.Como si se tratase del contenido de una piñata recién liberada, en S. los recuerdos se suceden sin orden, sin graduar importancia, lejanía o cercanía, formando un todo de asociación libre donde es trabajo del lector ir componiendo el perfil de S., el que siente su hijo Gipi y el que nosotros formamos a partir de sus recuerdos y testimonios.
S. no es una lectura fácil, pues no se nos lleva de la mano, no existe una clara estructura, y esta se va formando a base de repeticiones y variaciones sobre distintos hechos que en principio nunca son explícitos, sino sugeridos. Pero finalmente hay recompensa: S. es absorbente, bellísima (sus acuarelas dan un aire difuso, de memoria), inteligente, profunda (es el legado de un hijo, y también el testimonio de un superviviente de la Segunda Guerra Mundial), emocionante (que no sensiblera) y una de las obras de 2007 donde mejor se funden la forma y el fondo, donde el estilo es discurso en el mismo plano que lo argumental (pues la dispersión de los recuerdos se refleja en la estructura narrativa y en el grafismo evanescente).
Una obra redonda, sin duda.

08 noviembre 2007

todo calculado

No suelo ver El Hormiguero de Pablo Motos, aunque a veces, víctima del zapeo, me dejo un rato en sus cosas. Es un magazine intrascendente, tontorrón incluso, pero con sus momentos simpáticos (siempre en sorbos cortos, porque no da para más).
El caso es que este martes, o así, presenta emocionado una escena del OT inglés, donde, ya en los castings, un rechocho y tímido Juan Nadie, de profesión vendedor de móviles, emociona a la platea cantando a Puccini con aparente maestría. La pieza ciertamente merece la pena: todo presagiaba la actuación friky de un desvergonzado con ganas de salir en la tele, y el patito feo al final emociona a la princesa, a todos, con su portentosa voz. Pueden verlo aquí, si les interesa.
Bien, todos ya impresionados, sean hormigas, público, invitados o Motos... y ¡tachán!, el tímido Paul Potts aparece en el programa para repetir hazaña. Otro (sí, fenomenal) tralalá, y al final ovación hispana, ojos llorosos, signos de exclamación, ¡talento, talento!
Potts de Gran Bretaña, o Rosa de España, da igual.

Y miren por donde hoy leo que la misma cadena está a puntito de estrenar otra versión de OT, comandada por Nuria Roca, que posa pizpireta junto a...¡oh, divino destino, oh casualidades
cósmicas!.



Paul Potts, claro que sí.

Auguro con mis poderes que este buen señor va a salir hasta en House y en todos y cada uno de los programas de la casa. Engolados comentaristas están creando al mito, o más bien, transportándolo (es más cómodo traer uno ya establecido en su país), para crear gancho antes incluso del verdadero arranque de su espacio cazatalentos (en el que Potts, predigo también, acompañará sus primeros pasos ya convertido en la nueva sensación fashion del canal del glamour de todo a cien chino).

Todo, en fin, calculadito.

Aburrido.

06 noviembre 2007

LA PAREJITA: CAZADORES DE OFERTAS, de Manel Fontdevila

La Parejita no presisa de demasiadas presentaciones: quien más quien menos, todos han leído alguna vez El Jueves y reparado en el costumbrismo que desprenden las andanzas de una pareja joven que se aventura a independizarse. A día de hoy la serie lejos de agotarse, vive una época gloriosa con la estrenada paternidad de Emilia y Mauricio.
Pues hoy queremos señalar que acaba de publicarse una recopilación, en tapa dura, de una selección bajo el nombre de "Cazadores de ofertas", inmejorable oportunidad para ahondar en el universo Fontdevila. Desde estodigo sólo recalcamos la envidiable calidad general de la serie (fluctuante, claro... hablamos de un chiste por semana para EL Jueves, y eso inevitablemente se nota) y la calidad de un dibujo que es al tiempo expresivo e inmediato, y detallista y puntillosos. También sorprende lo natural que se lée todo, esa sensación de que te cuentan algo vivido o pensado en primera persona, así como sus diálogos más que notables y, quizá lo que más me ha sorprendido, la innegable capacidad de Manel para jugar con el medio con solucciones inventivas, tanto narrativas como de puesta de página que alejan el fantasma de la monotonía en favor de una siempre bienvenida sorpresa.

En fin, hablamos, ya lo saben, de uno de los pocos tebeos que se ha convertido en generacional en los últimos años, consiguiendo uno de los pocos personajes célebres dentro del cómic español reciente. Eso no es poco, y merece celebrarse con esta recopilación y las que le seguirán.

03 noviembre 2007

PERDIDOS, tercera temporada

Hemos visto en casa la tercera temporada de Perdidos, esa que actualmente emite La 2 las noches de los miercoles.
Abundando en lo ya dicho, las aventuras de un grupo de supervivientes en la Isla Misteriosa (se ha ganado el nombre como heredera verniana, no me lo negarán) continúan desarrollando la trama con acierto. Es verdad que en su segunda temporada se estiró la cosa más de lo conveniente, y abusó del final “te pillo con el culo al aire” que en su primera época sí resultó un acierto. Pero con la perspectiva podemos, también, reconocerle que exploró nuevos (y caustrofóbicos) ambientes y dio un arsenal de nuevas posibilidades, desarrollando el argumento, creando nuevos focos de atención, enriqueciéndolo, en definitiva, al tiempo que, por supuesto, nos dejaba con más preguntas que respuestas.
Así las coas, la tercera temporada retoma lo mejor (o lo bueno) que propuso su predecesora, centrando su hilo en la sociedad pre-existente en la isla (los otros),

...y modera aquellos puntos flacos al medir mejor las distancias prudenciales (cuando parece que a uno se le va a acabar la paciencia resuelven tramas y desembocan en nuevos asuntos), al dar por fin más respuestas que preguntas (aunque estas siguen abundando, faltaría más) y, con inteligencia, cambiando el registro de su final de temporada con un golpe de efecto tan inesperado como impactante.
Seguimos Perdidos, y contentos de estarlo.

29 octubre 2007

MUERTE ENTRE LAS FLORES, de los hermanos Coen (1990)

Revisar Muerte Entre las Flores, que no había vuelto a ver desde hace diez años (mínimo), supone reencontrarse con un cine que no ha envejecido ni le sienta mal el paso del tiempo. Y sobre todo constatar que el universo de los Coen, antes que un mundo propio, es el espejo posmoderno de sus obsesiones culturales y cinéfilas, reinterpretadas con talento de creador: reciclaje convertido en firma personal, vamos. Posmodernismo del duro, si se quiere. Y del bueno.
Más allá de una trama alambicada, de unas actuaciones fabulosas y una fotografía para quitarse el sombrero, llama la atención el aire a déjà vu que transpira toda la cinta, el aroma a conocido y el disfrute que ello supone. Y si se disfruta del refrito es por la magistral dirección, las numerosas set pieces magistrales (de la ejecución en el bosque a la escena de apertura), por sus diálogos exactos, su humor (que denota la vena surrealista que los Coen desarrollan en otros trabajos), su excelente banda sonora y por la historia que nos cuenta, la tela de araña en que el personaje central se mete y de la que, hasta el final (redondo, perfecto) no sabremos si conseguirá salir.
Que la densidad argumental permita ver dos y más veces Muerte Entrelas Flores y volvamos a encontrar detalles y subtramas que aclaran el conjunto sólo hace, si cabe, más recomendable la tercera de los Coen. Si no la has visto, hazlo. Repetirás.

28 octubre 2007

relojes blandos

Joder, que aún son las 16:35. O sólo... ya no sé.
Ni ganas de hacer nada, ni cuerpo para una siesta... me siento como un robot con los cables y circuitos transpuestos, un desastre.
Odio este día, este cuerpo que se queda...

En fin, pásenlo lo mejor que puedan, yo, por si interesa, me voy a dar un paseillo por la playa, a la brisa fresca del otoño.

27 octubre 2007

The Sandman 17

Nueva entrada sobre Sandman en su maravilloso blog, realizado por una preclara inteligencia sin par.
Enlazo en el retrato:

25 octubre 2007

PJ HARVEY, White Chalk

Abre White Chalk el tema Before Departure y ya desde las primeras notas adviertes que hay giros inesperados en el nuevo largo de Polly Jean Harvey. Pianos cadenciosos, ritmos lentos, voces crepusculares y serenas. Sí, la Harvey es culo inquieto, siempre lo ha sido, siempre ha sabido cambiar de marcha antes de ahogar el motor, pero el golpe de timón es, ahora, más evidente, radical y sorprendente que nunca. Y no menos sabio que en otras ocasiones, añado.

La otrora aguerrida blues singer, la muchacha silvestre, la que se miraba en Nick Cave o Tom Waits, la rockera poderosa, la inquieta música que coquetea con la tecnología… han dado paso a una nueva piel con forma de dama elegante y sabia, madura, pero no blanda, dueña de un universo lírico tortuoso y crudo que engalana con nanas y pequeños minuetos pop, austeros (tanto como los arañazos de su anterior Uh Uh Her) pero exquisitos en el mimo por el detalle, el timbre, la instrumentación, los coros exactos...


Asombra todo aquí, desde las prestaciones vocales (a veces ya ni reconocemos el timbre de PJ, suave y delicado, agudo) hasta ese estilo radicalmente nuevo. Pero, sobre todo, guinda que finalmente diferencia lo bueno de lo sublime, tenemos uno de los cancioneros más absorbentes y logrados de la de Somerset, sólo por debajo del que hace de Rid Of Me uno de los mejores discos de la historia: el salmo dolido Broken Harp, la bellísima rítmica de Silence, la melodía perfecta de The Piano (que recupera un poquito antiguos bríos), el quejío estertóreo de The Mountain… son algunos de los tesoros que esperan al oyente.
Sin duda, uno de los discos del año. Posiblemente, una obra maestra.

23 octubre 2007

Octubre de 1807

Pues el tiempo pasa y ni nos damos cuenta, y hace dos siglos que, día arriba, día abajo, la piel de toro, alias España, fue invadida por las tropas napoleónicas.
Son muchas las manifestaciones culturales, artísticas e identitarias que hacen referencia a esta época, entre la historia y lo más cercano al acervo mítico popular que tenemos en España, al estilo de lo que los Estados Juntitos de América han hecho con el Far West y todo aquello. Pero en esta bitácora, bizarros investigadores de lo menos obvio, optamos por recuperar de la memoria un añejo tebeo que, inspirado en el Astérix galo, narraba con gracia y buen oficio las aventuras de unos bandoleros de los de aquella:



De sus correrías, yo tenía un álbum, repescado sin duda, pues lo asocio a los primerísimos ochenta o estertóreos setenta, cuando realmente se trata de un tebeo del 72, como muy tarde. El recuerdo es bueno, de hecho me encantaba, y apuesto a que releído hoy, seguiría gozándolo. Y sí señor aquel álbum en cuestión era exactamente éste (me pregunto dónde estará hoy... no en mi mano, desde luego):


La memoria busca el dato, y Google hace el resto, en este caso, enviándome directamente aquí, de donde "robo" imágenes y a donde recomiendo un paseo para saber más datos técnicos sobre el tebeo en cuestión (cuestión que no considero pertinente... despues de todo, aquí solo andamos celebrando la resistencia, los doscientos añitos, nada más)

21 octubre 2007

LOS SOPRANOS



La casa, por los cimientos. La primera temporada de Los Sopranos confirma a esta serie como la mejor de la historia de la televisión. Así, a lo burro y a bocajarro. Sin complejos: ni Yo Claudio y su teatralismo escasamente cinematográfico, ni uno de esos clásicos de los sesenta que el escandalizado lector pueda tener en mente; Los Soprano encuentra el nervio y la tensión en una dirección perfecta, lejana de la habitual planicie televisiva y su dictadura del plano/contraplano, aprovecha una trama densa que desgrana poco a poco, consiguiendo atrapar al espectador con más eficacia (y fundamento) que cualquier efectista Episodio Piloto de la historia, y se beneficia de un grupo de actores encabezados por un James Gandolfini sencillamente gigante, que quita el hipo.
Y puestos los cimientos, cabe engalanar el edificio, hablar de la perfecta caracterización de los numerosos personajes, de la fotografía, seca y precisa, del ritmo milimétrico de una serie que uno no se da cuenta de en qué momento te ha atrapado. También podemos recordar la cabecera, un paseo en coche desde los polígonos industriales y los suburbios hasta los barrios residenciales que dice mucho pero no explicita nada.



Podemos decir, también, que los Soprano son un microcosmos que refleja la sociedad USA actual y sus miserias, como toda buena serie negra, y que además lo hace con buenas dosis de humor (un humor sutil e inteligente, irónico, elegante).
Y finalmente, como quien engalana la casa con un adorno navideño, decir que el comienzo de la segunda temporada, ese encadenado de planos que abre su primer capítulo , renueva mi fe en una serie que, con cinco temporadas, intuyo me reserva muchas alegrías futuras.