26 febrero 2007

MATT ELLIOTT-FAILING SONGS

Matt Elliott goza de una de las carreras musicales más desconocidas y al tiempo inmaculadas que se puede recordar en los últimos años. Tras prestar guitarras en otras formaciones, debuta al abrigo del movimiento post-rock con una banda fantasma compuesta por él mismo. The Third Eye Foundation redefinió el concepto de música dolorosa, enferma. Una barbaridad, un monstruo de Frankenstein a base de noise radical y drum and bass psicótico de tortuosa audición, que poco a poco fue limpiando el ruido y mimando la electrónica sin perder calidad. Cansado del proyecto, desapareció para finalmente volver firmando, ya en primera persona, discos donde sus constantes (climas deprimentes, tristeza emocional, electrónica oblicua) servían a una orientación más clásica, hasta cierto punto. Con perspectiva, y a la luz de este último trabajo, esta nueva singladura, ya bajo su propio nombre, se nos antoja un viaje hacia la música tradicional europea como raíz oculta de su pasión musical.
Efectivamente, quien escuche Failing Songs sin conocer al autor, puede dudar de su pasado como terrorista del sonido, pues en superficie nos encontramos con una suerte de post folk balcánico, sutil y exquisito. No hay ruido (apenas el timidísimo crescendo de “Desamparado”), mucho menos electrónica, y Elliott abraza definitivamente el formato de canción frente a pretéritos viajes sonoros. Todo parece dulce y entra con facilidad en el oyente. Sólo que la final de la escucha persiste el desasosiego y te ha calado una tristeza infinita, peligrosa. Como siempre, su música no es plato fácil, pero ahora no tanto por el envoltorio sonoro más o menos crispado/crispante, como por lo que al final transmite desde una falsa placidez. Aquí radica su genio, en saber amargarte el día desde la más dulce de las nanas.



En el vídeo, final del tema Gone, en directo.Pese a a su pobre calidad, fascina comprobar cómo Elliott y su pedal (un phrase recorder) levantan un coro fantasmagórico de la nada.


No hay comentarios: