10 mayo 2007

PANDA BEAR- Person Pitch

Si buscan en la red encontrarán, en referencia a Person Pitch, más o menos las mismas palabras (elogiosas) en todas las entradas. Es normal, pues Noah Lennox, alias El Oso Panda, ha creado un trabajo fácil de describir. Y difícil de escuchar, porque estamos ante un largo que se alinea con esas obras experimentales, libres de preconcepciones, desafiantes con el oyente, y al tiempo ancladas en una tradición que asumen como herencia propia. Panda Bear bebe del cáliz psicodélico de Brian Wilson y los Pink Floyd de Syd Barret y de las postales panorámicas de Phil Spector, pero también de la hormona trastornada (gran definición leída en Rockdelux) que fue el Boces de Mercury Rev, y la sampladelia distópica de Disco Inferno. Y por supuesto hay cosas de Animal Collective, grupo madre donde Panda Bear comparte talento con otros locos libres como él (aquí pueden leer lo que dejé escrito sobre el Colectivo Animal, combo totalmente recomendado)





Dejémonos, en fin, de referentes y hablemos de sonido: Person Pitch es un viaje lírico pero alucinado, psicodelia del siglo XXI con el sampler y el corta y pega como Altar y Biblia respectivamente, donde melodías soleadas y perfectas se enturbian bajo capas y capas de sonidos inauditos, giros sorpresivos, un laberinto sónico de baldosas amarillas en el que no cabe el aburrimiento, donde todo desafía los sentidos y la capacidad de sorpresa, violentada casi cada compás.
¿Lo ven? He caído e los lugares comunes de todo el mundo. No hay otra salida, esto es lo que es, así que no me esforzaré en ser original, sino pesadamente convincente: si alguien cree que la música es un cómodo asfalto ya trillado, si alguien duda que puedan haber sendas nuevas (con claros referentes pretéritos, como debe ser) y caminos por descubrir, que pinche en el vídeo y compruebe cómo los Beach Boys resucitan en Saturno.






No hay comentarios: