13 septiembre 2007

METRALLA, de Rutu Modan

El argumento básico de Metralla es poco original: la búsqueda de un padre desaparecido, por su hijo, del que se ha distanciado. El motor de arranque para dicha búsqueda, una chica vinculada al padre y que en el proceso fortalece lazos con el hijo. Da para un culebrón, para una telenovela, o para una película indie. O para lo que sea, como siempre con cualquier base argumental.
En el caso que nos ocupa, afortunadamente, da para adentrarnos en la complejidad del mundo israelí de la mano de una autora israelita. Y da para conocer el personal apuesta estética de Rutu Modan, un talento y una revelación que promete mucho, a juzgar por este Metralla.
Pesonalmente, y valorando el poderoso documental socio político que aporta este cómic (más social, de hecho, si bien ese análisis es el de una gente que vive un entorno político-terrorista único en el mundo), lo que más me ha interesado es la mirada, la particular estética del dibujo de Modan, frío y sintético, cercano a la publicidad, incluso a esos manuales tan limpios que, en los aviones, nos avisan sobre lo más siniestro. Y el excelente coloreado, así como el limpio, elegante y eficaz diseño de página. También destacan sus diálogos, y la valentía de intentar casar (aunque a veces rechinan un poco, la verdad) tonos tan distintos como una historia de moderado misterio (dilucidar si el padre ha fallecido en un atentado o no) con otro de, casi casi, comedia romántica.
Si a ello añado que, me parece, Rutu puede darnos obras mejores todavía, queda claro que esto es un descubrimiento como la copa de un pino, de esos que empiezan en Notable y terminan en, quien sabe donde…

No hay comentarios: