21 octubre 2007

LOS SOPRANOS



La casa, por los cimientos. La primera temporada de Los Sopranos confirma a esta serie como la mejor de la historia de la televisión. Así, a lo burro y a bocajarro. Sin complejos: ni Yo Claudio y su teatralismo escasamente cinematográfico, ni uno de esos clásicos de los sesenta que el escandalizado lector pueda tener en mente; Los Soprano encuentra el nervio y la tensión en una dirección perfecta, lejana de la habitual planicie televisiva y su dictadura del plano/contraplano, aprovecha una trama densa que desgrana poco a poco, consiguiendo atrapar al espectador con más eficacia (y fundamento) que cualquier efectista Episodio Piloto de la historia, y se beneficia de un grupo de actores encabezados por un James Gandolfini sencillamente gigante, que quita el hipo.
Y puestos los cimientos, cabe engalanar el edificio, hablar de la perfecta caracterización de los numerosos personajes, de la fotografía, seca y precisa, del ritmo milimétrico de una serie que uno no se da cuenta de en qué momento te ha atrapado. También podemos recordar la cabecera, un paseo en coche desde los polígonos industriales y los suburbios hasta los barrios residenciales que dice mucho pero no explicita nada.



Podemos decir, también, que los Soprano son un microcosmos que refleja la sociedad USA actual y sus miserias, como toda buena serie negra, y que además lo hace con buenas dosis de humor (un humor sutil e inteligente, irónico, elegante).
Y finalmente, como quien engalana la casa con un adorno navideño, decir que el comienzo de la segunda temporada, ese encadenado de planos que abre su primer capítulo , renueva mi fe en una serie que, con cinco temporadas, intuyo me reserva muchas alegrías futuras.

3 comentarios:

Ximo dijo...

Nunca he visto los soprano, serie a la que le tengo muchísimas ganas. Quizás sea un buen momento, cuando acabe con las dos primeras temporadas de Doctor en Alaska, serie que para mí es indiscutiblemente una de las mejores de toda la historia, junto con Twin Peaks, Shogun y Yo Claudio.

Señor Punch dijo...

ximo, Doctor en Alaska (Northern Exposure, mejor) tiene algo en común con Los Soprano, cuando lo descubras, te van a apetecer más aún ;)

El canibalibro dijo...

La serie tiene un total de seis temporadas, la última dividida en dos partes (la segunda parte, consta de 9 episodios aún no emitidos ni comercializados en DVD)y el nivel de excelencia va en aumento, cada nueva temporada es mejor que la anterior.
Una obra maestra rotunda.