30 noviembre 2007

ave maría purísima (pero con mácula)

¿No les pasa a ustedes? La antena colectiva no sólo trae a sus televisores las públicas y las privadas, pues desfigurados por nieblas impenetrables y sonido precoz, se cuelan titubeantes joyas de cartomancia, localias desajustadas, canales itlianos y cosas a las que no sabemos poner nombre.
Ayer, sería por la momentánea pureza del aire, digo yo, uno de esos canales, sito en el nueve de mi caja boba, se veía con moderada nitidez (aunque con bastante niebla). Bastante molesto, la verdad, pero la curiosidad me hizo persistir hasta saber qué coño era ese canal que entrevitaba a Luis Aguilé y Alfredo Amestoy.





¿Popular TV?

Hostias

Con la iglesia he topado (afortunadamente, ya se vuelve a ver mal, como psicoimágenes volátiles y sin sonido). Menudo susto más grandísimo...

2 comentarios:

lider dijo...

Sr Punch, me cuenta la parienta que si se puede sintonizar un canal no tiene porque verse. Además no me creo que no sucumbiese a la tentación de ver a Jiménez Los Santos.

Señor Punch dijo...

"si se puede sintonizar un canal no tiene porque verse"
eso no es así: persiste la atracción del enigma ante lo desconocido. Cuando descubres uno de esos canales rurales, o de concursos para tontos... hundidos en la niebla catódica, perdiendo y recuperando el sonido...¡lider, dile a tu parienta que eso HAY QUE VERLO ;)
(y más si te cuentan que Losantos puede aparecer, cual íncubo, en ese canal...¡yummmmm!) :)