14 noviembre 2007

¿My Bloody Valentine 2007?

Pues parece que sí. Uno ya se ha bajado de esa burra, de los dime y diretes respecto a una continuación de Loveless, pero cuando se lee la noticia en papel (ayer, en Público), habrá que darle crédito.

Es imposible, totalmente imposible, igualar Loveless (seguramente el disco más influyente de los últimos veinte años pese a ser de culto, y no creo exagerar: el noise, el indie rock, el post rock, incluso la música electrónica, todos deben algo a este largo). Pero no es menos cierto que las remezclas de Shields (a Mogwai, Yo La Tengo...) y su genio a la sombre en Exterminator, sin duda de lo mejor de Primal Scream (también estaba en su continuación, el notable pero irregular Evil Heat), así como su toque en la BSO de Lost in Traslation... son datos que nos hacen apostar por un retorno que tenga mucho de bueno.


Si otras resurrecciones me dan más miedo, la de My Bloody, la verdad, la espero con ganas (y, aún, excepticismo, no creo del todo que sea cierta). Por las pistas buenas, claro. Pero también por algo más.


Tengo sed de Shields, sí.

No hay comentarios: