08 noviembre 2007

todo calculado

No suelo ver El Hormiguero de Pablo Motos, aunque a veces, víctima del zapeo, me dejo un rato en sus cosas. Es un magazine intrascendente, tontorrón incluso, pero con sus momentos simpáticos (siempre en sorbos cortos, porque no da para más).
El caso es que este martes, o así, presenta emocionado una escena del OT inglés, donde, ya en los castings, un rechocho y tímido Juan Nadie, de profesión vendedor de móviles, emociona a la platea cantando a Puccini con aparente maestría. La pieza ciertamente merece la pena: todo presagiaba la actuación friky de un desvergonzado con ganas de salir en la tele, y el patito feo al final emociona a la princesa, a todos, con su portentosa voz. Pueden verlo aquí, si les interesa.
Bien, todos ya impresionados, sean hormigas, público, invitados o Motos... y ¡tachán!, el tímido Paul Potts aparece en el programa para repetir hazaña. Otro (sí, fenomenal) tralalá, y al final ovación hispana, ojos llorosos, signos de exclamación, ¡talento, talento!
Potts de Gran Bretaña, o Rosa de España, da igual.

Y miren por donde hoy leo que la misma cadena está a puntito de estrenar otra versión de OT, comandada por Nuria Roca, que posa pizpireta junto a...¡oh, divino destino, oh casualidades
cósmicas!.



Paul Potts, claro que sí.

Auguro con mis poderes que este buen señor va a salir hasta en House y en todos y cada uno de los programas de la casa. Engolados comentaristas están creando al mito, o más bien, transportándolo (es más cómodo traer uno ya establecido en su país), para crear gancho antes incluso del verdadero arranque de su espacio cazatalentos (en el que Potts, predigo también, acompañará sus primeros pasos ya convertido en la nueva sensación fashion del canal del glamour de todo a cien chino).

Todo, en fin, calculadito.

Aburrido.

No hay comentarios: