28 febrero 2007

PLAN OCULTO, de Spike Lee

Hace tiempo que perdí la pista al realizador afro-americano, al que abandoné a la altura de su biografía de Malcom X. Por tanto fue una sorpresa redescubrirlo comandando un artefacto de puro género, de aires retro y a la vez moderno, que se inscribe en el subgénero de los grandes atracos, de Un Botín de 50.000 $ (que no he visto, por cierto), a Ocean’s Eleven.
El poso a cine de los setenta es evidente, y aquí eso es un elogio. Porque el cine de Lee se beneficia de ritmo y nervio, de tensión milimétrica. Cierto que el final pierde fuelle, inevitablemente ante su giro argumental, pero también es evidente que sus dos horas y pico vuelan, que atrapa con una estática que nos recuerda a mucho cine del bueno, y que afortunadamente ello no anula los aires autorales del director, que sigue haciendo gala de sus panorámicas (ahora vigorosas, claustrofóbicas), sus certeros diálogos, un mimo interpretativo (Jodie Foster magnética, Diesel Washington perfecto, Clive Owen mejor aún) y un empleo de la banda sonora excelente, que impone y determina la cadencia de la escena que gobierna.


A mayores un guión magnífico, diversos golpes de efecto (incluido un inteligente uso de la estructura temporal fragmentaria, totalmente justificado en beneficio de la intriga), un retrato del crisol interracial que provoca chispas en un NY post 11-S, y una reflexión sobre la naturaleza del bien y el mal.
Ovación.

27 febrero 2007

la nueva carne

Me gustó esta plantilla. Sencilla que no simple, y de tonos relajantes (y con un sutil dominio del verde, por mantener un lazo con el pasado).
Es el nuevo cuerpo, para el mismo espíritu.
Hasta mañana.

26 febrero 2007

MATT ELLIOTT-FAILING SONGS

Matt Elliott goza de una de las carreras musicales más desconocidas y al tiempo inmaculadas que se puede recordar en los últimos años. Tras prestar guitarras en otras formaciones, debuta al abrigo del movimiento post-rock con una banda fantasma compuesta por él mismo. The Third Eye Foundation redefinió el concepto de música dolorosa, enferma. Una barbaridad, un monstruo de Frankenstein a base de noise radical y drum and bass psicótico de tortuosa audición, que poco a poco fue limpiando el ruido y mimando la electrónica sin perder calidad. Cansado del proyecto, desapareció para finalmente volver firmando, ya en primera persona, discos donde sus constantes (climas deprimentes, tristeza emocional, electrónica oblicua) servían a una orientación más clásica, hasta cierto punto. Con perspectiva, y a la luz de este último trabajo, esta nueva singladura, ya bajo su propio nombre, se nos antoja un viaje hacia la música tradicional europea como raíz oculta de su pasión musical.
Efectivamente, quien escuche Failing Songs sin conocer al autor, puede dudar de su pasado como terrorista del sonido, pues en superficie nos encontramos con una suerte de post folk balcánico, sutil y exquisito. No hay ruido (apenas el timidísimo crescendo de “Desamparado”), mucho menos electrónica, y Elliott abraza definitivamente el formato de canción frente a pretéritos viajes sonoros. Todo parece dulce y entra con facilidad en el oyente. Sólo que la final de la escucha persiste el desasosiego y te ha calado una tristeza infinita, peligrosa. Como siempre, su música no es plato fácil, pero ahora no tanto por el envoltorio sonoro más o menos crispado/crispante, como por lo que al final transmite desde una falsa placidez. Aquí radica su genio, en saber amargarte el día desde la más dulce de las nanas.



En el vídeo, final del tema Gone, en directo.Pese a a su pobre calidad, fascina comprobar cómo Elliott y su pedal (un phrase recorder) levantan un coro fantasmagórico de la nada.


23 febrero 2007

freak scene

En otro sitio hababa yo del frikismo. Tengo mis dudas respecto a la consideración que se tiene hacia quien es catalogado como tal. ¿Qué es un friki?¿es un calificativo despectivo?¿admirativo?¿neutro?.


Creo que el término y su consideración es, de tan nuevo, mutante y vivo. Sí, comenzó como despectiva calificación de quien es un tipo alienado, tímido, que se refuerza como persona en sus aficciones antes que en su interrelación social: el trekkie es el amo en la convención, con su disfraz de comandante de la nave espacial, pero en el mundo real no es más que un tipo gris huidizo, que sólo se relaciona con otros capitanes de naves espaciales.

Pero...

la generalización del uso de la muletilla ha desdibujado este cariz, y hoy, diría, se generaliza y desvirtúa. Así y con humor, el friki se siente autoconsciente, y se ríe de serlo, lo proclama. Es una diversión, antes una práctica que un estado.

Yo, si me permiten, seguiré entendiendo por friki su acepción primera, y evitaré emplear palabras anglo para describir a alguien en sus aficciones, mientras estas no sean desmedidas y alienantes. Así, hay más frikis en el mundo del futbol que, desde luego, en el de los tebeos o el rock, el cine o la literatura: gente que se disfraza y lo exhibe orgulloso en peregrinación al estadio (parangonable actitud a la del otaku disfrazado de Son Goku pagando su entrada al salón del anime), y no conozco mayor histérico que el frikifutbolero ante un partido de sus colores, capaz de dar sopas con hondas a la quinceañera enamorada de Bisbal (y más, mucho más agresivo, por cierto).

Lo otro, encarar con orgullo y desprejuicios, humor y ganas de diversión, una aficción, eso es otra cosa. Eso es ser persona, no tener complejos, y, a veces, ser un cachondo de cojones (al cartel de arriba me remito).

22 febrero 2007

(Lo)santos que yo te pinté...

A raíz del ya famoso asunto Buenafuente/Del Olmo/Losantos, ayer se me ocurrió sintonizar la cadena radiofónica de los curas, por ver cómo despachaba Federico Jiménez desde su carnicería-chacinería a diestro y siniestro. Se cebaba en Luis Del Olmo, por quien por cierto no tengo especial cariño y casi al contrario (si bien quien no reconozca su magisterio rediofónico no es de este país). Le dijo de todo menos bonito, claro, con ese estilo bilioso, ofensivo y directo que le caracteriza (y lo de directo, miren, lo agradezco frente al estilo sibilino polanquista, políticamente correcto pero igual de reprobable, en realidad).
Fue, claro, surrealista y repugnante, como el propio personaje, pero, más allá de ese juicio (que se repite por doquier y al que simplemente me sumo) me gustaría reflexionar sobre la médula espinal de sus dardos: Del Olmo y sus Protagonistas, no tienen audiencia. Descrédito, pues.
Ay Federico, Federico ¿te sumas al carro, tú que haces gala de la diferencia (rancia, apostillo)?. Que no, pequeño gran cizañero, que la calidad intrínseca de algo/alguien no se mide en audiencias. A ver si nos enteramos. Que, obviamente, Van Gogh era magnífico pese a no vender cuadro alguno, que R.E.M. eran grandes ya en los primeros ochenta, no les dió naturaleza de qualité espontánea el vender mucho diez años más tarde. Que los libros que más venden suelen ser los peores, y que en el cine silente, aunque despreciarlo por la masa sea lugar común, abunda en maravillas rebosantes de calidad que hoy nadie quiere ver.
Moraleja, pequeño (pequeñísimo, bajito) saltamontes: si Del Olmo es malo en lo suyo, lo será por sus pocas virtudes en su trabajo, no por ser más o menos escuchado.
Bobo, que eres un bobo...

21 febrero 2007

HELLBLAZER: Vía Crucis

Hellblazer es una colección regular sobre las andanzas de John Constantine, el mago capaz de engañar a toda clase de criaturas sobrenaturales. Por la colección circularon diversos guionistas siempre cuidadosos de mantener el título en unos ciertos baremos de calidad, en consonancia y respeto al origen del personaje (en la clásica La Cosa del Pantano, reeditada por Planeta estos días y compra obligada). Todos, de Jaime Delano a Warren Ennis, de Jenkins a Risso, acentuando cierta pose autoral, buscando dar su toque (social, o macarra, o levemente intelectual, o alejando de sus constantes de terror moderno al personaje).
Mike Carey, por su parte, es un guionista competente, no brillante, pero sí eficaz (al menos es mi impresi

on de lo que he leído de él), y a tenor de este volumen su aportación es centrarse en el meollo, en hacer terror en viñetas con un personaje que nació para ello, y dejar la pose de autor para otros. Y ha sabido plasmar un horror más físico que psicológico, alejándose por tanto de las formas que hace veinte años instauraba Alan Moore en La Cosa del Pantano y buscando desazón en lo monstruoso, lo sobrenatural en su manifestación más carnal, incluso si me apuran algo gore: En las tramas de los dos arcos que el volumen completa asistimos a un desfile de asesinos en serie, incubos poseen la carne del hombre y la plagan de fauces por todo el cuerpo, demonios se manifiestan como niñas inocentes que hacen de unas tijeras algo aterrador, parlamentos infernales que se disputan el alma de un amnésico Constantine, pactos con el infierno… un recital de modos propios del terror gótico sobrenatural y del moderno urbano, que se abordan con eficacia y que ilustran tres dibujantes: Leonardo Manco, desasosegante y realista, Chris Brunner, tosco, y Marcelo Frusin que parece buscarse (ya le gustaría acercarse, siquiera) en el gran Mignola, con un dibujo básico y de contrastantes sombras. El primero se convertirá en el ilustrador regular de la colección, con lo que intuyo se sale ganando (su capacidad para reflejar cierta insanía verista y barroca es muy acertada para una serie que, curiosamente, siempre se desenvolvió gráficamente por la estilización). Daremos cuenta de ello, si llegamos a leerlo.

20 febrero 2007

ch ch ch changes

Decíamos ayer mismo de grandes cambios para Estodigo, pero decidí que los movimientos serán sutiles, que me siento cómodo paseando mis pláticas por estos verdes prados predeterminados.
Que estoy hecho, en fin, a esta piel para mi blog, y quiero seguir usándola.
No obstante, los acontecimientos relevantes ya se han sucedido: a su derecha pueden acceder al contenido de Estodigo por categorías (etiquetas, lo llaman), lo que en un lugar plural y variopinto como éste puede serles útil, o simpático, al menos.Poco a poco englobaré en categorías todas las entradas del blog.
También reformé leves detalles, como mi presentación personal, adecuada al espíritu, o un baremo, con el que pretendo indicar qué quiero decir con la puntuación mediante estrellas en las reseñas.
A mandar.
Mañana, un tebeo.

19 febrero 2007

moderneces...

Pues aunque si por el espíritu investigador y osado de menda la humanidad seguiría pensando que la Tierra es plana, por una vez me he lanzado al abismo.

Dicho de otro modo: hemos cambiado a la nueva versión de Blogger, con lo que espero añadir suculentas novedades a Estodigo (Sobre Sandman se queda como era) .
Ahora, rezar por que la versión "moderna" lo sea realmente...




15 febrero 2007

qué queréis que os diga...

... pues que a uno le gustan estas apurestas más o mrnos generalistas y enciclopédicas.
Aunque seguramente diste mucho de ser una obra definitiva, aunque seguiremos reclamando estudios serios y en profundidad para la narrativa gráfica... el desierto de iniciativas como ésta hace la propuesta de Panini, a priori, apetecible. veremos, con su publicación en Abril, si vale la pena.
Daremos razón, por aquí, seguro, pero por ahora déjenme decirlo: me apetece esta historia de los cómics, sí.
Así, por cierto, publicitan el asunto desde la editorial:
Los cómics son un medio de comunicación con más de un siglo de historia. Durante este tiempo, la historieta ha forjado un legado cultural lleno de inolvidables personajes y publicaciones que permanece vivo en el recuerdo de muchas generaciones y que, en la actualidad, se muestra más vivo y vital que nunca.
Panini Comics ha creado una nueva colección destinada a todos los públicos, una colección que revisará la totalidad de la historia de los cómics desde sus inicios hasta el día de hoy. Del tebeo al manga: Una historia de los cómics es una colección en edición de lujo de 12 tomos de 200 páginas en la que revisaremos la historia de ese fantástico mundo lleno de creatividad.

14 febrero 2007

más listo que el tebeo 6:entre los sucesos y el tiempo

(continuamos hoy Más listo que el tebeo, mi repaso por cuestiones de fondo relativas a la historieta, en un serial que se puede seguir mediante el enlace al final del post, así como en los diversos enlaces que propongo durante la lectura)


Anteriormente hemos puesto el acento en que los recursos de la narración en secuencia de imágenes que encontramos en la historieta se pueden rastrear en la historia del arte (desde aquí, incluso). Hemos convenido, también, que algo hay innato en el hecho de contar, y que se puede narrar de diversas formas, siendo la gráfica una más, tan válida como otras tenidas como "superiores" y dignas de ser consideradas "Verdadero Arte" (literatura, pintura...).
Pero la historieta no es simplemente una serie de códigos universales para secuenciar, pues su naturaleza es estrictamente contemporánea y ligada a la era industrial. Es un arte intangible, que no basa su esencia en lo objetual: Una escultura no es su reproducción en el Summa Artis, pero un cómic sí es el reultado impreso en distribución masiva a través de un periódico, un álbum, una revista, etc. Volveremos a este punto otro día, ahora vamos a ver ejemplos de los verdaderos antecedentes directos de la historieta en la prensa del siglo XIX, antecedentes que se encuentran en el humor satírico decimonónico de caracter político y social.

Este humor pronto adopta los modos de la narrativa en secuencia de imágenes, y generalmente con didascalias, tomadas posiblemente de los relatos infantiles, moralizantes (que a su vez recogen el uso de esos carteles de texto bajo la ilustración de Aleluyas y otras manifestaciones ya vistas aquí).
Buenos ejemplos los encontramos a puñados, como este chiste de Méndez Álvarez de 1899...

... o en Ramón Cilla, maestros del humor en la prensa española (con, aquí sí, didascalias).

De hecho la historiografía de la historieta suele encontrar en el suizo Topffer al padre del cómic, gracias a ejemplos como este que realmente tenemos que emparentar a los chistes satíricos arriba apuntados.

De todo este excitante magma, de todas estas formas ensayísticas, deriva la narrativa gráfica, el arte del cómic, que será el destilado ideal de imagen y texto en una comunión harmónica. Hay mucho escrito sobre los orígenes del cómic, pero finalmente se generaliza, y aceptamos por no profundizar, que el kilómetro cero está en este chiste, "The Yellow Kid and His New Phonograph" (El niño amarillo y su fonógrafo nuevo), por Outcault:




Es evidente que hay un antes y un después de esta imagen. En palabras de Bill Blackbeard (en La historia de los cómics vol 1, ed. Toutain), "un loro escondido en un fonógrafo toma el pelo al Yellow Kid (...) de modo tal que el episodio carece de sentido sin leer atentamente los globos en conjunción con el dibujo"
Ya tenemos así tres identificativos de los cómics: un personaje (fácilmente reconocible por sus atributos, icónico), imágenes secuenciales y compenetración texto-dibujo. Todo ello en un medio impreso y de distribución industrial, masiva. La historieta crecerá en el desarrollo de estos paradigmas de su lenguaje, que nació este 25 de Octubre de 1895.

Ir a Más listo que el tebeo 5

12 febrero 2007

The Sandman - 9



Comienza en el número 9 de The Sandman un nuevo ciclo, formado por historias breves y autoconclusivas. Es pues un buen momento para tantear la serie si no se me hizo caso en su día (aquí)y nunca se ha leído, pese a mis consejos siempre sabios y ponderados.
Sepan más de este número pinchando en el serio rostro del señor de los sueñods y las pesadillas:

09 febrero 2007

SR. CHINARRO, El Mundo Según

Continuación natural de El Fuego Amigo, El mundo Según ahonda en los criterios de aquel, en las pautas que ya marcaba su anterior largo. Y lo hace desde esa clarividencia que parece no abandonar nunca a Antonio Luque (cuerpo y alma de Sr. Chinarro) . Disco Chinarro, disco bueno, es ya una máxima que, año a año, obra a obra, parece querer ser axioma en la carrera del grupo sevillano.
Sin la producción de J de Los Planetas, la evolución aquí se encuentra en la apertura, más aún si cabe tras un largo que ya era bastante aperturista. Letras menos crípticas que nunca, melodías soleadas, y un Luque que cada vez canta mejor (sin abandonar esa entonación honda y gélida que lo caracteriza) como puntos cardinales de un disco donde vuelve a regalarnos un ramillete de canciones maravillosas, de referencias mediterráneas y ecos de los Cure más pop, los Smiths menos plañideros y New Order como tótem melódico a venerar. El lejano Oeste o Esplendor en la hierba ya se han instalado en mi memoria como alguno de los grandes momentos del Señor Chinarro, a la altura de Quiromántico o Cero en gimnasia. A lo que hay que sumar esos aires flamencos, más acentuados si cabe que en su anterior disco, en temas tan redondos como Gitana.
Y claro, Luque sigue siendo el mejor letrista de España, ¿alguien lo duda?.

Bueno, un grupo minoritario y de la piel de toro... era casi cantado que en You Tube no encontraría nada "calentito", ningún ejemplo de este Mundo Según. Sirva de aperitivo, pues, un acústico de Luque haciendo un tema (El cabo de Trafalgar) de su anterior disco:


07 febrero 2007

sopa de culebrón recetada

Ya vuelve, y estoy dispuesto a perderme en su humor elegante, sus vericuetos sentimentales y sus pasillos hospitalarios.
Con un anuncio tan acertado, totalmente expresivo sin usar una palabra (la música, el gesto en los actores, el balanceo suave de la cámara...), es difícil no querer darle una oportunidad.


06 febrero 2007

ICE HAVEN, de Daniel Clowes

La desaparición de un niño en un pequeño pueblo norteamericano sirve a Daniel Clowes para, otra vez, hundir su bisturí en el cadáver del American Dream y definir con su fría autopsia una sociedad vacía, inane, mediocre. No hay huecos de esperanza, el humor es vitriolo, sal en la herida. La radiografía es coral, Ice Haven es un símbolo, en su cerrado microcosmos de almas sin metas, calles frías y colores planos de tebeo infantil.
Lo impresionante de este cómic, ya que el discurso del americano ya lo conocemos (y si en cine y literatura hay autores que medulan su obra con un discurso personal y casi inamovible, ¿por qué no en historieta?), es su cuidadísima estructura, así como sus logros formales y su ímpetu experimental.
A modo de recopilación de tiras de prensa o añejas dominicales, con notables cambios en el estilo de dibujo, desde distintos tonos pero siempre agrio, Ice Haven gotea breves anécdotas de los habitantes del pueblo, pequeñas instantáneas que inadvertidamente cruzan destinos y entretejen un tapiz general donde el todo es más que la suma de sus partes.
Lo brillante del resultado, sumado al riesgo de su apuesta, nos sitúa ante el mejor tebeo del año pasado, o casi (Sfar está en racha, imbatible), una casi-obra maestra que sólo resta puntos por ser evidente el influjo de Chris Ware: Es bueno que un autor se permeabilice a nuevas sensaciones, pero tiene un doble filo. Clowes no es ningún joven en ciernes, él es en sí mismo modelo ya no de la historieta indie, también de esa pujante cinematográfica del desaliento del indie USA, posiblemente de nuevos literatos, y desde luego de cierta estética general, fría, feísta. Y como ese gigante forjador de un estilo, ya tiene obras maestras que figuran entre lo mejor de la narrativa gráfica de los últimos treinta años, tebeos que definieron un lenguaje propio. Que ahora busque soluciones nuevas en el exterior es lógico, pero evidencia ese estado de búsqueda. Estado que, hablando de uno de los grandes, no podía ser otra cosa que soberbio, un logro, nunca un paso en falso… pero es “menos Clowes”, para entendernos, y cabe esperar que en posteriores obras encuentre nuevas vías personales, rotundas, para seguir siendo puro Clowes, uno de los autores de historieta más grandes .


Por cierto, buena edición, pero otro ejemplo de una rotulación pobre…no hay más que comparar la letra del autor, elegantísima, con la versión española “Comic Sans MS”:

03 febrero 2007

actualizando Sobre Sandman

Una panorámica breve sobre Mike Dringenberg, otro dibujante que se va de la serie de Morfeo de los Eternos. Entren y léanlo haciendo clik en el rostro brumoso.

02 febrero 2007

X MEN: LA DECISIÓN FINAL, de Vaugn y Ratner

En X-Men 3, la decisión final lo inevitable, lo único que merece reseñarse, es lo especulativo: ¿cómo sería esta película si la hubiera dirigido Brian Singer, completando a la dirección una trilogía que en sus manos arrancó bien y creció mejor? Porque aquí se nota su ausencia en una absoluta falta de estilo y clase, se echa de menos su solvencia en las escenas de acción, la dirección de actores (de aquellos, por lo menos, que merecían ser atendidos en las anteriores entregas), el lenguaje de la luz, de las sombras, de la fotografía y su capacidad de moldear el misterio sin apoyarse en los efectos especiales. Y éstos, su dosificación exacta, ha dado paso a un festival, una traca sin ton ni son.
Podríamos seguir dando claves para el agravio comparativo, pero mejor dejarlo y concluir. Pena que un menú con fino primer plato y suculento segundo termine con un descafeinado de sobre.
Y como una imagen vale más que etc, juguemos al agravio comparativo: no hay más que comparar el estilo del cartel publicitario de X-Men 2, su ascetismo frío,


con el pastelón kitch que acompañó a la tercera y final de una saga venida a menos.