30 noviembre 2007

ave maría purísima (pero con mácula)

¿No les pasa a ustedes? La antena colectiva no sólo trae a sus televisores las públicas y las privadas, pues desfigurados por nieblas impenetrables y sonido precoz, se cuelan titubeantes joyas de cartomancia, localias desajustadas, canales itlianos y cosas a las que no sabemos poner nombre.
Ayer, sería por la momentánea pureza del aire, digo yo, uno de esos canales, sito en el nueve de mi caja boba, se veía con moderada nitidez (aunque con bastante niebla). Bastante molesto, la verdad, pero la curiosidad me hizo persistir hasta saber qué coño era ese canal que entrevitaba a Luis Aguilé y Alfredo Amestoy.





¿Popular TV?

Hostias

Con la iglesia he topado (afortunadamente, ya se vuelve a ver mal, como psicoimágenes volátiles y sin sonido). Menudo susto más grandísimo...

29 noviembre 2007

un brindis

Este año, los de Freixenet se han sacado un mago de la manga. O un genio.
Diez minutos, una pequeña película, un gran nombre: Martin Scorsese (en el enlace a Freixenet disponen el corto en versión original o doblada, yo les ofrezco la doblada).



Lo cuentan aquí

28 noviembre 2007

BARDÍN EL SUPERREALISTA, de Max

artículo publicado en Mazinger, que lo sepas
Bardín es un personaje creado por Max hace más de diez años. Su superrealismo peregrinó por diversas publicaciones en breves miniaturas de perfección tebeística con espíritu libre e inquieto y el año pasado La Cúpula recopiló sus andanzas y duermevelas, y añadió material nuevo o inédito en un libro exquisito y magistral.

Max lo da todo en su Bardín el superrealista: da su amor a una idea que le es atractiva, da su genio como creador, su compromiso como ciudadano (también como artista), su vitriolo, su humor irreverente, poético, único.

Max es un genio, domina el medio como nadie, lo reinventa a cada viñeta, lo hace asombroso (no sólo lo contado, sino el cómo), divertido, irreverente, bello. Su dibujo es virtuoso, cuidado, pluscuamperfecto pero lleno de vida, ajeno a la frialdad del matemático. Vibra, vive.Por esto, y sin duda por mucho más (como, por ejemplo, su categoría de histórico del tebeo español) acaba de recibir el primer Premio Nacional de Cómic. Noticia que nos alegra y aprovechamos para recomendar la adquisición de Bardín... o cualquier otro trabajo de Max

26 noviembre 2007

buena salud

"El cómic goza de buena salud y empieza a abrirse a nuevos públicos. Ya no se siente como una lectura inferior. El problema es que muchas veces no le damos una oportunidad".


Paco Roca firma la frase aquí (recomiendo la lectura del artículo, de paso). Es autor de Arrugas, una novedad de Astiberri donde aborda el alzheimer. Se dice, ya, que con maestría, sensibilidad y humor delicado.
Apetece.

23 noviembre 2007

300 de Zack Snyder

Frank Miller es uno de los artistas de discurso más radical de los últimos años, también de los más incomprendidos: basta repasar los comentarios que se hacen generalmente sobre sus adaptaciones cinematográficas para ver cómo se toma literalmente lo que no deja de ser parábola. Esto es así, quizá, porque las obras del autor estadounidense no amparan su mensaje tras zorrillos, cuervos o panales de rica miel, sino tras ideas oscuras, personajes límite y ámbitos de cruda violencia. Pero de fondo, sea en su recreación de Batman o en 300 y sus espartanos, lo que se busca es ensalzar lo heroico, y toda obra milleriana circunda esa idea y sus muchos ángulos.
Particularmente me hace gracia que se critique la falta de rigor histórico de 300 a raíz del film, que viene a ser como criticar a Esopo por dotar de propiedades antropomórficas a toda clase de animales. Son imágenes, metáforas. Miller parte de un capítulo verídico, pero le interesa, una vez más, el trasfondo del mismo, un ideal de justicia subjetiva enfrentada a un contexto réprobo pero dominante. Le interesa cómo ese punto de partida forja al héroe y lo lleva al límite del sacrificio. Eso, no otra cosa, nos narra 300. También la película de Zack Snyder, con meticuloso empeño por respetar las apuestas estéticas de la novela gráfica. Son dos obras, la de papel y la proyectada, fallidas pero también con logros. En principio la cinta entraría en esta nueva tendencia de aprovechar los avances tecnológicos no sólo para crear fuegos de artificio, sino como modelador plástico (en 300, a imagen de la estilización gráfica del cómic, al que rememora en todos y cada uno de sus fotogramas).


La película mueve al asombro por su propuesta visual, como lo hacía Sin City (otra adaptación milleriana).

También destaca al saber trasladar la eficacia narrativa de las escenas de acción (pocos autores como Miller logran la captación del ambiente de una lucha o una pelea cuerpo a cuerpo). En las numerosas batallas los ralentís cobran un significado concreto, congelan el vértigo, nos obligan a pararnos en medio del fragor, lo justo para conmocionarnos al volver a éste. Aquí, pues, el cine sustituye a los ardides del cómic para conseguir el mismo éxtasis de la carne y metal, la furia, la muerte y la sangre de la batalla.
Por otro lado, hay que reconocer que la cinta pierde donde el cómic se hacía fuerte: el ritmo es fallido y moroso en demasiadas escenas, y el engalanar lo básico del relato con historias laterales (como la de la reina espartana) restan poder simbólico (un símbolo funciona mejor cuanto más sencillo y básico), y aciertos narrativos como la voz coral del narrador espartano se pierden inevitablemente en el cine, obligado a verbalizar ese logro literario (es tremendo el efecto de la primera persona del plural en las viñetas, pero trasladarlo a un orador en off elimina toda su fuerza… una vez más vemos que lo mítico se diluye en manos de Snyder)
En fin, una peli fallida y con momentos e ideas defendibles. Las hay mejores. Y peores.

22 noviembre 2007

ha muerto fernando Fernan Gómez

Uno pretendía publicar hoy una reseña cinematográfica, pero la actualidad nos lleva hasta aquí. ¿Cómo hablar hoy de cine y no hacerlo de él?

Nos ha dejado el mejor actor español de todos los tiempos, para quien estodice.

20 noviembre 2007

primer Premio Nacional del Cómic

Cuando hace cosa de un año y pico la hoy ministra Pilar Chacón defendía en el Congreso a la historieta como arte, y unánimemente (sí, por todos) se aprobaba la concesión de un Premio Nacional del Cómic, todos los que amamos el medio tuvimos un motivo para alegrarnos.
Hoy (y desde ayer, de hecho) ya tenemos el primer premiado, y no es otro que Max. Merecidísimo.
Sobre Bardín, la obra que, editada en 2006, propicia este merecidísimo premio, les enlazo este excelente artículo de Álvaro Pons (pinchen, no me sean vagos).

19 noviembre 2007

Página 2


Ayer vi por primera vez un breve programa que se estrenó hace nada. Habla de libros (también del cómic Persépolis, por cierto, con respeto por el medio historieta, lo que se agradece aunqur intuyo ocasional), habla de lecturas, habla con autores (en el caso de ayer, me temo que malo, muy malo, pero bueno... otro día será bueno), busca agilidad, originalidad. No es sesudo, se empecina en animar a la lectura, salió a la calle, entró en el Prado, preguntó a un famoso deportista y sonaron Bowie, y Chesnutt. Y visualmente es elaborado, bonito.

Me gustó, pues creo que logra lo que pretende.

Página 2 tiene web, donde pueden ver desde algunos de los reportajes hasta el programa entero.

14 noviembre 2007

¿My Bloody Valentine 2007?

Pues parece que sí. Uno ya se ha bajado de esa burra, de los dime y diretes respecto a una continuación de Loveless, pero cuando se lee la noticia en papel (ayer, en Público), habrá que darle crédito.

Es imposible, totalmente imposible, igualar Loveless (seguramente el disco más influyente de los últimos veinte años pese a ser de culto, y no creo exagerar: el noise, el indie rock, el post rock, incluso la música electrónica, todos deben algo a este largo). Pero no es menos cierto que las remezclas de Shields (a Mogwai, Yo La Tengo...) y su genio a la sombre en Exterminator, sin duda de lo mejor de Primal Scream (también estaba en su continuación, el notable pero irregular Evil Heat), así como su toque en la BSO de Lost in Traslation... son datos que nos hacen apostar por un retorno que tenga mucho de bueno.


Si otras resurrecciones me dan más miedo, la de My Bloody, la verdad, la espero con ganas (y, aún, excepticismo, no creo del todo que sea cierta). Por las pistas buenas, claro. Pero también por algo más.


Tengo sed de Shields, sí.

13 noviembre 2007

S. de Gipi

Reseña publicada en Mazinger

La memoria es el último recurso para la permanencia. Uno no se va del todo si, en algún modo, sobrevive su recuerdo, su legado, su "haber pasado".Y el tiempo es relativo, no una línea tal como la percibimos nosotros: si se ha vivido, de algún modo se vive para siempre.
Ésto puede ser un consuelo o una verdad que sustenta el dolor ante la pérdida del ser querido, nos da igual. En todo caso, ha servido para que el italiano Gipi vierta en una novela gráfica los recuerdos (propios y ajenos) sobre su padre, de reciente fallecimiento.Como si se tratase del contenido de una piñata recién liberada, en S. los recuerdos se suceden sin orden, sin graduar importancia, lejanía o cercanía, formando un todo de asociación libre donde es trabajo del lector ir componiendo el perfil de S., el que siente su hijo Gipi y el que nosotros formamos a partir de sus recuerdos y testimonios.
S. no es una lectura fácil, pues no se nos lleva de la mano, no existe una clara estructura, y esta se va formando a base de repeticiones y variaciones sobre distintos hechos que en principio nunca son explícitos, sino sugeridos. Pero finalmente hay recompensa: S. es absorbente, bellísima (sus acuarelas dan un aire difuso, de memoria), inteligente, profunda (es el legado de un hijo, y también el testimonio de un superviviente de la Segunda Guerra Mundial), emocionante (que no sensiblera) y una de las obras de 2007 donde mejor se funden la forma y el fondo, donde el estilo es discurso en el mismo plano que lo argumental (pues la dispersión de los recuerdos se refleja en la estructura narrativa y en el grafismo evanescente).
Una obra redonda, sin duda.

08 noviembre 2007

todo calculado

No suelo ver El Hormiguero de Pablo Motos, aunque a veces, víctima del zapeo, me dejo un rato en sus cosas. Es un magazine intrascendente, tontorrón incluso, pero con sus momentos simpáticos (siempre en sorbos cortos, porque no da para más).
El caso es que este martes, o así, presenta emocionado una escena del OT inglés, donde, ya en los castings, un rechocho y tímido Juan Nadie, de profesión vendedor de móviles, emociona a la platea cantando a Puccini con aparente maestría. La pieza ciertamente merece la pena: todo presagiaba la actuación friky de un desvergonzado con ganas de salir en la tele, y el patito feo al final emociona a la princesa, a todos, con su portentosa voz. Pueden verlo aquí, si les interesa.
Bien, todos ya impresionados, sean hormigas, público, invitados o Motos... y ¡tachán!, el tímido Paul Potts aparece en el programa para repetir hazaña. Otro (sí, fenomenal) tralalá, y al final ovación hispana, ojos llorosos, signos de exclamación, ¡talento, talento!
Potts de Gran Bretaña, o Rosa de España, da igual.

Y miren por donde hoy leo que la misma cadena está a puntito de estrenar otra versión de OT, comandada por Nuria Roca, que posa pizpireta junto a...¡oh, divino destino, oh casualidades
cósmicas!.



Paul Potts, claro que sí.

Auguro con mis poderes que este buen señor va a salir hasta en House y en todos y cada uno de los programas de la casa. Engolados comentaristas están creando al mito, o más bien, transportándolo (es más cómodo traer uno ya establecido en su país), para crear gancho antes incluso del verdadero arranque de su espacio cazatalentos (en el que Potts, predigo también, acompañará sus primeros pasos ya convertido en la nueva sensación fashion del canal del glamour de todo a cien chino).

Todo, en fin, calculadito.

Aburrido.

06 noviembre 2007

LA PAREJITA: CAZADORES DE OFERTAS, de Manel Fontdevila

La Parejita no presisa de demasiadas presentaciones: quien más quien menos, todos han leído alguna vez El Jueves y reparado en el costumbrismo que desprenden las andanzas de una pareja joven que se aventura a independizarse. A día de hoy la serie lejos de agotarse, vive una época gloriosa con la estrenada paternidad de Emilia y Mauricio.
Pues hoy queremos señalar que acaba de publicarse una recopilación, en tapa dura, de una selección bajo el nombre de "Cazadores de ofertas", inmejorable oportunidad para ahondar en el universo Fontdevila. Desde estodigo sólo recalcamos la envidiable calidad general de la serie (fluctuante, claro... hablamos de un chiste por semana para EL Jueves, y eso inevitablemente se nota) y la calidad de un dibujo que es al tiempo expresivo e inmediato, y detallista y puntillosos. También sorprende lo natural que se lée todo, esa sensación de que te cuentan algo vivido o pensado en primera persona, así como sus diálogos más que notables y, quizá lo que más me ha sorprendido, la innegable capacidad de Manel para jugar con el medio con solucciones inventivas, tanto narrativas como de puesta de página que alejan el fantasma de la monotonía en favor de una siempre bienvenida sorpresa.

En fin, hablamos, ya lo saben, de uno de los pocos tebeos que se ha convertido en generacional en los últimos años, consiguiendo uno de los pocos personajes célebres dentro del cómic español reciente. Eso no es poco, y merece celebrarse con esta recopilación y las que le seguirán.

03 noviembre 2007

PERDIDOS, tercera temporada

Hemos visto en casa la tercera temporada de Perdidos, esa que actualmente emite La 2 las noches de los miercoles.
Abundando en lo ya dicho, las aventuras de un grupo de supervivientes en la Isla Misteriosa (se ha ganado el nombre como heredera verniana, no me lo negarán) continúan desarrollando la trama con acierto. Es verdad que en su segunda temporada se estiró la cosa más de lo conveniente, y abusó del final “te pillo con el culo al aire” que en su primera época sí resultó un acierto. Pero con la perspectiva podemos, también, reconocerle que exploró nuevos (y caustrofóbicos) ambientes y dio un arsenal de nuevas posibilidades, desarrollando el argumento, creando nuevos focos de atención, enriqueciéndolo, en definitiva, al tiempo que, por supuesto, nos dejaba con más preguntas que respuestas.
Así las coas, la tercera temporada retoma lo mejor (o lo bueno) que propuso su predecesora, centrando su hilo en la sociedad pre-existente en la isla (los otros),

...y modera aquellos puntos flacos al medir mejor las distancias prudenciales (cuando parece que a uno se le va a acabar la paciencia resuelven tramas y desembocan en nuevos asuntos), al dar por fin más respuestas que preguntas (aunque estas siguen abundando, faltaría más) y, con inteligencia, cambiando el registro de su final de temporada con un golpe de efecto tan inesperado como impactante.
Seguimos Perdidos, y contentos de estarlo.