31 diciembre 2008

Un año de tebeos (pero un año 93)

El año 94 aparecía este libro de Glénat.

1450 pesetas, tapa blanda con solapas, y casi cien páginas para analizar lo que en cómics había dado el año 93 a través de artículos sobre el mercado, el tebeo infantil, el manga, los superhéroes, o los indies. También mediante entrevistas a los editores más representativos, y finalmente con una lista de los mejores tebeos del año, lista confeccionada con las votaciones de una treintena larga de críticos (Tino Reguera, coordinador del asunto, Trajano Bermudez, Yexus, Jordi Costa, Carlos Portela, Francisco Naranjo, Antonio Trashorras... en fin, todos esos nombres que sonaban antes de la explosión bitacorera, de los tiempos de fanzines y revistas de los ochenta y primeros noventa -y algunos hoy con blog de visita obligada, ya lo saben-). La lista se completaba con artículos de cada uno de los tebeos elegidos.
Los cinco primeros, por la curiosidad: Little Nemo, Calvin & Hobbes, Lope de Aguirre 2, Alack Sinner (encuentros y reencuentros) y Sambre 1.

Creo que, independientemente de que gusten o no los listados, con aquel libro te haces una idea exacta de cómo fueron las cosas en el año 1993. En su "Editorial" Un año de tebeos confesaba que la idea era continuar la serie, año tras año. Supongo que vendió cinco ejemplares, porque nunca más desde entonces. Y yo lo siento, la verdad: hubiera estado bien tener hoy en mi librería 15 tomos... y estar esperando, impaciente, la salida de Un año de tebeos, 2008.

30 diciembre 2008

DEERHUNTER: Microcastle/Weird era continued

Deerhuter han alumbrado dos discos de un modo curioso: cuando se filtraron temas de Microcastle en la red de redes, Brandon Cox y compañía, sobrados de talento y conscientes de ello, ni cortos ni perezosos grabaron una segunda parte, Weird Era Continued. Contra la piratería, tour de force creativo. Lo jugoso de la historia es que ni Microcastle ni su apéndice son baratijas, y nos recompensan con buenas y muy preciosas gemas.
Microcastle comienza evocando lo mejor de su disco anterior, Cryptograms, pero eso ahora nos sabe a poco. Otra vez las guitarras planeadoras y espaciales, otra vez la distorsión creando una nebulosa, y ora vez esa voz entre adormecida, extatica y lírica. No está mal, y de hecho los cuatro primeros temas no son despreciables. Pero el disco vira en Microcastle, la canción, y se adentra en un reino de miniaturas mucho más personal que la revisitación shoegazer, un cosmos de fino cristal siempre a punto de romperse, que canción a canción evoluciona hasta un final recio. Entre My Bloody Valentine, la psicodelia y el garaje de California, el kraut alemán de los setenta y una electrónica de salón (la que domina Atlas Sound, proyecto paralelo de Cox), Deerhunter han definido definitivamente su propio sonido.
Weir Era Continued, por su parte, no es simplemente un amasijo de descartes publicados por despecho, sino que muestra este estado de gracia sin pulir, sin buscar el elemento conceptual que hace de su hermano mayor un todo orgánico. Aquí sólo encontramos una suma de canciones… y qué canciones. Vox Celeste es lo mejor del duplo, furiosa y levitante, los interludios atmosféricos consiguen embelesar como miniaturas, Dot Gain es pop oblícuo y psicodelia ensoñadora, y todo, en fin, evidencia que Deerhunter ya no buscan paisajes más allá de canciones, sino que habiéndolos encontrado, saben adecuarlos (sus sonidos espectrales, seráficos) al marco perfecto (unas melodías redondas)
Uno de los discazos del año. Dos de los discazos del año, quiero decir.


En directo...

29 diciembre 2008

Nuevo Xornal

Hace unos veinte días salía en todos los quioscos gallegos un nuevo periódico, el Xornal de Galicia, diario bilingüe que, decía en su primer ejemplar, buscaba cubrir un hueco que aún no estaba cubierto. Pasados unos días y catado con interés, hay que decir que, efectivamente, el Xornal cubre un hueco desatendido en Galicia, lo que tiene su doble filo. Los mentideros hablaban de plataforma del partido galleguista (o nacionalista) Bloque Nacionalista Galego, y creo que el diario ni se molesta en ocultar esa adscripción. ¿Malo, bueno? Más bien inevitable. Yo opinaré siempre que sería fabuloso que un periódico naciese libre de dogma político, pero eso nunca fue así, ni lo va a ser. Por tanto, al menos, que nazca una plataforma mediática que no sople las velas de las filiales gallegas de los dos de siempre es algo que debe ser bienvenido. BNG es socio de gobierno y ha demostrado que es mucho más que el brazo político de una minoría, así que tarde o temprano su representatividad social debía manifestarse en un soporte de opinión, y eso ha ocurrido. Con ello se gana en espectro y pluralismo informativo, y también se hacen obvios sus ya numerosos parabienes hacia la formación liderada por Anxo Quintana (en los columnistas, en las editoriales, en las entrevistas... en fin, en las alfombras rojas). Lo que debemos separar (cual grano y paja) es la loa de lo objetivo: ¿merece la gestión del BNG el aplauso?¿Se aplaude desde el Xornal poniendo datos objetivos sobre la mesa o estamos ante un folletín propagandístico? El tiempo modulará nuestro veredicto, pero ya se agracede que temas "nuestros" sean atendidos con especial intensidad, caso del asunto de la casa natal de Castelao (uno de los pilares de la cultura gallega, por si no les suena).
En todo caso, anotemos, el fondo se inpone sobre la forma, clásica. No se busca un formato de ruptura (a lo Público, por ejemplo) sino dar una nueva voz, un punto de vista que era, posiblemente, necesario.
Y mientras, disfrutemos de sus suplementos de cultura, tanto el del viernes, centrado en ocio y juventud, como el del sábado, más encorbatado y con mayúsculas (Cultura, Cul-tu-ra...). Tres semanas y tres tiros de prueba, muy buen diseño (resentido en su última edición, donde han rebajado el "a todo color"), muchos temas y sobre todo un enfoque acertado, atento no a lo mass mediático, sino a los subterráneos por los que transita la verdadera cultura (La Historia Universal de Paniceiros, Wong Kar Wai, El Columpio Asesino, Bolaño, hasta el juego on line World of Warcraft ha sigo atendido... y con especial aínco, todo lo gallego, claro). EXIT los viernes es bonito de ver, jugoso de leer (dentro de la brevedad exigida a este tipo de suplementos) y digno de atender. Nós, los sábados, es más seriote, cuidadín que esto es cultura de la seria (crítica de arte contemporáneo, literatura, teatro... bien, bien), pero con el tino de no despreciar esos pretendidos "menores" como el pop, los blogs como movimiento cultural emergente, o los cómics como digno soporte narrativo.
Y sobre cómics, se agradece que se atiendan desde un evidente reconocimiento y cariño (si me pongo pejiguero puedo señalar fallos, tonterías como hablar sobre Bone insistiendo en escribir Monstroratas, con N, o pequeños equívocos en fechas, pero lo importante es la presencia y el buen tono de los artículos). Y que el mejor crítico de cómics del universo haya colaborado puntualmente (quien sabe si en un futuro su firma engalanará nuevamente sus páginas) es circunstancial, pero sí, por el Nós se nos pudo encontrar (y también, por cierto, a David Saavedra, una de las orejas musicales más fiables).

26 diciembre 2008

LOS CARRUAJES DE BRADHERLEY, de Hiroaki Samura

La última obra de Hiroaki Samura tiene la intención de perturbarnos. El autor del famoso manga La espada del inmortal abandona el ambiente épico y las longevas sagas (su famosa recreación con toques fantásticos del feudalismo samurai se alargó más de diez tomos), y centra sus esfuerzos en un breve libro donde a través de relatos cortos nos cuenta una única historia, la que esconden los carruajes de un noble caballero, aparente benefactor de los más inocentes.
Su estilo plástico es refinado, detallista, podemos decir que bello, lo que es un acierto porque parte del mensaje deriva de la adopción de ese acabado delicado…y engañoso. Falla Hiroaki, es cierto, al planificar algunas escenas, provocando puntualmente cierta confusión en la lectura. No obstante es un detalle de importancia relativa, porque sus aciertos siguen pesando mucho más que sus escasas deficiencias (más si pensamos en la dificultad del tema, tan delicado que resulta tentador caer en la brocha gorda).Los carruajes de Bradherley, tras un escenario de elegancia victoriana, esconde un horror infernal que trasciende lo meramente criminal para herir directamente los códigos morales del lector. Sí, la nueva obra de Samura no es una lectura cómoda. Tras su refinado trazo, al fondo de su estilo decimonónico donde abunda lo epistolar, donde la belleza florece en primer término, el autor nipón nos agrede y nos pone contra las cuerdas.
No conviene revelar más pistas de su argumento; centrémonos en señalar que Samura obliga a pensarnos ante la situación que el cómic nos describe. Hay en el tebeo un efecto de caleidoscopio, cada capítulo atiende a un aspecto de un cruel infierno, y al acabar su lectura nos preguntamos ¿qué haría yo? La respuesta es obvia, ética, pero también, y esa es la gran habilidad de este manga, nos obliga a desnudarnos ante nosotros mismos: si el poder corrompe, ¿seríamos nosotros corrompibles en determinadas situaciones? ¿Mermaría nuestra integridad al convivir con naturalidad con el particular Hades del señor Bradherley? Estas y otras muchas cuestiones nacen de una lectura absorbente, que como el abismo nietzscheano, nos devuelve la mirada.

25 diciembre 2008

un regalo de Navidad

Y es Navidad ya.

Con tal motivo les cuelgo esta vez un regalo, un vídeo conocido hace meses y que me enamoró por su poesía y belleza, por su apego a ese sentimiento de asombro que se da en los niños, y que se supone vuelve a casa por etc. etc.

Si son fechas, estas, para reconciliarse con lo bueno que hay en nosotros, esta miniatura bellísima es una antesala a sentimientos puros y, sí, buenos.


(Le ballon
Cargado por ddbparis )

Ah, y felices fiestas

24 diciembre 2008

navidades sexys

ea, alegría para el cuerpo, para todos y para todas (o viceversa)
Feliz Navidad les desea él...



...y ella, claro:



Y para terminr, les comento, porque me parece curioso/gracioso, que todos los yutubes que les he brindado estos días de adviento los he encontrado, simpemente, buscando para que el hijo lo viera "por la tele" el término Papá Noel (o Santa Claus). Salvo el de la moza de hoy, que hice por encontrarlo, para compensar el post y contentar a todos mis (pícaruel@s) lectores/as.
En fin, más allá de las tonterías, pasen Buena Noche y hasta mañana.

23 diciembre 2008

SEXO EN NUEVA YORK, de... ¿qué mas da de quién?

Tanto tienes, tanto vales. Tanto quieres, tanto vales. Esta es la filosofía (ultra consumista, vergonzosa) de la película que recupera a las maduras neoyorkinas. Por más que me esforcé, no he advertido ironía al fondo de este papel cuché de marcas, tiendas, consumibles y visas gold. Pero no debemos criticar una película por su mensaje, claro que no, sería como poner a parir a Pudovkin por comunista (perdonen mentar a un santo en esta casa de putas, pero es para que me entiendan todos).
Al final lo importante es lo puramente cinematográfico. Como la peli la he visto, admito que un/unos cámara(s) ha(n) sostenido sus aparatos de grabación, un montador ha corta-pegado el celuloide y unos actores han recordado sus diálogos. Pasemos, por tanto, a valorar todo el conjunto que es Sexo en Nueva York, la película en sus múltiples facetas, atendiendo a todos los aspectos posibles a la hora de valorarla (no sólo su repugnante filosofía vital).


Y entendemos que cero sólo se le daría a quien técnicamente no se aclara, demostrando que, por ejemplo, no sabe ni enfocar con la cámara. Aunque prefiero a Ed Wood que esto, así que...

navidades frikis (II)

Mañana, mañana ya es Noche Buena, y luego Navidad. Noche de magia en la que Papá Noel (para conocer como Dios manda al personaje, ver vídeo en navidades frikis-I) llega con regalos a todas partes.
Pero a todas todas:

22 diciembre 2008

LA BRÚJULA DORADA, de Chris Weitz

El fantastique está de moda, gracias a la impecable trilogía tolkiana desarrollada titánicamente por Peter Jackson. Pero salvo excepciones, el género, en el cine actual, nos ofrece poco de fantasía y mucho de refritos codificados y sobados. Algo , en fin, poco maravilloso, sensacional o fantástico. Por otro lado la preocupante ausencia de mundos personales en el panorama actual cinematográfico dentro del género (podríamos salvar, a bote pronto, a Guillermo del Toro) sumado al hecho de que el fantástico se liga hoy casi exclusivamente a adaptaciones literarias, que casi nunca propone ideas frescas o al menos originales, convierte el panorama en algo bastante yermo.
La Brújula Dorada es buena prueba de ello: creo que (aunque no he leído los libros originales) todo lo bueno de la cinta proviene de las ideas argumentales, por tanto de Pullman, escritor de la obra. Y creo también que si la cinta parece un mejunje descohexionado puede deberse algo al argumento (que en una o más novelas puede funcionar, pero en cine no) así como de la impericia de los responsables de La Brújula.
En fin, otra de hadas y magia, deslavazada, aburrida, mal interpretada, y de la que se salva la pela (esto es, los suntuosos y cuidados decorados, los diversos mundos que presenta con atractivo acabado formal... y sin vida)

navidades frikis (I)

Ya llega, ya está aquí. Y desde este blog nos empapamos de su níveo espíritu, hoy con el hombre que amalgama en un sólo cuerpo al friki y al cultureta, ilustrándonos (delirante, un tipo delirante) sobre estos temas y estos tiempos de Paz, Amor y Colesterol. A su estilo, claro:

21 diciembre 2008

LA NIEBLA, de Frank Darabont

En estas semanas he visto, videoclub mediante, algunas películas, todas desafortunadas. Como el Octavio pasajero se quiere un diario, voy a revelarles mis tiros de ciego por el último cine comercial, en una cuenta atrás que va de lo fallido a lo flojo y finalizando con lo desastroso.


Y fallida es, en efecto, La Niebla, lo que resulta una lástima pues su comienzo y buena parte del metraje son interesnates, una adaptación/homenaje de las formas de la serie B a los blockbusters del siglo XXI.
La trama, minúscula (por tanto muy serie B), narra la irrupción de una niebla asesina en un tranquilo puebllecito, de la que sólo te salvas si te quedas en casa. Salir es morir.
Los personajes (encerrados en un supermercado) son tipos básicos, apenas trazos, sin necesidad de matices (propiedad también muy serie B), y el peligro durante buena parte de la cinta está más sugerido que exhibido. Lástima que finalmente se rompa el espejismo y nos castiguen con una de alto presupuesto, lo que rompe todo mistrerio, toda sutileza. Pena, digo, porque aún encima, además de una buena media hora inicial (o más) y tras perder totalmente el norte, la cinta, en su recta final, recupera el pulso, acierta al hundir en un paisaje misterioso y lovecraftiano a sus héroes, y nos habla, otra vez, de lo que pudo ser un modesto pero excelente film de terror.


19 diciembre 2008

WEEDS, tercera temporada

Al término de la tercera temporada de Weeds volvemos a quitarnos el sombrero. Hay que hacerlo ante la calidad y el mimo de los guiones, que saben continuar lo que ya es el ascenso, sin prisa pero inexorable, de una noble representante de la clase medio-alta por el mundo de las drogas, entendido como negocio de altos ingresos. Mimo, porque los personajes son tridimensionales y no pierden el norte, responden a sus patrones sin buscarles innecesarios giros de timón. Incluso, por ejemplo, el cuñadísimo (un carácter para la historia de la televisión, un pieza), que pierde peso y se torna moderadamente secundario, lo es con todo el rico bagaje que lo enriquece desde las temporadas anteriores.
Además Weeds encuentra un punto medio, no busca la trama adictiva a toda costa (quizá haya quien le critique esto a la segunda temporada, no seré yo, pero bueno) aunque engancha con un tapiz rico y, capítulo a capítulo, más y más denso. Por otro lado, potencia lo evidente, el sex appeal con cuarenta de Mary-Louise Parker, barbie venenosa aprendiendo a serlo (venenosa; barbie lo es desde el principio), fortalece relaciones sin remarcarlo (entre los diversos secundarios, entre la protagonista y todos…) forjando así un universo donde lo coral es ya un hecho gozoso, y añade una descacharrante trama inmobiliaria que renueva todo para arrasarlo.
Termina Weeds III de un modo rotundo, y uno diría que aquí acaba la serie. No es así, tiene ya su cuarta temporada, y con este final de la tercera todo será, necesariamente, distinto a partir de ahora. Sí, si esto no ha acabado aquí, entonces a Weeds le sobra cuerda para rato. Yupi.

18 diciembre 2008

¡viva la monarquía!

¡Viva el Rey, vivan los Borbones, Juan Carlos y Sofía! ¡Viva la Reina de Inglaterra y Dios salve al Rey, a cualquier Rey, a todos los reyes!
Hoy soy monárquico. Hoy soy Rey. Rey Mago en la guardería del chaval. Capa y barba, regalos y muchos niños alucinados a mi alrededor. Me lo voy a pasar pipa.


17 diciembre 2008

la Xunta de Galicia y su putísima madre

uy, he escrito una palabrota. Pues me perdonen, peero cuando uno tira media mañana en un trámite administrativo (en realidad más, que aún no he acabado), cuando vuelve a comprobar (oootra vez) en primera persona la estulticia de esa caterva de ineptos que forman su personal, cuando está convencido de que con esta administración (y por tanto con sus dirigentes políticos) las cosas en Galicia nunca funcionarán del todo bien... pues a este "uno"se le escapan palabrotas.
En todo caso, quememos hoy los cartuchos de la bilis, que ya es Navidad, despidamos el mal rollito prefestivo con un vídeo que resume brillantemente en diez minutos lo que han sido dos horas largas (que no me salen gratis, claro).

justicia poética

Si la imagen del ataque a las Torres Gemelas quedará indudablemente como la de la década (y el punto cero desde el que despegó el siglo XXI, nada bueno nos podía traer), tengo claro que la imagen del año 2008 es ésta:



Sí, la del año, ni Obama ni gaitas. Esto cierra una década patética: un final digno (airado y algo surrealista) para uno de los presidentes electos más deplorables que conozco, insuperable en la relación mezquindad/poder absoluto, y dejando a un lado evidentemente a todo dictador, no me busquen puntos sobre las íes.
Además, que levante la mano quien no quisiera haber estado allí mismo. Qué risas, por dios, qué satisfación, qué...sí, qué imagen tan metafórica del mundo que nos deja Bush Jr., tan irónica, divertida y también triste.

14 diciembre 2008

Fontdevila, fuente de risas

Otra vez: con su inspiración imbatible, este gañán se está haciendo con un puesto importante dentro del humorismo de prensa en este país.

(a mandíbula batiente, yo, oigan...)

12 diciembre 2008

EXTRA LIFE Secular Works

La propuesta de Extra Life es, al menos, curiosa. Única, incluso.
Para entenderla debemos hablar de dos polos opuestos que se amalgaman en su música. El primero, la música post hardcore. Abre su debut Blackmail+Blues, con ritmos retorcidos sobre guitarras limpias pero angulosas, todo sostenido en una sección rítmica potentísima. Suena a Albini, o a un grupo de Touch and Go Records. Entonces entra, tras un largo desarrollo, la parte vocal y uno siente como si algo de cristal se rompiera en nuestra cabeza. ¿Trovadores, troveros y minnensingers?. Esto suena a cantos medievales, no a Washington DC ni a años 90.
En el fondo veo la alquimia como muy posible y un acierto, pese a ser una marcianada.
-El postcore desmembra las rítmicas y lo melódico, busca sonidos cacofónicos, se aleja de los modos tradicionales y suena rotundo y fiero (escucha post en este myspace).
-Y si por tradicional entendemos los modos heredados del clásico (entendiendo por tal la presencia de tónica y dominante, desde Corelli hasta el pop… tampoco me crean entendidísimo en musicología, pero hasta aquí llego), la música medieval antigua, por antecesora, tampoco comulga con esos modos que nos hacen disfrutable un minuet y una canción de Mamas and the Papas de igual modo (escucha música medieval en este otro myspace).
Así que Secular Works, el debut de Extra Life, conjuga músicas que se escapan de los cánones del gusto común para abrazar dos modos de entender lo extraño, lo incómodo incluso. Y la verdad, sí, es un disco incómodo, una rara avis de temas largos y sinuosos, enervantes y, lo repito, únicos hoy. O ayer, o antes de ayer. Apuesto también que únicos mañana y pasado.
No, Extra Life no van a sobresalir más alla de la curiosidad, la nota al margen, pero cosas como esta son necesarias para tomar distancia, entender que el rock puede desafiar orejas acomodaticias y reinventarse. Propuestas más medidas, menos dadas a la deriva, vendrán a traer mayores logros apoyándose en experimentos como Secular Works, ténganlo por seguro (igual futuros trabajos de los mismos Extra Life, banda del ex ZS, otro nombre de culto y, dicen, muy muy experimental)



El tema que sigue, es... porque ustedes son buenos, un caramelo casi pop, mucho menos oblicuo que algunos otros de los del CD, y por tanto mucho más disfrutable, sin perder sus señas de identidad.




10 diciembre 2008

más listo que el tebeo 18: una página de Cerebus

Os escaneo una página justamente célebre. Se trata del cómic Cerebus, de Dave Sim (concretamente del arco argumental "High Society", de mediados de los ochenta) en la que emplea un recurso absolutamente propio del cómic e intrasferible, pese a su origen cinematográfico:


La página, como vemos, se divide en tres calles horizontales. Sólo la primera de ella se descompone en varias viñetas, concretamente en tres. Lo interesante es ver cómo en esa escena Sim propone un "movimiento de cámara", un desplazamiento del eje de izquierda a derecha.

Comprobamos cómo organiza el dibujante ese "movimiento", cómo adapta un recurso cinematográfico a la especifidad del cómic. El recorrido no es estático, no fracciona una "postal", ya que completa una acción, eligiendo muy cuidadosamente el espacio representado en cada viñeta, qué muestra y qué deja fuera del plano sabedor de que el recurso del "barrido" ya enmarca la escena globalmente:


-En la primera viñeta, Cerebus (el bicho malencarado) conversa con un interlocutor. Cinematográficamente diríamos que dicho acompañante está "en off", pero el recurso del travelling nos lo integra (desde la tercera viñeta).


-La segunda viñeta muestra cómo Cerebus va a llenar la copa de vino en un primerísimo plano de su mano.


-La tercera se centra como dijimos en Mr Hadden, pero el "sonido" completa la escena y de hecho la define en su tensión/comicidad: Cerebus sirve el vino, sabemos desde donde lo hace, merced a la composición de la tira, pero respecto a la viñeta es una acción en off (de hecho lo es respecto a la tira y respecto a todo: nunca vemos cómo Cerebus vierte el vino en la copa). Además el sonido del descorche, el líquido vertiéndose y los agradecimientos de Hadden (esos "gracias, gracias" que en realidad vienen a decir "ya, ya, no tanto") provocan, en el juego de escamoteos, un clima que impregna toda la escena, la mentada tensión/comicidad.
Finalmente, por cierto, vemos en la cuarta viñeta el pedazo de copón que Cerebus ha servido, hasta el borde. Nuevamente, con su juego de lo que nos muestra (y cuando nos lo muestra) y lo que no sesconde hasta ser desvelado, Sim construye la escena, y le da su personalidad, cómica, tensa.

Elipsis temporales, personajes en off que no lo están del todo, deconstrucción de un espacio y un tiempo... en sólo tres viñetas. Unos años más tarde todos empezaríamos a asombrarnos con parecidos birlibirloques en la obra de Alan Moore, que sitematizará estos recursos (o los repetirá sin más sentido que el estético, eso va con gustos).
Podríamos hablar también de la cuidada distribución de masas de negro (tanto en el dibujo como en el marco de las viñetas), en el ritmo que impone la horizontalidad, quieto y tenso, en el cuidado para elegir el tamaño de cada tira (la última además acerca el plano al protagonista con intenciones dramáticas y narrativas) o en el cuidado compositivo general.





Cerebus ha sido una obra que obedeció a los caprichos de su autor, más o menos discutibles en su último trecho (hablamos de una serie de 300 números, mensual... mucho tiempo para acertar siempre), pero no se puede negar el poderoso dominio del medio y las ansias invertigadoras de Dave Sim, quien nos ha regalado muchísimas soluciones sorprendentes, verdaderos momentos renovadores para el arte de la historieta.

09 diciembre 2008

Un buen follón (ero)

Salvados por la campaña fue como un resplandor, algo refulgente que cegó la mirada de un espectador desacostumbrado a propuestas frescas. “El Follonero”, es un producto Buenafuente que se sostiene en el carisma de Jordi Évole. Su personaje es un tipo a medio camino entre el alucinado Tonino de CQC y el gamberrete de barrio pasota. Y su puesta de largo fue una idea fresca, que desafió las fórmulas ya agotadas de periodistas “graciosillos” a la manera del mentado Caiga Quien Caiga. Buenas ideas, un front man con carisma, y mucho desparpajo. Convertir la idea en programa regular no fue el mayor acierto de la cadena, pues evidentemente no se puede ser el más fresco semana sí, semana también, pero algún golpe de los buenos aún ha sabido darnos. Tele de calidad, mordaz, ácida e ingeniosa.
El último, este fin de semana, el golazo consistió en parodiar con elegancia pero con mucha acidez, todo el circo de Tele5, cadena volcada de un tiempo a esta parte a comerle la picha a delincuentes y golfos (apandadores).

07 diciembre 2008

¡NO PASARÁN! Vol 3: SIN ILUSIÓN, de V. Giardino

Diez años para completar una trilogía, o mejor, una historia en tres álbumes, no es moco de pavo. Sí es, en cambio, una prueba objetiva de la escrupulosa ambientación y el cuidado documental del autor italiano a la hora de abordar nuestra Guerra Civil (amén de posibles incidencias vitales o privadas que hubieran retrasado a Giardino)
Pues bueno, diez años más tarde ¡No Pasarán! constituye un acercamiento tan intelectual como pasional, un canto a la libertad, una valiente proclama antifascista observada con la frialdad quirúrgica que da el tiempo y, supongo, el ser italiano y no español. En todo caso, más allá de las inclinaciones políticas transparentes o no, ¡No Pasarán! se ha confirmado con su impecable conclusión como uno de los puntos destacables en la carrera de un clásico.
Giardino representa cierta línea clara naturalista muy propia de los ochenta. Su dibujo de línea precisa y aliento naturalista sigue admirándonos, en estos tiempos donde lo espontáneo cotiza al alza. Giardino ilustra con fidelidad y destreza calles reales de Barcelona, ropas, ambientes (una cafetería, un avión, coches, la moda de la época…) y domina las destrezas del dibujo realista. Además sigue teniendo una elegancia admirable. Es elegante el desarrollo tranquilo de sus tramas, la consideración adulta no sólo de su arte, también de su lector. Y sus mujeres son también elegantes, y bellísimas, lo que no equivale a hoquedad sexista. Porque otro punto importante en la obra giardiana es la definición mimosa de sus personajes, mujeres y hombres complejos, que esconden en sus palabras, diálogos, silencios, gestos y actos, toda una vida que no se nos revela del todo. Pero que, claro, otorga hondura a cada gesto, motivaciones a cada acto.
Reconozcamos ahora que no hemos recuperado los álbumes previos, para agradecer el prólogo-resumen, así como confesar que ya son deberes en casa: ¡No Pasarán! Es una obra unitaria que, por gráfica y personal, se ha demorado en su ejecución y ha abarcado tres álbumes que son una sola entidad.
Y a modo de conclusión, si les gustan las buenas historias entre el espionaje y el paisaje bélico, si quieren saber qué ha sido del amigo perdido en la guerra española, ese que hace a Max Fridman volver a donde no querría hacerlo nunca, si disfrutan las tramas complejas y bien forjadas, este tebeo de sabor clásico y resultados más que notables es su compra obligada. Y antesala a otras dos historias de Max, por cierto.
Además, ahora Giardino ya puede retomar su otra saga inconclusa, Jonas Fink, su mejor trabajo hasta la fecha.

06 diciembre 2008

un blog nuevo (una idea genial)

Albert Monteys, director de El Jueves y "culpable" de algunos de los tebeos más divertidos de los últimos tiempos, se saca de la manga una idea brillante.
Había visto, creía yo, de todo en esto de los blogs: fotográficos, personales, gráficos... pero ésto es simplemente... otra cosa.
Para abrir el día con una (enorme) sonrisa. (clik en la imagen, enlaza al blog de Monteys)


05 diciembre 2008

Por qué son peores

Ayer ví un capítulo de Weeds, tercera temporada. Era de noche y al acabarlo saltó La Primera. Ponían Cuéntame. La saga de los Alcántara debe ser la teleserie más reputada de la producción nacional. Gusta todo en ella, y a todos, además: los actores, la trama (intuyo) culebronesca, y sobre todo ese rescate del pasado reciente (mezcla de nostalgia y de justificación por la vía de lo supuestamente trascendente, "la historia fue así" y tal).
Ciertamente hay que reconocer cierto mimo a la serie, en la ambientación, y el el cuadro actoral que va de lo comedido (la Duato), a lo bueno (Echanove, Arias, Sancho, el plantel de cláscicos como Fernán Gómez o Leblanc...) pasando por muchos actores corales, más o menos secundarios, que cumplen (no da la sensación de recitado mecánico de, bufff... Amor en tiempos revueltos, o El Comisario, o...).


Pero falta dirección, falta sentido cinematográfico.

Porque ayer en Weeds ví una escena bestial, un primer plano de una mujer se sostiene un segundo y comienza a alejarse, está desnuda y tiene cicatrices corporales. Sigue un plano general no de ella, sino de su reflejo en cuerpo entero en el espejo en que, descubrimos, se está mirando, contemplando cicatrices físicas que se correspoeían con cicatrices del alma Un momento silente, sin música, sin diálogos, sostenido con una tensión palpable. En contraste, Cuéntame estaba dando una escena donde los chavales, a cargo del bar de uno de los protas, ocultaban que habían mangado el dinero de la caja (no sé bajo qué circunstancia, no importa) diciéndose atracados mientras cuidaban de la barra en ausencia de todos. El dueño del bar, Juan Echanove, gesticulaba alarmado, preocupado y orgullosos de los críos. La escena (a la que entré de sopetón y sin saber nada previo... no veo Cuéntame, quede claro) se articulaba en plano-contraplano mecánico, y se subrayaba con música de tono bufo. La dirección era nula, lo cómico se remarcaba con el chunda chunda de fondo: es gracioso, ¿no escuchas la música de payasada de fondo? porque es muy gracioso.



Weeds 1, Cuéntame 0.

No existe lo sutil, en nuestras ficciones. Se toma al espectador por tonto, o peor, se quiere a todo espectador posible, del niño al abuelo. Y así nunca se logrará un producto competitivo. Como mucho, refinaremos la fórmula tristemente instaurada por Emilio Aragón en Médico deFamilia. Universalizar bajando la exigencia. Qué lejos estamos aún del dilapidario "que se joda el espectador medio" de los creadores de The Wire

04 diciembre 2008

de profundis

Me manda un amigo (gracias, líder) una foto de esas que me gustan, un documento de la Galicia profunda entre el disparate y lo cariñoso, a medio camino de la sonrisa cómplice y el llevarse las manos a la cabeza. Porque, ¿quién es ese artista desconocido y de cantarín nombre Pepe Penavade...?


También podemos deleitarnos en su cuentacuentos Rodesindo da Barrosa... tradición (otra vez) muy eufónica y con miga.

¿O qué me dicen de ese PREMIAZO? Es más, ¿se podrá llevar el cabrito al spa?. Maravilloso.


Lo bueno es que todos conocemos un "Profundis": Galicia Profunda, La Mancha Profunda, el Aragón Profundo... no hay tu tía, por muchos regionalismos y nacionalismos, algo hay que nos une a todos: lo Profundo (y si quieren, mi correo recibe todo documento gráfico que, como este, atestigüe lo pintoresco de nuestra idiosincrasia, tan... profunda)

NOTA: sí, hoy sabemos que ayer los de siempre han vuelto a hacer lo único que hacen siempre, y parece que este post venga a huevo, o quizá no... en todo caso, no es premeditado tratar hoy lo local como nexo de unión, ni alentar debates que están aquí fuera de lugar. Es más, está más allá de mi ánimo volver a hacerme eco de esas cosas, y que este blog tenga su ritmo (y estaba programada para hoy este post, desde el domingo), ritmo no mediatizdo por esa actualidad impositiva y asesina... después de todo, la noticia ya se conoce, y mi opinión al respecto es la de todos.

03 diciembre 2008

gritos y contertulios

Tras este guiño a Bergman bastante tonto les comento: andaba yo hace un buen rato (escribo hoy, publico mañana miércoles) escuchando una tertulia radiofónica sobre otro caso de violencia con final desgraciado. Punto de partida, pues, para hablar de la seguridad de la persona maltratada, de la adecuación o no de la ley a la alarma social, y de más cosas. Un verdadero hervidero para proclamas airadas, mas en la radio todo discurrió con mesura, alguna discrepancia, orden expositivo...
Lo comparo con ésto ...





... y pienso que la vehemencia catódica sólo obedece al pinganillo. La televisión ha desterrado el formato tertulia como lo entendía Balbín o, sin picar tan alto, como se puede dar en la radio. En la tele todo es show, yeah, así que el poderoso Pinganillo abrasa orejas con encendidas arengas, moviendo a los tele-contertulios a vocear y pisarse, chillar soflamas con rostros desencajados y dialogar poco. No soy quien para asegurarlo, pero o es eso, o es una técnica de producción y montaje previo, o no entiendo qué pasa, por qué los debates en televisión se parecen, más que a una reunión de opinadores con fundamento y prestigio argumentando ideas, a la bonita imagen que sigue:

02 diciembre 2008

BATMAN, EL CABALLERO OSCURO, de Christopher Nolan

(Te lo digo en rojo, oye: este texto tiene spoilers, o como dicen en mi pueblo, puede contarte la película, que lo sepas, guap@)

Cada personaje puede enfocarse desde múltiples tonos. Personal es ya que cada cual prefiera uno u otro. En mi caso, sin duda, para el Hombre Murciélago prefiero el tono oscuro, serio. El personaje y sus numerosos enemigos, el marco urbano decadente de sus aventuras, los factores psicológicos del millonario metido a superhéroe, son cartas de una baraja que, enfocada desde un ángulo realista, puede dar resultados aterradores y conclusiones profundas sobre el alma humana. Miller ya lo demostró hace veinte años, con una obra que presta (más o menos, o en parte) su título a la nueva cinta de Batman. Burton introdujo pinceladas psicológicas y tiñó de sombras sus universos personales, en una loable apropiación del icono, y Nolan, tras un tanteo fallido, nos brinda una nueva mirada realista hacia Bruce Wayne que, esta vez sí, nos ha fascinado: Batman, el caballero oscuro.
Si nos centramos en valores puramente cinematográficos advertimos con sorpresa que sus 152 minutos no se hacen largos, gracias al modelo evidente del director, un cine de acción propio de los setenta, del que toma el gusto por atender a los vericuetos psicológicos de sus personajes, enrevesar las tramas con planificación férrea, y dotar de sentido dramático a las escenas de acción más allá del muestrario de efectos visuales, motivación nada secreta de todas las superproducciones de hoy en día. (Mmm....., tengo que revisar alguna de aquellas cintas, ya lejanas en la memoria)
Y si volvemos al terreno que más me apetece, el del Murciélago, hay que reconocer que Nolan crea su propio Batman, deudor de otros, pero definitivamente personal, cercano (como leí hace tiempo no sé dónde) a esos justicieros de Don Siegel, que reviste del pathos característico del superhéroe moderno. Porque aquí Batman es la criatura obligada a su acto de justicia extra legem, pero en absoluto bendecido por ello. Sin amor, sin vida real, sin amigos (salvo los vasalláticos, su mayordomo, su empleado…), siempre herido físicamente, su dilema trágico se debate a tres bandas. Por un lado, sus circunstancias (pesarosas), por otro, la esperanza en la figura del Juez Harvey Dent, héroe dentro de la ley, gallardo, noble y que resuelve aquello que el enmascarado, a puñetazos, no consigue erradicar, asestando golpes legales a la cúpula mafiosa. Y en un último vértice la figura del Joker, más necesaria que nunca. Donde Alan Moore llega a sacar conclusiones finales (La Broma Asesina), donde Burton pincela escasas ideas en algún diálogo y puesta de escena (Batman), Nolan vertebra toda la enjundia del payaso loco. Es, más allá del peor enemigo posible, lo que hace necesario al murciélago. Es el caos, el terror de la anarquía, y esa idea medula toda la cinta: desde la primera escena Joker destruye ciega y gozosamente y además pretende expandir su legado, demostrar que todos, en el fondo, pueden ser abducidos por su desgobierno y sinrazón, como si fuera un tsunami. Cuando finalmente su presión consigue convertir a Dent en su igual (un loco, un asesino, un elemento de anarquía violenta aunque teñido de intención vengativa), el espectador se da cuenta (antes que Wayne/Batman o el comisario Gordon) que Batman es necesario, es un agente del Orden, a su pesar, o a pesar de la sociedad. Es una fuerza telúrica que vehicula un sujeto, el millonario Bruce, y existe para evitar que el desorden (que en último extremo personaliza la locura del Joker) venza a la razón, la convivencia. Es oscuro, estará fuera de la ley, pero mantiene la naturaleza social que nos hace ser humanos.
En fin, Nolan ha vuelto a plantear la importancia del héroe en la civilización (desde Homero hasta hoy, es necesaria su figura), y lo hace en una cinta para mi gusto casi redonda. ¿Perfecta?, no, sobra algo de metraje, pero no mucho, y la figura de Batman parece, frente a todo lo que lo rodea, algo indefinida... bien es cierto que Nolan define al icono, precisamente, con esos terceros que crecen a su alrededor en cierta medida por culpa del propio justiciero. Así, pese a alguna puntilla, consideramos el film como uno de los destacables del 2008, una cinta donde además los números de acción (a veces criticados, dados por excesivos o faltos de coherencia) vienen marcados por ese Caos que, vehiculado por el Joker, se va adueñando paulatinamente de la sociedad y superando a un héroe que no sabe por qué seguir… comprenderlo hará que finalmente pueda derrotar al villano.Ah, el difunto Heath Legder puede llevarse el Oscar y cualquier otro premio por méritos, no por crematística del finado. En V.O. es sencillamente acojonante (Caine y Freeman, excelentes, Bale, notable… todos bien, todo bonito).

01 diciembre 2008

pareZido raZonable

Zanta MaravillaZ,






con Z de Zaplana, sí señor.



Vale, que no es nada nuevo y está en boca de todos, ero es tan gracioso... por fin una polémica fútil se acompaña de unas buenas risas (y esto de los parecidos razonables siempre provoca risas, y reír, amigos, es muy sano).

29 noviembre 2008

leo leo...

El sábado pasado, hace una semana por tanto, Público hacía pública una encuesta, el Publiscopio (bufff.. cuanta publi) sobre hábitos lectores en España. Salen como más leídas y valoradas las que ya os supondréis. Al lado del análisis, un artículo de opinión que no deja títere con cabeza y que argumenta razones sólidas y que comparto.





(si quieren, pueden guardar la imagen y abrirla como documento fotográfico para leer el artículo... por cierto, propiedad de su autor, del diario Público y de quien proceda, y no se pretende aquí causar problemas a los afectados ni buscar lucro alguno, sólo mover a la reflexión al respecto)


Comparto con matices. Porque antes que calcar las tintas sobre el producto (un tipo de literatura, digamos " ligera" o "popular" siempre ha existido, y no es en sí mismo algo malo... todo tiene su momento) yo entiendo el problema en una industria que anestesia al consumidor, y en un consumidor que no siente la más mínima necesidad de rebelarse ante esa afrenta. Nos comemos la sopa boba porque nos es ofrecida constantemente como delicatessen, mermando nuestra curiosidad por otras recetas que terminamos por ver como exóticas e indigestas. Leemos "lo que hay que leer", adocenados y borreguiles.
En la otra cara de la moneda, la industria potencia este conformismo. Supongo que la batalla está perdida, que todos, yo el primero, comemos de esa bandeja que nos ponen delante y oculta platos más pequeños, alejados del foco. Pero al menos tengamos la conciencia de que, más allá de los laureles hacia un libro o autor por parte del grupo Prisa (u otro poder fáctico cualquiera), existe un mundo por descubrir.

(Pd, cuántas veces he repetido "que"...)

ACTUALIZACIÓN: me dicen en los comments que la foto del texto está demasiado borrosa, ilegible. Pues que nadie se deje las pupilas en el texto de Olmos: se lo ofrezco enterito (una vez más, no hay ánimo de lucro y los derechos son de quien corresponda y etc etc)

Yo no leo. No leo nada. De hecho, no estoy al corriente de las novelas que se publican hoy en día, ni de los autores que importan. Mi desconocimiento de la literatura llega a tal punto que nunca me acuerdo del nombre de pila de Ruiz Zafón. ¿Ignacio, Daniel? Soy un completo iletrado, o al menos eso debería afirmar al conocer cuáles son los gustos de lectura, tan extraterrestres para mí. No he leído ninguna de las novelas que casi todo el mundo ha leído. Ni siquiera he hojeado ni una sola de las obras citadas en masa por los encuestados. Sin embargo, reconozco que leo. En concreto, cerca de 100 novelas al año, una cada cuatro días. ¿Por qué yo (y muchos lectores) no están en este sondeo? Supongo que por lo mismo por lo que los lectores no aparecen en los sondeos sobre películas: porque no tiene nada que ver. Billie Wilder, preguntado por la película Mein Kampf, dijo: “Me gustó más el libro”. A mí (y a muchos lectores) nos pasa los mismo: nos gustan más los libros que... esto.
¿Qué es esto? Esto son libros que quieren ser películas; son películas puestas por escrito como si pones por escrito el ladrón municipal. Letras son, sí, y se pueden leer, pero apenas son literatura. ¿Por qué no me congratulo de que al menos la gente lea? Porque estoy harto de que la gente lea siempre la misma cosa; porque estoy harto de que sólo se hable de libros que venden millones de ejemplares y no de libros que rompen al lector en dos, y lo cambian, y lo mejoran. Porque la literatura es maravillosa y poner números, porcentajes, éxito a su lado es deslucirla y convertirla en producto. Porque hay cientos de escritores hoy geniales, que en su día no obtuvieron el menor beneficio de sus obras, y que trabajaron en los peores puestos imaginables, y escribieron de noche, y escribieron con hambre, y escribieron con sangre, y dignificaron la palabra. Y hoy se habla tanto de Ken Follett como de William Faulkner. Pero Ken Follett no va a decir nada que importe dentro de cien años.
Lo más triste de “lo que le gusta a la gente y lo que la gente lee” es que no refleja realmente lo que le gusta a la gente, ni mucho menos lo que la gente lee. Si así fuera, unos cuantos ejecutivos editoriales serían genios; y no lo son. Quiero decir que El niño con el pijama de rayas ya era un bestseller antes de vender un solo ejemplar, del mismo modo que la película de moda y el disco de moda están de moda antes de que nadie hable de ellos. Si la industria editorial quisiera, un libro completamente en blanco sería un best-seller. La gente compra (y no lee) el libro que hay que comprar. Eso es todo. Lo halagüeño de este estudio es que parece que hay millones de lectores (uno al menos por cada ejemplar vendido de La catedral del mar). No los hay. En España leen unos cuantos miles de personas, y a buen seguro un trabajo de campo en las bibliotecas sería más indicativo de lo que la gente lee que uno hecho en las librerías. El lector de librería es el lector-consumo, lector masivo. El lector de biblioteca es el lector solitario, ese que cuando le dicen que la vida es maravillosa, responde: “Sí, pero me gustó más el libro”

28 noviembre 2008

ELEGÍA ROJA, de Seiichi Hayashi

El manga es en sí mismo una industria de proporciones envidiables (al menos envidiables para la paupérrima industria del tebeo patria), que suele verse como un todo homogéneo por el ajeno a esos cómics expresivos, de ojos enormes, de formato librito y lectura invertida.

En realidad, como en toda gran industria del ocio, dentro de la etiqueta caben numerosas vías de expresión y diversas tendencias, algunas antitéticas. Si lo común es el producto industrial (muchas veces notable, no me malinterpreten), ello no quiere decir que no existan miradas personales, autorales. Una de ellas es Hayashi.

Elegía Roja es una obra de 1971 serializada desde el 70. Compuesta por breves anécdotas, de un lirismo extremo, tomando inspiración en la nouvelle-vague (tan en boga por entonces) y en los haykus nipones, la obra cuenta la relación sentimental de dos jóvenes, la apoya en breves instantáneas de sus vidas y fuerza las tintas en una búsqueda experimental. Secuencias pausadas, dramatismo gestual y corporal, rostros desdibujados, montajes paralelos y simbólicos, violentos cambios de estilo gráfico, dispersión narrativa, casi métrica en un sentido musical y rítmico… en fin, nunca sobra acercarse a tebeos como este, interesado en la búsqueda, aunque ello no es óbice para advertir una evidente losa en su valoración final. El paso del tiempo no hace ningún favor a Hayashi. Sus búsquedas y exploraciones las advertimos también cándidas, e incluso peor, lastrantes. Alejan, antes que fascinan, quizá por ese sabor a añejo: lo moderno del pasado hoy puede ser un desfasado cuchillo de doble filo.

Puede no obstante ser una lectura provechosa si nos convence su peculiar aliento poético, y sobre todo en tanto que testigo de un momento muy interesante en la cultura del siglo XX (esa transición del pop a algo nuevo, más desencantado y abatido, que supuso el fin de la era hippy y su reverberación a nivel mundial). Recomendamos por tanto perspectiva. Mucha perspectiva histórica.

Por cierto, preciosa portada.

27 noviembre 2008

26 noviembre 2008

jornadas Fnac en Madriz

Me llega esta noticia al correo del blog.

Como no tengo problema en hacerle eco, quede dicho:


III JORNADAS COMIQUERAS FNAC / SD
Del 27 al 30 de noviembre de 2008
Fnac Callao. Preciados, 28 –Madrid
Un año más, la Fnac se convierte en el epicentro del mundo del cómic en nuestro país con la celebración de las III Jornadas Comiqueras, organizadas en colaboración con SD. Cuatro días dedicados al cómic y a la ilustración con talleres, exposiciones, firmas y encuentros con los autores más importantes del género.

Jueves 27 de noviembre

17:00 h. Clase magistral de “Fantasía heroica”, impartida por Joan Fuster y Vicente Vegas, de la Escuela Joso.

19:00 h. PACO ROCA “ARRUGAS” PREMIO NACIONAL DE CÓMIC 2008.
El autor valenciano estará en Fnac Callao para contarnos cómo se gestó y construyó “Arrugas”, el álbum que esta semana ha sido galardonado con el Premio Nacional de Cómic 2008, a través de una exposición compuesta por 26 secuencias de bocetos de la obra. La muestra, que ya puede verse en la Galería de Fnac Callao, permanecerá en Madrid hasta el 4 de diciembre y, posteriormente, se exhibirá Valencia, Barcelona, Alicante y Bilbao.

Viernes 28 de noviembre

17:00 h. Clase magistral de “Superhéroes”, impartida por Pere Pérez, dibujante de DC cómics o IW. Organizada por la Escuela Joso.

19:00 h. Firmas de autores. Casi treinta ilustradores se darán cita en el Fórum y en la Librería de Fnac Callao para firmar ejemplares de sus obras. Una lista compuesta por los nombres de mayor prestigio en el panorama del cómic a nivel internacional:

Carlos Pacheco
Ramón Bachs
David Aja
Howard Chaykin
Jorge González
Mauro Entrialgo
Luis Durán
Ana Juan
Matz Mainka
Santiago Valenzuela
Juan Canales
Teresa Valero
Antonio Navarro
Kenny Ruiz
Javier Peinado
Santiago García
Rebeca Saray
Purita Campos
Jordi Bernet
Nacho Casanova
Pasqual Ferry
Marko Djurdjevick
Eccehomo
Javier de Isusi
Man
Migoya
Marcos Prior


Sábado 29 y domingo 30 de noviembre

17:00 h. Talleres de cómic impartidos por los especialistas de la escuela C-10.

encuesta de emergencia (de ventanas emergentes)

Nada, como el otro día hubo quien se quejó por lo de las ventanas emergentes para los comentarios, y quien lo aplaudió, os ofrezco la posibilidad de opinar al respecto, tanto aquí, de nuevo, como en el bonito test de la derecha: ¿qué preferís, emergencia o no emergencia? La encuesta la dejaré colgada unas semanas.

Porque vamos, auque lo cambié porque intuía que la cosa gustaba más así, en términos generales, si es al contrario a menda le da lo mismo, es un retoque rápido en la configuración.

25 noviembre 2008

THE JESUS AND MARY CHAIN, The power of negative thinking

La edición el 1984 del single Upside Down fue un cóctel molotov sonoro en el panorama británico. Bajo el impertinente nombre The Jesus and Mary Chain dos hermanos escoceses con pinta de siniestros de instituto vomitaban ruido emparedando algodón de azucar pop. El atentado sonoro removió un panorama adocenado, comercial, AOR, en una operación bélica que resonó hasta el mazazo definitivo, el Lp Psychocandy, una bomba de ruido insoportable, el mayor caos sonoro perpetrado jamás en la historia del rock. Olvídense de las espirales garajeras de Stooges, del ruido arty de la no wave o de los exabruptos punk: la desidiosa propuesta de los "Reid Brothers" combinaba las melodías candorosas de los Beach Boys con tormentas de acoples atroces, ruido blanco y muros de sonido caóticos. Como dos líquidos inmiscibles pero que estallan al contacto. Terrorismo que a más de uno causó migrañas.
Los clips de la época tenían un magnetismo extraño, una hipnosis de cámarea lenta. La actitud en directo ya es leyenda, conciertos de espaldas al público que duraban diez minutos entre acoples sin fin. Escenarios destrozados por la banda y por la audiencia. Recuperando la actitud asocial y combativa de los pioneros.
Lo que parecía un resurgir del punk, los que parecían unos nuevos Sex Pistols para otra generación, no lo fueron, claro. Porque la industria no podía permitirse otro tambaleo generacional, y porque la actitud de The Jesus and Mary Chain era otra. Su revolución era un apático "pasa de mí, paso de tí", hacer lo que les viene en gana y centrarse en soluccionar el laberinto de su propia música. ¿Cómo superar Psychocandy? Imposible, pero sí supieron encontrarle solucción de continuidad apretando la tuercas donde dolía: la prensa menos receptiva de la época los acusaba de vacíos. Bajo el ruido, se decía, no hay talento, no hay canciones, no hay nada (incluso en la lejana Historia del rock de El País lo argumentaban). Pero ellos respondieron con un maxi exquisito y acústico (Taste of Cindy) y con una obra maestra, el dico Darklands. Ni caos ni caricia, "Las tierras oscuras" es rock bien templado, transparentando influencias (¿plagios?¿a quién le debería importar esas cosas en la era del sampler?) y mejorando unas composiciones que están, de nuevo, entre lo mejor de la historia del rock.
Después, insistencia en el rock and roll como fuente de la que libar y devaneos entre el ruido y la calma en varios discos que han perdido la magia inicial, pero que mantienen el tipo sin deslumbrar, incluso con momentos brillantísimos. Lo mejor, una apertura al baile que les duró lo justo (Honey's Death, gran disco).

Y ahora The power of negative thinking, B-sides and rarities, una caja de cuatro cedés, viene a recopilar toda esta historia, juntando caras B y rarezas, versiones acústicas e inéditos, en orden cronológico. Es mucho más que la reunión de Barbed Wire Kisses y The Sound of Speed (previas recopilaciones de caras B). Es un todo unitario que revela el camino recorrido por Jim y William, de la excelencia a cierto sentido de la repetición. Así, los dos primeros discos son simplemente imprescindibles, recuperan el encanto destroyer de un referente ineludible en la historia del rock, acaso haciendo más visible un fondo siniestro en su bagaje del que mostraron en Psychocandy. Y siguen dos discos más donde se constata que hasta con piloto automático TJAMCh saben hacer canciones redondas y melodías sobresalientes. Y además ya se sabe que los Reid son grandes al interpretar versiones, y aquí las tenemos casi todas: Beach Boys, Bo Diddley, Prince... filtradas por el ojo de unos clásicos.
Historia de la música popular del siglo XX, una joya.





24 noviembre 2008

moldeando el Octavio pasajero

(los comentarios los he cambiado a Ventana emergente. Mejor, ¿verdad?)

YO MATÉ A ADOLF HITLER, de Jason

Hay autores que se adaptan. Encuentran un tipo de historias, un determinado género, cuyas reglas estudian, conocen, asumen y dominan. Y hay autores que ven las historias, los géneros y en general el mundo desde un prisma único, una distorsión que media entre la realidad y su procesado interior. Ello no equivale a calidad, pero cuando esta se junta con aquel solemos entrar en terrenos mayúsculos, y en esos pocos autores que hacen avanzar un medio, precisamente gracias a esa nueva mirada que proponen, quizá de un modo natural e inocente, pero que al tercero (el lector) le resulta profundamente excitante cuando consigue entrar en su propuesta. Porque más allá de manejar con soltura o maestría unos códigos ya cifrados, autores como, entremos al trapo, el noruego Jason, revientan el molde, lo superan.
Bien, esta es la primera obra de Jason que leo, por tanto reconozco que estamos ante un descubrimiento personal. ¿Por qué es así, por qué nunca había entrado a sus mundos? En principio no me atraía ese dibujo, suerte de fría metamorfosis de Trondheim aún más limpio de adornos, de trazo inexpresivo y hierático. No es una obra sensorial, la de Jason, no es uno de esos tebeos que entran por los ojos, pues su grafismo, como cada vez sucede más en la historieta, es caligrafía y se comprende inserto en la lectura (y ya lo contamos aquí, pero por la boca muere el pez y donde digo "digo"...).

El dibujo jasoniano toma la línea clara y la convierte en línea fría, un monstruo inorgánico que en su gelidez matemática resulta turbador. Como un David Lynch pasdo por un tiralíneas, vamos. La planificación es igualmente cerrada e inamovible, ocho viñetas iguales por página, sin más efectos ni estridencias. El color no busca plasticidad, es icónico. Los diálogos, precisos, cortantes.
Y con estas armas Yo maté a Adolf Hitler deviene una historia donde la mezcla genérica (aquí hay asesinos, viajes en el tiempo, amores y desamores, nazis...) crea un universo que parece moverse a cámara lenta, donde siempre hace frío, donde no se llora sino que se vive triste, y donde el amor es el único motor posible para sobrellevar la gris existencia (gris pese a los hechos increíbles que abundan).
En fin, lectura sorprendente de un autor a seguir.