13 enero 2008

Mis tebeos de cabecera: el trigésimo, THE SANDMAN

Hace unos días, lo comentabamos aquí, en el blog Con C de arte se montó una votación para decir los treinta tebeos favoritos de cada cual. Una lista de preferencias personales, emocionales, si se quiere, antes que sesuda, historicista o subjetiva. Llena la biblioteca de tu isla desierta, y hazlo con 30. Bien, yo tengo mi lista, que voy a desgranar en una nueva serie, "Treinta Favoritos" (que, quien sabe, igual amplío con otras artes). El enfoque no es crítico, sino de exposición, sentida, de mis motivos para acordarme de todos y cada uno de estos tebeos. Finalmente añado una lectura aconsejable para iniciarse (cuando procede, como puede ser en series de varios álbumes, o así) que espero sea tentación para mis muy queridos lectores.


Morfeo de los Eternos. Más que un Dios, señor de su reino de pesadillas, de sueños, de historias, de inspiraciones y temores. Sandman, que te pone las arenas en los ojos. Oneiros, que inspira a poetas y a criminales. Rey y quizá, a su modo, servidor. Figura oscura, cetrina, el de ojos como estrellas pálidas en cielos oscuros.
Neil Gaiman y un variado grupo de ilustradores (y las portadas de Dave McKean, collages pictóricos-fotográficos de garantizado impacto plástico) han dado una vuelta de tuerca al fantastique, y lo hacen sin inventar, en estricto senso, gran cosa: lo hacen sin embago reciclando, aprovechando, refundiendo para dar algo novedoso. Ya decía Borges que todo está, en los asuntos del narrar, inventado, y el guionista inglés lo sabe de sobra, así que se pone a la cabeza del posmodernismo en el mundo de la historieta y nos consigue asombrar desde el aprovechamiento de ideas ajenas sazonadas con matices propios, con una erudicción apabullante en forma de citas y guiños incontables, con un tono lírico, pespunteado con apuntes sórdidos. Lo hace aprovechando las características del medio, pues The Sandman fue, en origen, un tebeo mensual de 24 páginas que desarrollaba una continuidad, y el lector queda sometido a la incógnita de esa continuidad. Morfeo es una suerte de divinidad, sus historias no se subyugan a la linealidad de otros personajes, y uno puede esperarse cualquier cosa de este tebeo. Hay una historia nuclear, sí, pero también, como pequeñas corrientes en un océano, hay fugas al pasado, hay historias que son cuentos, hay cuentos que sólo son para gatos, o para varones, o que se narran en tabernas que no son de este mundo ni de esta realidad. Y hay un panteón familiar, una familia de seres que nos rigen (o a los que regimos, ¿quién sabe?), que personifican, como Sueño, aspectos trascendentes de la existencia, como el Deseo o la Muerte.

Hay, en fin, un universo donde perderse, donde las relecturas revelan aspectos que se nos pasan en un primer acercamiento, donde ya han caído rendidos muchos. Puede queThe Sandman no sea un tebeo redondo, ni perfecto. Sus debilidades no nos pasan desapercibidas, pero está en esta lista, cerándola en el puesto nº 30 por la fuerza de sus mejores momentos, por su emotividad, por su sórdidas pinceladas de terror, por su erudicción, por su complejo diseño general (75 capítulos desarrollados durante varios años, mes a mes, que resultan un todo coherente), y por la aportación de un ramo de personajes de antología (todos los Eternos, diversos habitantes del reino del Sueño, un Lucifer descreído, un hombre que no muere por mera voluntad de no hacerlo...). También por su fundamental peso en la industria del comic book americano, al popularizar tras intentos previos el cómic adulto en un mercado adolescente, el de superhéroes... mercado que finalmente trascendió, al triunfar entre lectores de todo tipo, incluso los que no leen historieta y, más aún, entre LAS que no leen historieta.

RITOS DE INICIACIÓN:The Sandman adquiere su completo sentido como un todo. Es una lectura mastodóntica pero que atrapa, pero quien quiera catar antes, puede comenzar con el arco titulado "País de sueños", editado en un volumen por Norma hace unos años, o más recientemente por Planeta en dos tebeos fácilmente rastreables (colección The Sandman, números 9 y 10). Se trata de un paquete de relatos breves autoconclusivos.

4 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Ferpecto, me gusta la idea, pero en vez de un ladrillo monotemático, te reto a que intercales cada una de las 30 reseñas de comics, con otra de discos, y te prometo comentarios, aunque sean del tipo: "no los conozco", "no me gustan". (Y no vale comenzar con corto y pego de MBV)
PD ¿Has escuchado ya su nuevo single?
PD2: Es broma hombre, respira.
PD3: De paso, a mi Sandman no me mata.

Anónimo dijo...

Hola, yo también tengo a Sandman como comic de cabecera te diré como llegue a el: de jovencillo mi mejor amigo era un fanático de los comics y coleccionaba los fasciculos de Sandman. Yo cuando iba a su casa los hojeaba pero poco mas. Años despues mi pareja me regalo "la cruzada de los niños" y me fascino. los protagonistas de ese comic eran dos niños detectives llamados Rowland y paine. Mas tarde me entere que esos personajes salian en una serie de Sandman, concretamente en "estacion de nieblas". Al leerlo me enganche a un personaje llamado "Muerte" a si que me compre los dos especiales en la que ella era la absoluta protagonista y termine comprandome todos los fasciculos de Sandman donde ella sale.Asi llegue al blog que tenias sobre Sandman y ahora estoy intentando recopilar toda la coleccion. Pues eso que es la ostia este comic. Un saludo. JORDIHEROE

Señor Punch dijo...

Jose Manel, Sandman no te mata, hombre, esa es su hermana ;)
Que sí, que va en gustos, y entiendo que hay quien alucina con la serie, porque es muy personal, dificilmente equiparable a otra, pero también quien no puede con sus "cosas".

Lo de MBV casi me deja tieso ante el ordenata, que susto. Y recojo el guante, pero con tiempo... ahora estoy viendo la luz al final del tunel de la gripe más bestia que he sufrido nunca (incluído un desvanecimiento, como una señorita impresionable del siglo XIX), así que el blog va con calma.
Jordiheroe, seguro que para el Saló Planeta la reedita en tomos, me apuesto algo, así que no te desesperes.

Anónimo dijo...

Ahora estoy leyendo "Los libros de la Magia" también de Neil gaiman, que por cierto su protagonista es un personaje secundario de "La cruzada de los niños". Muy bueno. Un saludo.JORDIHEROE