27 febrero 2008

DEXTER

Hay series malas, mediocres, pasables, buenas, excelentes... y luego está Dexter, una barbaridad.
Sí, la casa por el tejado: Dexter es la mejor serie que he visto en mucho tiempo: sorpendente, adictiva, divertida y terrible al tiempo. Y de obligada visión en versión original, aviso. No es sólo la excelente voz, cambiante, versatil, de Michael C. Hall (posiblemente el mejor actor del momento... y no hablo de televisión solamente, ojo). El entorno spanglish queda sepultado al doblarlo todo al castellano peninsular, e incluso la banda sonora, sensual, latina, se descontextualiza sin esa mezcla sajona-puertoriqueña.
Frente a esa moda (que cada vez me harta más) de personajes que son corderos con pieles de lobo (House), Morgan Dexter es el cánido salvaje y feroz oculto el lana de borrego. Encantador, sonriente, retraído, valodado en su trabajo como forense policial (o algo así, un experto en los trazos de sangre de las escenas del crimen), en realidad un asesino en serie sin escrúpulos que elabora sórdidos escenarios para ejecutar a sus víctimas. Un personaje que vuelve sobre la idea de transgredir el sueño americano al elaborar a su alrededor una realidad que es, toda ella, falsa. Su familia no es biológica, su novia es una tapadera, su trabajo, un medio para justificar su verdadera naturaleza. Y acertadamente esa máscara, esa mentira, se ubica en Miami, puerta de entrada al sueño americano de la emigración ilegal. Qué mala leche, qué modo de retratar la tierra de las libertades con una metáfora sutil y abierta, en una historia de asesino psicópata.
Luego está esa historia en primer plano, un relato tenso, vibrante, perfectamente orquestado que no te suelta, que te hace querer llegar al último capítulo (el cual, por cierto, no te da gato por liebre, y todo queda atado, levemente abierto para la continuidad, pero no suspendido en la nada).También deberíamos hablar de la excelente dirección, el mimo con los ambientes, de los cotidianos a lo más malsano. O de una plantilla de actores fenomenal, además, ya lo dije, de ese prodigio que, quien lo diría, hace nada estaba interpretando a un homosexual pusilánime en "A dos metros bajo tierra", un caracter opuesto hasta el límite de hacernos dudar de si realmente se trata del mismo actor.
En fin, se supone que en breve Cuatro emitirá esta primera temporada que ya es, meritoriamente, historia de la televisión. Dexter está muy, pero muy mal doblado, mas si es la única vía que tenéis para conocer la serie, hazme caso, no te la pierdas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estupenda serie, hace poco que la he conocido pero voy por el capitulo 3 y es una pasada. Que sabes de un comic llamado Homunculus vol. 1? me lo han recomendado. saludos. Jordi

Anónimo dijo...

Por cierto también acabo de descubrir una nueva serie: "Damages" protagonizada por Glenn Close, estupenda. La trama y ella te enganchan que no veas, te la recomiendo. Un saludo. Jordi

Jose Manuel dijo...

¡Oido Cocina!
¿Entonces se puede unir al quintento que forman Los Soprano, The Wire, Deadwood, Roma, y las 2 primeras temporadas de A dos metros bajo tierra?
Ojito a The Wire, solo he visto 2 temporadas y dobladas, pero ojito.

Señor Punch dijo...

De Homunculus... no lo leí, pero tiene fama.

Damages es otra que me apetece, sí, y dexter está ala altura de las mejores, pero no es arece a ninguna.
Por cierto, tomo notas de vuestras recomendaciones (la citada Damages, deadwood y The Wire no las conozco, salvo por blogs que las comentaron)