14 febrero 2008

mis tebeos de cabecera,puesto vigésimo séptimo: EL ÁRBOL QUE DA SOMBRA, de Osamu Tezuka


Si en esta lista de treinta el puesto anterior lo ocupaba un clásico franco belga del que confesaba conocimiento parcial, ahora toca hablar de un tebeo que aún no he acabado. Son ocho tomos de más de 300 páginas cada uno, y estamos en ello, absorvidos, pero poco a poco. Es, como en el caso previo, el único motivo de situarlo en el final de cola, pues presiento que cuando cierre su última hoja, El Árbol que da Sombra se ubicará más, mucho más alto.
Tezuka es considerado un pionero, el padre del manga, y un maestro en el arte de contar en viñetas. Abrir al tuntún cualquier página de este caudaloso tebeo es prueba de lo dicho, un festival de inventiva narrativa, un catálogo de soluciones propias e intrasferibles a otro medio.
Pero la calidad de Tezuka como autor de manga se rastrea en cualquier obra suya, o eso podemos concluir de cualquier crítica a cualquier obra del maestro nipón. Bueno, yo no las he leído todas, pero de mi acercamiento a Tezuka es este Árbol el que más me ha impresionado. ¿Por? Pues quizá en primer término por mi afinidad al género histórico (y eso es este relato, ni más ni menos que un tapiz descriptivo de la decadencia del tradicionalismo nipón en el siglo XIX). Pero cuando uno empieza a leer Hidamari no Ki (en japo, "El árbol en la solana"), se da cuenta de que es mucho más que eso. Sí, hay preciosismo, hay escrupuloso respeto por la época retratada, su arquitectura, sus modos y pensamiento, sus ropajes... pero también estamos ante una historia de amistad y de rivalidad amorosa, y ante un trepidante relato de aventuras, y ante una reflexión moral sobre la decadencia, y también es comedia, y drama, y... ¿lo ven? Tezuka ha creado una obra total, donde cambia de registros con pasmosa fluidez, donde su bibujo, con ese punto "Heidi y Marco", es fluido, mutante, capaz de ir de la caricatura a realismo sin despeinarse (o lo que va de las muecas exageradas, teatrales, a esas terroríficas escenas de terremotos), es un grafismo vibrante a veces, quieto y reflexivo otras...
Que nadie se deje engañar por la inicial apariencia de El Árbol que da Sombra (título que hace referencia al gran árbol de recio aspecto, que ha dado buena sombra durante más de doscientos años, pero que en verdad está hueco, podrido y devorado por dentro... metáfora bellísima del bakufu, gobierno nipón entre los siglos XVII y XIX). Que nadie se amedrente por ese trazo infantilizado, propio de un pionero que nunca renunció a su estilo, pese a terminar contando cosas más adultas y complejas que las aventuras de Astroboy (también recomendables, claro). Estamos ante un "tocho" que por ambición y resultado consigue ser ligero en su lectura, apasionante, bellísimo. Magistral... aunque no lo he terminado aún. Puesto 27, por ahora.

RITOS DE INICIACIÓN: nada de picotear, tantear o gaitas, esto es como un enorme novelón. Se empieza por el libro Uno y se caba en el octavo. No hay más. Con todo les recomiendo que lo intenten, si no conocen la obra. Busquen o pidan el volumen uno en su biblioteca, o apoltrónense en una librería y lean sus primeras páginas, o pídanselo a un amigo, o lo que sea. Si notan que con el paso de las hojas el libro no se despega de sus manos, no se preocupen, no es que las tapas tengan loctite o supergén. Es que es bueno. Muy bueno. Es que no lo van a dejar.

5 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Pues tu lo has dicho, el 27 es dejarlo muy, muy abajo. ¿Te cuento el final?, cuando Ibuya se lía la manta a la cabeza y...

Señor Punch dijo...

MUY ABAJO, PERO... ÉTICAMENTE SI ME LEO 30 O 40 (ups) páginas de Kikí de Montparnasse (un suponer, claro, por d3edcir un tebeo tochón), no lo cito, es un tebeo aún no leído. Pero Tezuka me parece tan grande, ya lo conozco por otras obras, y lo leído del Árbol me está tocando tanto, que tenía que "calzarlo", aunque sea por el final (sería hiócrita ponerlo en el doce, siete, ocho, o así...porque no lo he acabado, ¿y si todo degenera, pierde el ritmo, se le va de las manos...? supongo que me entiendes).

Anónimo dijo...

Pues a ver si lo tiene en la biblio y pillo el primer tomo. Por lo que tu dices tiene buena pinta. Ya te dire. Un saludo.Jordi

Ximo dijo...

De todo el Tezuka que he leído, me quedo sin duda con este Árbol que da sombra. Y no, no baja el nivel ni mucho menos, sobretodo teniendo en cuenta lo difícil que es mantenerlo con una obra de tan larga duración.

Anónimo dijo...

Teneis toda la obra en la biblioteca de Benidorm. Es una obra maestra (como casi todo lo de Tezuka)y por eso la seleccioné para la sección de comic. También tenéis Adolf y Ayako.