15 febrero 2008

RATATOUILLE, de Brad Bird

No voy a negar la mayor: Ratatouille es una cinta disfrutable. Su sentido del gag, su inventiva, y por descontado su técnica (puntera, siempre puntera) levantan esta historia de ratones cocineros. Sin embargo, uno empieza a pensar que estaría bien que Pixar o Disney dieran un pasito adelante, buscasen rupturas, nos entregasen otro cine. Animales antropomórficos, buen hacer y moral conservadora ya caracteriza muchas cintas previa, y aunque ese camino puede dar aún buenos frutos (Ratatouille lo es, y jugoso), se agradecería algo más de sorpresa en el apartado argumental. Vale, Pesadilla Antes de Navidad fue un espejismo, y ya ni pido tal aventura a Pixar. Pero sin ir tan lejos, Los Increíbles del propio Bird era una propuesta tanto tematica como estética que daba un pequeñito giro (dentro de las coordenadas propias de la casa, claro). Uno sabe que hay otra animación posible (¿han visto Bienvenido a Bellville, deChomet?) y le gustaría que el ariete del cine de dibujos también fuera algo atrevido, y se moviese, aunque no saliese en la foto (la foto de la recaudación millonaria, por ejemplo)

1 comentario:

Señor Punch dijo...

escribir rapidito, es la esencia de un blog. Pero luego quedan las cosas así, amorfas... como por ejemplo que se pueda entender que la cinta de Burton sea de Pixar, y no, claro.