16 marzo 2008

mis discos de cabecera: vigésimo sexto: STADING ON A B EACH, de The Cure


Tenían que ser el caso raro de mi lista, el que cabe en todos los moldes sin adaptarse a ninguno. The Cure no ha sido mi grupo de referencia casi nunca (sí durante un breve tiempo, claro, a ver si no, qué pinta aquí), pero en cierto modo ha sido bisagra en mis gustos musicales de un modo, quizá, subliminal. Llena-estadios de radiofórmula o banda alternativa y oscura. O mejor, grupo de música independiente e insobornable para las masas, o aduladores de la radiofórmula por la vía de mover la montaña sin hacerlo ellos (siempre en su sitio, en su unverso sonoro). En definitiva, The Cure han conseguido ser ellos mismos (tan ellos que no se pueden comparar a ningún otro) y grupo de masas (como esos que sin personalidad ni verdaderos méritos llenan campos de futbol... pero Smith y tropa llenan campos más grandes aún).
Y más motivos para decir que son, aquí, el caso raro: sólo tengo un disco de estudio de The Cure, el excesivo y malogrado Kiss me, kiss me, kiss me.
Pero también tengo (otra rareza, en K-7) esta recopilación de singles, amasijo de todo lo que han sido y seguirían siendo, un disco de portada atípica en su discografía (nada de veladuras abstractas, nada de oscuros dioramas borrosos... un viejito nos mira desde una playa... . por cierto, The Cure siempre han cuidado su imagen notablemente) que encierra algunos de los singles más extraños que sonasen en los 40. También de los mejores: Close to me, A Forest, In between days... temas que recorren los dos polos del sonido Cure, la oscuridad atmosférica que los convirtió en reyes del siniestrismo (bien entendido) y las zozobras de pop dulce y perfecto. Por ambas vias volverían en su futuro a dar logros (Dissintegration se tiene como su obra maestra, Friday I'm in love como su single redondo) pero todo estaba aquí.
Y la actitud, ese ahínco por buscar su camino y defenderlo sea cual sea el contexto. Es lo que importa, y el éxito es accesorio.
Esta filosofía alimenta sin duda mi criterio de lo que es un buen grupo. Tras ellos y sus "enseñanzas" vendrá un rosario de nombres ajenos a la fama, sonidos underground y músicos buscando su camino, propuestas rompedoras y excitantes. Antes de los Cure nunca me había planteado la necesidad ética como motor del rock. Smith me puso el punto sobre la i y de sus enseñanzas vinieron otros lodos (más cenagosos) de los que daré cuenta en futuros capítulos (y ya en algunos anteriores, claro)

5 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Por una vez te voy a dar la razón y voy a pasar la "trampa" de meter un recopilatorio en un listado de discos. Pues si, el mejor disco posible de The Cure pasa por ser un recopilatorio de singles, porque paradójicamente en un grupo con un sonido tan personal e identificable, las canciones ganan a los discos. Además, la secuencia del disco, que es la de la discografía, está muy lograda, no hay cortes que chirrien o sobren. Aún así, recomiendo no obviar los disocs, en algunos sobra mucho, pero en otros sobra muy poquito.
Me pasa algo parecido con los Smiths, para mi su mejor disco es el que yo me hice seleccionando y secuenciando los singles. (O peor aún, mi disco favorito del grupo sería, ejem, "Vauxhall and I").
Por cierto, una pregunta sobre el Close to me que has colgado: en su día no caí pero ¿no hay un cierto parecido entre el ritmo/melodía de esta canción y el "Faith" de George Michael? Lo digo sin cachondeo.

Señor Punch dijo...

Ojo que de "tampa" nada, más bien al contrario. Podía quedar como dios diciendo Faith, o Dissintegration, u otro de culto... pero como no los tengo, y como no me han marcado como sí lo hizo ese cassette, pues os hablo de Standing, sin trampa ni cartón :)

Faith... ni cachondeo ni gaitas, es evidente que el rubio guaperas les toma mucho a los siniestros. Como los Cure, por cierto, a New Order cuando les da por el pop (ver In Between Days o Just Like Heaven)

De The Smiths hablaremos, pero dentro de mucho. Vuelan alto, en mis preferencias.

Ximo dijo...

Aquí me ha tocado la fibra Sr. Punch, y tengo que decir que nunca he estado tan desacuerdo en un post suyo, como en este, y no me refiero a su posición en la lista. Ya se que “Para gustos colores”, y cada uno tiene sus preferencias y es muy respetable, pero me parece poco coherente el referenciar un disco recopilatorio de cualquier grupo, sobretodo en un grupo con un estilo tan personal y de sonidos tan camaleónicos como son The Cure, con discos tan redondos como Faith, Seventeen Seconds o Pornography, por poner tres ejemplos. Pienso que poner su primer recopilatorio de singles en dicha lista, no le hace justicia, ni mucho menos, al perder toda la esencia, a no ser que uno se quiera solo quedar con su vertiente más conocida.

Dejando de lado las valoraciones personales sobre la discografía del grupo, con lo que podríamos hablar largo y tendido, son ciertas muchas de sus apreciaciones sobre el grupo, aunque siempre he pensado que su música solo se puede entender como un todo, y aunque esta serie de post es sobre discos cabecera, y no sobre la calidad de los músicos, si que me gustaría completar un poco sus apreciaciones y destacar que este, es un grupo que donde más destaca es en sus magníficos directos. Una experiencia única, sobretodo si tienes la suerte de que no abusen de sus singles más conocidos, y solo toquen los imprescindibles. Solo pensar que son capaces de tocar durante tres días seguidos en Ciudad de México y tocar en cada uno de sus conciertos 37 canciones, 3 horas por concierto, sumar 78 canciones distintas entre los tres conciertos, y sin incluir demasiados singles, esta todo dicho. Hace poco en el palau Sant Jordi tocaron más de tres horas, prescindiendo por completo de los teclados, sustituyendo sus arreglos con la guitarra de un Porl Thomson en su vuelta al grupo, después de hacer realidad su sueño de tocar junto a los míticos componentes de Led Zeppelin, como son Jimmy Page y Robert Plant.
Y eso es algo que muy pocos grupos son capaces de hacer, incluidos muchos de los grupos indies tan de moda que no son capaces de tocar más de una hora y cuarto, y en algunos casos no son capaces de transmitir ningún tipo de sensaciones en el escenario, algo que deberían de aprender de alguien como por ejemplo Glenn Hughes (ex Deep Purple y Black Sabbath), todo sentimiento sobre el escenario. Y lo dice alguien muy aficionado a ir de conciertos, por cierto.

De todas formas, solo son las apreciaciones de un buen seguidor del señor Smith, aunque ahora ya mucho menos después de tantos años, y sobretodo de un cierto bajón en la calidad de sus discos en estos últimos 15 años.

Como siempre, seguiremos expectantes a sus discos de cabecera.

Señor Punch dijo...

pero Ximo, puedes estar en desacuerdo conmigo todo lo que quieras... pero el asunto es que no te quito razón: sí, Cure son un grupo de discos, incluso se les puede aplicar sin sonrojo lo de conceptual. Y lo de trilogías, no sería el primero en hacerlo, y en el buen sentido.
Y claro que los Cure son (en presente) un gran grupo de diercto.

Pero yo estoy haciendo mi lista de cabecera, unida a mis circunstancias. No tengo ninguno de esos discos de referencia de los de Smith, y lo honesto es, por tanto, citar al que me ha marcado, que es este, aún siendo lo que es, un greates hits de una priera época. No digo que Disintegration (suele tenerse como una obra maestra, RDL lo incluye entre los 200 mejores del siblo XX, por ejemplo) no sea una obra magna. O cualquier otro, pero...¡si no los he escuchado, o apenas, si no me han marcado, no los voy a citar en una lista que se llama Mis Discos de Cabecera!!!
Mira, mi conocimiento de los Cure comienza con el Kiss me, que me pareció demasiado largo pero con gemas. Luego me enfrié, dejé de escucharlo, me cansaba, y entonces, zas!, el Standing, que me pirraba, era como "un poquito de todo lo que son Cure". Al poco tiempo salía el Disintegration, y por lo que sea, no lo pillé (creo que me cogió en plena Jesusandmarychainmanía, y uno con menos de veinte no andaba para comprar todo lo que le gustaría), y los Cure fueron quedando en reserva, siempre atendiendo a sus novedades, o grabando lives en la tele, pero nunca volví a comprarlos.
es lo que hay, y no discuto qué es lo mejor de The Cure, pero expongo lo que a mí me marcó, y porqué

ximo dijo...

Ok Sr. Punch. Una lista de mis discos de cabecera es exactamente lo que expones anteriormente "Discos que me han marcado según mis circunstancias" y eso es algo indiscutible. Quizás me he dejado llevar un poco por mi sentimiento de admiración hacia su discografía y sus buenas maneras musicales, siempre, según mi particular opinión (técnicamente, conceptualmente y por supuesto el amor que siempre han demostrado hacia la música y sus seguidores. Los directos son buena prueba de ello). También es cierto que cualquier persona que demuestre una constante inquietud musical, nunca es capaz de llegar a todo lo que a uno le gustaría, a causa de nuestro limitado tiempo, y en mi particular opinión, casi que mejor ¿no? pues siempre es bonito tener cosas que descubrir o redescubrir.
Por otra parte, uno también puede no ser capaz de absorber o disfrutar ciertas cosas, debido principalmente a su incapacidad de hacerlo en ese preciso momento, por las circunstancias que sean (Un ejemplo sería el anímico), o porque no tenemos la suficiente preparación para captar la esencia de ese estilo musical o de ese grupo en particular (Y que no haya ningún malentendido, que lo digo por un servidor, no por nadie más, pues yo mismo, no me veo escuchando hace 15 añitos a un grupo como Dream Theater o a una cantante como Mariza, por poner ejemplos musicales bastante opuestos, y llegar a tocar la misma esencia musical como lo hago ahora, al igual que quizás tampoco al día de hoy, seria lo mismo escuchar a Los Ramones, The Smiths o los Pixies de la misma manera que hace unos añitos).
Por supuesto, estas y muchas otras cosas influenciaran a cada uno de distinta forma, segun las circunstancias, y se reflejaran en la elaboración de cualquier lista personal.