16 abril 2008

confesiones primaverales

Andamos espesos y vagos, estos días. Intelectualmente desganados, abandonados a la telebasura, incluso, lo que me ha proporcionado momentos de humor grueso como ese Pajares inmenso y totalmente ido, pregntandole a la huesuda esa del cuore (no sé cómo se llama, pero grita mucho) si folla y cuando. O la demostración de amplia cultura musical de una profesora de OT (una, sí, tendrá un nombre propio, pero lo dejaremos en ese despectivo una) al asignar a sus pupilos "un tema muy famoso que compuso el año pasado el señor Gnarls Barkley" (y una se queda tan ancha). También he visto un primer episodio de la nueva serie juvenil SMS, por estar en la onda, o en el rollo, o como digan ahora los chavales, o colegas, o como se diga, también (¿algún día se llamarán a sí mismos, por fin, drugos?). La serie, no lo duden, no vale la media hora que dura, aunque los actores son más solventes que los de algunas series nacionales de mayor prestigio (¿nombres, ejemplos? bah, que ya les digo, que estoy desganado, que qué más -Ai- da...)
También confieso que tanta lista y mis treinta favoritos se me van haciendo largos, que no veo el momento de llegar al final, pero que insistimos cabezones en la empresa (mañana más, supongo)
Y de lecturas, pocas: Bone, excelente, que termina un ciclo en su sexta entrega, un tebeo anodino de Thor que no vale nada, o a l menos que no cuenta nada de nada, un par de novelas, a cuentagotas... y una entrevista a Portishead que es antesala de uno de los discos más esperados de 2008.
¿Música? Sí, ando todo el día canturreando el Chiqui-chiqui, la culpa es de la sexta, que lo cuela donde sea y como sea.
Ah, y Berlusconi vuelve al circo, que yo creo que están locos estos spaguettis...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Debe ser la primavera, que andamos un poco espesos. Mucho polen en el ambiente. Saludos. Jordi

Anónimo dijo...

Pues para estar vago últimamente estás muy prolífico tú.
:)