12 abril 2008

mis discos de cabecera: décimo noveno, SPIDERLAND, de Slint


Spiderland es un testamento. De una banda, pues fue el último gesto del grupo, cerrando una carrera demasiado breve (otro largo y un single completan su legado), pero también del rock tal como lo conocíamos. Si queremos señalar momentos decisivos en la historia del rock and roll, buscar los discos que dinamtaron sus reglas e hicieron tábula rasa para darle oxígeno, podremos citar el Velvet Underground and Nico, o el debut de Suicide, los Sex Pistols... hay más, claro. Y en esa línea sería pecar de ignorancia no reconocer el papel de Spiderland (subterráneo, minoritario pero decisivo en la independencia de los últimos quince años) .
Situacionismo: 1991. Nirvana arrasan, el grunge mezcla sin demasiada originalidad actitud punk (no siempre), hard setentero (siempre) y el sonido decisivo del rock de barricada que lo antecede (el de Dinosaur Jr o Pixies). Primal Scream dan al sonido madchester su obra maestra, alquimia perfecta de rock y dance. Y Slint, a su bola, entregan un disco comatoso, se diría un zombie. Sus temas no recuerdan a nada, son ásperos como lamer una lija, de una lentitud enervante, sin estribillos, sin riffs claros, sin melodías definidas. Un monstruo de ritmo a piñón, de electricidad hiriente, de recitados susurrantes y alaridos angustiados, con un sonido duro y áspero pero que no podemos hermanar a nada. Porque ¿a qué recuerda Nosferatu Man, por ejemplo? no es hardcore (al contrario, es muy, muy lento) pero... diablos, es endiabladamente duro, su estructura es orgánica, narrativa, sinuosa, el riff taladra y trepana sin misericordia mientras la voz parece hablarnos en duermevela (hasta que despierta entre alaridos). No, esto, en 1991, es algo nuevo.
Spiderland es leyenda, y como toda leyenda ofrece misterios como su total ausencia de créditos: el listado de los seis temas, una foto de la banda con el agua al cuello, y nada más. Incluso el cd no presenta una cara estampada, se diría un plástico virgen (cuantas veces lo puse equivocando el lado, y venga a sacarlo del lector y darle la vuelta...). La grabación terminó con alguno de los miembros en tratamiento psiquiátrico, y tras Spiderland Slint se separaron.
Años despues el underground de su país (USA, por cierto) empezó a reivindicarlos, a asumir su legado, a veces la forma, otras sólo su espíritu libertario. El slowcore nace aquí, y desde luego el post-rock no se entiende sin este paso previo. Spiderland nació tan solo, tan autista, que sus surcos aún suenan a algo inaudito y nuevo. A obra de digestión difícil, tambbién. A hermética obra maestra, desde su inicio de guitarras campaneantes hasta su cierre, angustiado estertor con el que suplica "I miss you".
(de un grupo que ni siquera se acredita en el cd no pueden esperarse vídeos oficiales, pero al menos este live -giraron de nuevo hace unos años- presenta un sonido moderadamemte aceptable y un plano general fijo que no marea: directo sin concesiones, luces blancas y grupo estático)


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta tu blog, siempre descubro propuestas interesantes de las que no tenia ni idea. Felicidades. Jordi

Jose Manuel dijo...

Uno de esos discos más de listas que de público.
Nunca los había escuchado, pensaba que sería más del estilo Tortoise y me daba pereza, pero la verdad es que al menos con esta canción has conseguido picarme, pero ni me parece tan lento, ni demasiado alejado del hardcore.
También puede ser que lo que en su momento fue rompedor, se ha ido incorporando al sonido posterior de otros y ahora me suena un poco más a territorio común (dentro de lo alternativo), que es lo que suele ocurrir si la obra pasa a ser de referencia ¿no?

Señor Punch dijo...

Tortoise tienen entre sus miemmbros (tuvieron, más bien) a David Pajo, guitarra de Slint, así que algo hay, pero son otro rollo. El referente más claro, y discípulos evidentes, serían Codeine.
Y sí, hay lentitud, y mucha, lo juro. Pero también rastros de hardcore, pasajes muy abruptos... por no decir, como adivinas, que todo el post-core de los noventa ha sido influido por Slint...joder, su sombra es alargada como el brazo de Sauron :P

droga dijo...

lindo texto. ultimamente estoy obsesionado con este disco, hacía un tiempo que no lo escuchaba, y nunca te termina de sorprender.
mas alla de haber compartido miembros y proyectos en comun, slint no tiene nada que ver musicalmente con tortoise.
larga vida a slint, y aunque parece muy poco probable, ojala graben algo nuevo algun dia