19 abril 2008

Mis tebeos de cabecera: décimo septimo: CALVVIN Y HOBBES, de Bill Watterson


No hay tebeo que me haga reir, reir a carcajadas incluso, como lo hace Calvin y Hobbes. Sólo por eso ya entra en esta lista.(hay muchas más razones: su estilo gráfico, su dominio de la planificación, lus diálogos perfectos, su... pero he decidido que este post se explica mejor con dos imágenes que con mis torpes palabras. Si quieren leer más sobre esta obra, hagan el favor de pinchar aquí, donde tienen misuna acertada aproximación del maese carcelero Álvaro Pons, que resume el mismo espíritu que produce en mí la lectura de las andanzas del niño y su tigre de trapo)

RITOS DE INICIACIÓN: Hay varias ediciones en castellano de Calvin y Hobbes, pero lo más sensato es acudir a cualquiera de los diez tomos de Ediciones B. En concreto el titulado "El último libro de Calvin y Hobbes" es una selección comentada por el propio autor, un buen punto de partida para conocer no sólo la obra sino también los intríngulis creativos y artíticos de Watterson frente a su creacción. Por otro lado, algunos de estos libros reproducen en blanco y negro las páginas dominicales (que evidentemente son a todo color, frente a las tiras diarias). En todo caso y puestos a seleccionar un entrante, háganse con un tomo que no altere el original: las tiras diarias, en blonco y negro, las páginas del suplemento del dominggo, a radiante color.

2 comentarios:

Jose Manuel dijo...

¡Jopé!. Estas encadenando todos mis favoritos: Isaac el Pirata, Locas y Calvin y Hobbes. Solo me faltan El Fotógrafo, Príncipe Valiente, y algo de papá Miller (Ronín) y mamá Moore (From Hell). Y todo Sfar.

Ximo dijo...

Casi, casi, mi tebeo de cabecera.

Un puñetero genio el Sr. Watterson.