02 abril 2008

más listo que el teneo 12: narración y página

hacía tiempo que no volvía esta, su sección favorita, la que siguen las masas... bueno, ya me conocen... a cuentagotas (y encarando su recta final), otra dosis de evidencias sobre los cómics para todos ustedes (las previas ya saben, me pinchan en "más listo que el tebeo" y son todas suyas)



El arte de la historieta se da en relación al dominio del tempo. En estas dos viñetas de Calvin y Hobbes contrasta la primera, que cierra el "objetivo" en los protagonistas, con la segunda, que los enmarca en un entorno casi abstracto y abierto, un plano general.


En cada una de esas viñetas Watterson expresa y domina un lapso temporal distinto: primero, breve, un instante. Segundo, más extenso, casi estático, simbólico pues es el cierre, el adios, el niño y su peluche miran el mundo, un mundo infinito por descubrir, y anuncia así su autor que cierra la serie.

Este otro ejemplo, de Portela e Iglesias (Impresiones de la isla), también maneja con elegancia el lapso que representa cada instante (prescinde de viñetas, pero es obviamente una secuencia de imágenes narrativas, un tebeo)


Es evidente que el gag lo capitaliza la ola, este momento no sólo se centra en la composición general de la tira, sino que supone un lapso temporal extenso (representa la ola llegando, empapando a la pareja y retirándose, ahí es nada). En comparación con los demás destaca, pues aquellos son apenas pequeños instantes captados de un sencillo paseo.

El arte de la historieta se da, también, en relación al dominio del tiempo. Entre viñetas se escatiman hechos, y estos pueden ir del parpadeo, a elipsis más extensas. Volvamos al ejemplo para entendernos:


Otra vez Calvin, ahora habla con su madre, y le asegura que se va a dejar crecer barba. Tres viñetas entre las que apenas hay momentos escondidos entre ellas. Pero la última nos muestra al niño ante el espejo del baño. Antes ha dejado a su madre (posiblemente cruzaron unas últimas palabras que no aportan esencia al gag y nos son escatimadas), camina saliendo del salón, cruza el pasillo, abre la puerta del baño, y se sitúa ante el espejo. Eso es más que un parpadeo, pero no sólo sobra en la construcción del gag, sino que posiblemente dilatarlo plasmando toda esa información lo anularía en su efecto cómico.

Equilibrando estos mimbres y todos los que os contamos en esta larga serie teórica llegamos al final del viaje, la página como conjunto unitario y harmónico.
Sin descuidar la expresividad del dibujo, la caligrafía de la letra escrita, la composición de la viñeta... cuidando, en fin, todos los detalles anteriormente expuestos, un último paso queda por cuidar. A decir de casi todos los autores, es sin duda el más trabajoso y arduo: la página como conjunto harmónico. La página como narración que a la vez es un todo, tan párrafo como mapa, una unidad que se lee pero que también se observa en conjunto. Una unidad que forma otra mayor, la sucesión de páginas (o tiras, pues la tira de prensa también obedece a estas necesidades... hemos visto ejemplos varios que el lector puede recordar).
Buenos ejemplos de cuidadas páginas de historieta hay a miles, incontables. Yo les elegí unas pocas, y les dejo detenerse en sus virtudes, en su diseño, su arquitectura, su esqueleto, su dibujo, la caligrafía, el color (conjuntado, y narrativo también) o el equilibrio del blanco y negro en el conjunto. Sobran más palabras, habla la historieta:




Selección:
-Krazy Kat de Herriman
-Isaac el Pirata de Blain
-Daredevil de Frank Miller
-Master Race de Krigstein
-Watchmen de Gibbons y Alan Moore
-Tah Big Apple, de Will Eisner

3 comentarios:

EFE dijo...

Llego aquí desde La Cárcel de Papel de Pons y tengo que decir que he disfrutado como un enano con esta pequeña serie de artículos sobre los rinconcitos del tebeo.

La pregunta es, ¿no tiene cabida esto en alguna revista?

Es que, o lo consigo impreso decentemente o no conseguiré jamás que mi padre, un troglodita, lo lea y deje de mirarme como a un mutante inmaduro.

En fin, muchas gracias por escribirlo.

tristan dijo...

Yo también llego desde La Carcel de Papel y he disfrutado de sus impecables escritosy sobre todo del gusto exquisito de sus ejemplos: Hernandez, Miller, Breccia, Watterson... Excelsior!

Señor Punch dijo...

cualquier nueva visita es bienvenida, ¡y más con estos comments! :)
Gracias a ambos (y sería bonito publicar esta serie en papel, sí, y no por mí o mi ego, sino por conseguir llegar a gente "externa",que es siempre mi meta y mi alegría).

En fin, que estodigo es como veis, un cajón de sastre, no sólo un lugar de tebeos, pero también es un lugar con las puertas abiertas. Si lo disfrutáis, yo disfruto ;)