10 junio 2008

EL ORFANATO, de J. A. Bayona


El blockbuster patrio del año pasado fue una de miedo. ¿Merecidamente? Bueno, soy de los que piensan que su debutante director (un decir, su trayectoria en el video clip y de cortos es una linea directa con esta cinta, una carrera también inscrita en el homenaje y el género) ha forjado una cinta muy respetable en varios aspectos, pero globalmente fallida.

Fallida por previsible, porque la progresión dramática desprende constantemente un cierto deja-vu, porque cada plano se mira casi directamente en un tono o una cinta determinados (de Spielberg a Polanski, pasando por el clasicismo de Tourneur y llegando a Syamalan) en vez de procurarse una personalidad consistente. Porque sus actores principales hacen aguas si los comparamos con los secundarios (Jeraldine Chaplin al frente). Por su final sorpresa "uau no doy crédito".

Pero hay que ver también sus buenas bazas, sobre todo en lo que a pericia en puesta en escena y dirección se refiere. Bien, la peli la he visto hace una semana y pico, y no suelo tomar notas (estaríamos buenos), pero aún recuerdo con agrado su capacidad de crear espacios cerrados casi abstractos, donde se pierde la noción de profundidad en escenas verdaderamente desasosegantes. O el sabio empleo de lo telúrico, la evolución del día soleado al intempestivo (y muy gótico) tormentón de su primera parte, la cuidada puesta en escena de los elementos (la playa, las cuevas, el faro...), planos que no buscan contar algo sino situar en un estado de ánimo determinado, como ese balancín movido por el viento...

En definitiva, habrá que vigilar a Bayona. Si se desprende de los tics argumentales y mima un poco más los materiales narrativos de partida, su buen hacer puede darnos mejores cintas que esta.

1 comentario:

jordi dijo...

Yo debo ser unos de los pocos que no la he visto. Pero creo que es una mezcla entre los otros y el sexto sentido. saludos