12 septiembre 2008

el vacío...

...o un agujero negro, más bien.
Lo devoró todo, lo juro. O casi todo, o al menos una parte del universo virtual que me afectaba.
¿Por qué desde mi ordenata no podía entrar en Blogger, gestor de esta bitácora? Ni idea. ¿Por qué no podía entrar a visitar blogs de la misma red, pues ni idea. Se los tragó el agujero negro. .. porque cualquier otra página, oigan, sin el más mínimo problema. Pero Blogger, nada nadita.
¿Solucción? A ver, pues bueno soy yo: a lo Atila (a la sazón, el caballero de abajo)



Vamos, que ni un matojo sano a mi paso, y desde "Herramientas" lo dejé todo en pañales (ni cookies, ni configuraciones previas... ni hierba, lo dicho)
Y ya vuelvo a estar tranquilito. Qué bien (o, como decía un amigo y aseguraba citar no-sé-qué Santo... "Dios mío, Dios mío, qué alegría más grandísima...")

No hay comentarios: