08 septiembre 2008

MICHA P HINSON and the red empire orchestra

Micah se lo hace con una orquesta. Más o menos esa era la idea que sonsaqué hace unos meses de la publi que se colaba sobre lo nuevo de Hinson. Y la verdad, algo de miedo me daba. O de curiosidad, al menos. Cierto que sus trabajos previos dominaban el aparato arreglístico que se generaba alrededor de su voz grave y honda, pero su sentido narrativo, cinemático, no me casaba con una orquestación por la orquestación.

Afortunadamente el cantautor tiene los pies en la tierra y su red empire orchestra sabe adornar sin estridencias y busca el adecuado mood a las nuevas trobas del joven genio. Bien. Muy bien. Abre Come home quickly, darlin' y se despejan las dudas. El tema nace seco, y a la que te despistas se ilumina con arreglos voluptuosos y elegantes y con bellos vaivenes rítmicos. Y despeja las dudas ya totalmente el segundo corte, Tell me ain't so, murmullo de piano creciendo en un colchón de cuerdas sutiles. Y la canción es grande. Micah P. Hinson no agota su caudal melódico, lo que queda claro al descubrir entre los surcos del disco joyas a la altura de sus mejores momentos previos (When we embrace se podría colar orgullosa en "the opera circuit", Throw the stone se tutea con su primer clásico, Beneath the rose).
Frente a su anterior largo, variopinto y mutante, ahora se recupera la unidad que mostraba su debut (...And the gospel of progress) pero desde una óptica nueva: ya se sabe, el chaval se ha casado, está enamorado, lo canta al viento y al mundo, y ya no parece haber espacio para la amargura de los viejos tiempos. No es The red empire orchestra la alegría de la huerta, claro, pero sí su disco más calmo y relajado. También relajante.

En definitiva, Hinson ya no sorprende como la novedad más nueva del patio nuevo, y de hecho no vemos este disco a la altura (era mucha, un Everest) de su predecesor, pero seguimos disfrutando de cómo crece un nombre mayúsculo dentro de la música tradicional americana blanca (country, folk, americana... elijan el calificativo pero piensen sólo en raíces bien mascadas dando algo renovado y fresco).



1 comentario:

Ximo dijo...

Precisamente ésta semana he estado oyendolo y me ha parecido una maravilla. Un disco que vale mucho la pena escuchar detenidamente.